La compraventa de vivienda aumenta lenta pero progresivamente en España. Y las hipotecas también, gracias a las medidas monetarias del Banco Central Europeo (BCE), que ha bajado los tipos de interés a cero y practica una política expansiva de duración incierta. ¿Se reactiva el mercado inmobiliario? ¿Hay riesgo de burbuja? De acuerdo con datos cruzados del Instituto Nacional de Estadística (INE) sobre el número de hipotecas y el número de operaciones de compraventa, la respuesta es no. “Pese a la vuelta del crédito, más de un 40% de la compra de vivienda se realiza sin hipoteca”, subraya Beatriz Toribio del portal Fotocasa.

No es un dato sorprendente: de 2013 a 2015, siete de cada 10 operaciones de compraventa se realizaron sin hipoteca de por medio, la mayor parte de ellas a tocateja, según ha extraído este medio a partir del INE. Dos estudios publicados en 2013, de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona y del Consejo General del Notariado, respectivamente, confirmaban esta tendencia. «La bajada de tipos de interés y los estímulos aplicados desde 2014 pueden haber mejorado y puede que haya más hipotecas, pero la tendencia no parece indicar un cambio», destaca Julio Gil, presidente de la Fundación de Estudios Inmobiliarios y socio director de Horizone.

En teoría comprar una vivienda debería ser más barato hoy. El Euríbor está irreconocible: si en los mejores (o peores) años de la burbuja inmobiliaria este índice llegó a rozar el 6%, el último dato de septiembre indica que se halla por los suelos, en cotas negativas del −0,057%. Desfilan los expertos por los diferentes medios especializados aconsejando invertir en vivienda.

Pero aunque hay un repunte (35.501 operaciones registradas en agosto de 2016 frente a 29.500 el mismo mes de 2015), el crédito no fluye entre la ciudadanía. «Es una prueba más de que la reactivación del mercado inmobiliario la están protagonizando grandes y medianos inversores», defiende Toribio, de Fotocasa. «Son los que compran vivienda al contado en busca de las altas rentabilidades que ofrece ahora el alquiler, y no tanto particulares, a quienes aún les frena la inestabilidad económica y laboral”.

Comparte opinión Julio Gil. «Está claro que la inversión en vivienda sigue siendo de las más rentables: comprar para alquilar si tienes ahorros». Casi el 30% de las hipotecas concedidas en agosto (unas 20.000) son a tipo fijo, favorecidas por el Euríbor. Pero no pocas voces llevan alertando que el -0,057% que marca este índice interbancario puede dispararse en cuanto el BCE ponga fin a los estímulos, lo cual volvería a encarecer el precio de la vivienda.

Gil advierte de las estadísticas. «Los datos que hay de compraventa de vivienda sin hipotecas hay que cogerlos con pinzas. Por ejemplo, entre la compraventa que establece el Ministerio de Fomento y la que dice el INE puede haber hasta 60.000 viviendas de diferencia». Hay más cifras que embrollan las conclusiones finales, caso de las permutas u otras operaciones (minoritarias en cualquier caso).

Otros datos sí confirman que los préstamos hipotecarios, la manera tradicional de financiar la compra de una vivienda, no arrancan. En el acumulado de enero a julio de este ejercicio el crédito hipotecario volvió a niveles de 2006, su cota más baja en una década según publicó El Mundo. Los 1,28 billones caen por debajo del crédito hipotecario concedido en el mismo periodo de 2015, 1,34 billones de euros. Una prueba más de que son los ahorradores, véase inversores, quienes tiran del sector.