El presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, ha asegurado que no cree que el Brexit tenga «consecuencias destacables» para la cuenta de resultados del grupo, ya que además se podrán compensar los posibles efectos negativos por la inflación en Reino Unido con los costes financieros más bajos y la revaluación del dólar de su negocio en Estados Unidos.

En una conferencia con analistas para presentar los resultados de los nueve primeros meses del año, Galán afirmó que no ve cambios en el marco retributivo de Reino Unido para la actividad de la compañía en el país tras el Brexit, ya que «los términos están muy claros y todas las inversiones y la remuneración también».

«Nuestra actividad en Reino Unido está casi regulada, así que todos nuestros negocios y deuda se hacen en libras, y no veo ninguna razón por la cual el plan para las redes se vaya a modificar», indicó.

Estamos muy definidos como negocio»

El directivo, que afirmó que en las reuniones mantenidas con el nuevo Gobierno británico se ha mostrado el «deseo de que todo continúe igual», señaló que también la actividad en renovables en el país está bajo un acuerdo marco que «está muy definido como negocio».

Asimismo, afirmó que el grupo podría llevar a cabo un incremento en su objetivo de inversiones a 2020, que se sitúan en unos 24.000 millones de euros, aunque aparcó una posible revisión de la hoja de ruta del grupo hasta el día del inversor del próximo mes de febrero.

El grupo energético tiene proyectos en construcción por cerca de 7.000 nuevos megavatios (MW) en el periodo de 2016 a 2020, a los que podrían añadirse capacidad adicional derivada de nuevas oportunidades en México y Estados Unidos, según indicó en una presentación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Por otra parte, Galán confirmó el interés del grupo por el negocio de redes en Australia. «Uno de nuestros colaboradores ha ido a Australia para ver qué es lo que piensa el Gobierno australiano y ver qué es lo que quiere hacer con respecto a la privatización de algunas empresas», indicó.

No obstante, Galán señaló que a día de hoy «no hay nada más que una visita para conocer y visualizar la situación y ver los planes del Gobierno australiano».

Un año de crecimiento para Iberdrola

Iberdrola obtuvo un beneficio neto de 2.041,7 millones de euros en los nueve primeros meses del año, un 6,4% más que en el mismo periodo de 2015, gracias a la buena evolución de sus negocios y a la reducción de los gastos operativos y financieros, según ha informado este miércoles la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El beneficio bruto de explotación (Ebitda) de la compañía que preside Ignacio Sánchez Galán se incrementó un 4,2% entre enero y septiembre, hasta los 5.729,5 millones de euros. Sin tener en cuenta el efecto del tipo de cambio, este aumento alcanzaría el 6,7%.

Las ventas del grupo energético alcanzaron los 21.537,7 millones de euros, un 9,1% menos, mientras que el margen bruto mejoró un 2,3%, hasta los 9.740,5 millones de euros.

Iberdrola ha destacado que estos resultados le permiten confirmar sus previsiones para final de año y avanzar en su compromiso de incrementar la remuneración al accionista.

Entre enero y septiembre, Iberdrola efectuó inversiones por valor de 3.040 millones de euros»

En este sentido, la compañía llevará a cabo una nueva edición de su programa Iberdrola Dividendo Flexible, por el que la empresa asume un precio mínimo de compra del derecho de asignación gratuita de al menos 0,135 euros brutos por acción, en lo que habría sido el dividendo a cuenta de los resultados del ejercicio 2016.

Este importe supone un incremento del 8% respecto al precio de compra asumido por Iberdrola el pasado mes de enero y se completará con la remuneración complementaria que deberá aprobar la junta general de accionistas y que se hará efectiva en julio de 2017.

Entre enero y septiembre, Iberdrola efectuó inversiones por valor de 3.040 millones de euros, un 45% más que en los nueve primeros meses de 2015. El 64% de este importe se destinará a crecimiento y el 91% a negocios regulados o con contratos a largo plazo, de acuerdo con la estrategia del grupo de centrarse en áreas «estables y predecibles».

Por su parte, su filial Avangrid, participada en un 81,5% por la compañía y que cotiza en la Bolsa de Nueva York, obtuvo un beneficio neto de 404 millones de dólares (unos 370,8 millones de euros) en los nueve primeros meses, un 45% más.

Área de negocio

Por áreas de negocios, el de redes obtuvo un Ebitda de 2.935 millones de euros, un 8,6% más que en el mismo periodo del año anterior. Este resultado -que procede de fuera de España en un 60%- está respaldado sobre todo por el buen comportamiento en España y Estados Unidos, donde el negocio aumentó su beneficio operativo bruto un 6,6%, hasta los 1.192,6 millones de euros, y un 50,6%, hasta los 973,5 millones de dólares, respectivamente.

Por su parte, generación y clientes mantuvo sus resultados en línea con los nueve primeros meses de 2015 y registró un Ebitda de 1.733,8 millones de euros (-0,1%).

En España, esta magnitud creció un 1,6%, hasta 1.200,2 millones de euros, impulsado por el incremento de la producción hidroeléctrica (+56,2%) y nuclear (+4,6%). En Reino Unido, el Ebitda de esta área ascendió a 187,1 millones de libras (unos 208,9 millones de euros), un 2,6% más, mientras que en México ha descendido un 7,7%, hasta 350,6 millones de dólares (unos 321,37 millones de euros), debido a las menores tarifas.

Mientras, la división de renovables obtuvo un Ebitda de 1.143,1 millones de euros hasta septiembre, un 3,3% menos, afectado por el peor comportamiento y el efecto del tipo de cambio en Reino Unido.

Destaca la buena evolución en España, donde el beneficio operativo bruto de renovables creció un 15,9%, hasta 410,2 millones de euros, impulsado por un incremento de la producción del 5,8%. También en Latinoamérica, donde el Ebitda del negocio se situó en 55,1 millones de euros, un 20,9% más, gracias a la mayor aportación de México (+41,7%).

Por otra parte, la compañía emitió deuda por valor de 2.700 millones de euros a largo plazo en condiciones muy ventajosas y se convirtió en líder en el mercado de bonos ‘verdes’.

Asimismo, el grupo ha realizado 1.917 nuevas contrataciones hasta el pasado mes de septiembre y ha puesto en marcha su campus corporativo de Madrid, que cuenta con una superficie superior a 180.000 metros cuadrados.