Javier López Madrid, consejero delegado del Grupo Villar Mir y exconsejero de Caja Madrid y de Bankia, ha comparado los apenas 35.000 euros que gastó con la tarjeta supuestamente opaca que le facilitó la entidad con los 20 millones de euros que invirtió la corporación fundada por su suegro –Juan Miguel Villar Mir- en la salida a bolsa de Bankia y que, tras su intervención pública, perdió.

“Mi grupo familiar invirtió 20 millones de euros en la salida a bolsa de Bankia y lo hemos perdido todo. Soy la misma persona que se supone que quiso beneficiarse de un esquema para quedarme con 30.000 euros [sic]”, ha dicho López Madrid durante su interrogatorio en el macrojuicio sobre el uso de tarjetas presuntamente fraudulentas por directivos y consejeros de las entidades bancarias.

El Grupo Villar Mir es una de las sociedades que se ha decidido a denunciar a Bankia por las pérdidas sufridas con la oferta pública de venta de acciones (OPV) de la entidad en 2011. Ha sido el grupo matriz el que ha presentado la demanda, pero las inversiones en la salida a bolsa se ejecutaron también con filiales de la corporación, como OHL o Ferroatlántica.

“¿Qué intención voy a tener yo de quedarme con dinero que no es mío?”, ha subrayado el directivo para subrayar que Caja Madrid ni Bankia le reclamaron nunca ninguna cantidad de la dispuesta con su tarjeta. Según el listado de gastos facilitado por Bankia al proceso, López Madrid realizó gastos por importe de algo más de 34.800 euros, que ya ha reintegrado íntegramente.

Según la declaración de López Madrid, Caja Madrid le concedió una tarjeta para gastos de libre disposición, con un límite anual de 24.000 euros, y en varias ocasiones trató de facilitar los justificantes de los abonos realizados con ella, pero la caja siempre los denegó y le explicó que no era necesario presentar facturas. «Sigo teniendo los justificantes de todos los gastos. Me dijeron [Caja Madrid] varias veces que dejara de remitirlos».

Asimismo, el consejero delegado del Grupo Villar Mir ha subrayado que en un consejo de administración de Bankia el propio presidente de la entidad, Rodrigo Rato, aclaró que las tarjetas era una retribución facilitada por Caja Madrid y que no correspondía con ninguna remuneración de la nueva entidad. «Corté la tarjeta en dos y la envié a Bankia cuando nos dijeron que cualquier retribución de Caja Madrid no era compatible a partir del 1 de enero de 2012».