Imagine que tenía usted una cláusula suelo en su crédito hipotecario, algo que no es imposible al estimarse un total de cuatro millones de estos productos abusivos en España. Suponga que se percató en su momento de que su hipoteca no bajaba mientras lo hacía el Euríbor, y decidió denunciar a su entidad financiera. Piense en el resultado más lógico: el banco a través de un proceso de arbitraje le ofreció eliminar esa cláusula, rebajar el importe de su hipoteca y acompasarlo al Euríbor y quizás una compensación -1.000 euros, quizá algo menos- ya que el Supremo había limitado la retroactividad de las devoluciones por las cláusulas suelo hasta mayo de 2013.

Este escenario ha sido el más común hasta ahora, pero muchos afectados por las malas prácticas bancarias han decidido arriesgarse y reemprender un nuevo litigio judicial: centenares de perjudicados se han acercado ya a los bufetes de abogados y asociaciones de afectados tras la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea que establece retroactividad total para cobrar lo que las entidades les cobraron de más. El TJUE dice que hay que devolver todo lo que la banca ha quitado fraudulentamente a través de las cláusulas.

«Lo que pido es lo que me ha quitado el banco desde 2008: 12.000 euros»

«Manejamos varios supuestos porque la situación es inédita», declara Rubén Sánchez, del colectivo de consumidores Facua, fajado en batallas contra la banca. «Entendemos que los bancos van a apelar a la Excepción de Cosa Juzgada [por la cual algo con sentencia firme no puede volver a implicar un proceso judicial entre las mismas partes], pero no existía un marco jurídico claro y la decisión del Supremo ha sido completamente modificada. Mucha gente, la mayoría, llegó a un acuerdo sin sentencia firme de por medio. Otros, menos, ganaron juicios. En ambos casos los afectados nos han dicho que quieren reemprender la batalla porque entienden que no han recuperado el dinero que se les quitó», explica Sánchez.

Cuatro escenarios

Es el ejemplo de Luis, vallisoletano. En 2003 firmó una hipoteca para un piso en un pueblo cercano a la capital del Pisuerga. En 2008 la bajada del Euríbor no vino seguida de una reducción del crédito mensual por su hipoteca. Se percató tiempo después, acudió a juicio en 2014 y el juez decretó la anulación de su cláusula suelo ante la negativa del director de su sucursal bancaria. Ni siquiera recibió una indemnización con retroactividad hasta mayo de 2013. «Ahora vamos a pedir la retroactividad total. Mi abogado me llamó corriendo durante la cena de empresa por Navidades. Y lo que pedimos es lo que el banco me ha quitado desde 2008: 12.000 euros».

Los colectivos de afectados como Facua, OCU o Adicae y los despachos de abogados manejan cuatro situaciones con aquellos que ya reclamaron: que obtuvieran la retroactividad limitada (y por ende indemnización limitada) decretada por el Supremo; que los jueces desoyeran al alto tribunal y obtuvieran retroactividad total antes de la sentencia del TJUE pero en armonía con ésta; que se anularan solo las cláusulas, sin que el banco devolviese nada en contrapartida; o que directamente la entidad financiera se opusiese a anular la cláusula y un magistrado les diera la razón, algo que sorprendentemente ha llegado a ocurrir. Los cuatro escenarios se han podido dar por la vía judicial o por el arbitraje.

Si se llegó a un acuerdo con el banco sin juicio, la segunda demanda es más viable

Si se llegó a un acuerdo por arbitraje parece más fácil que una segunda demanda prospere, opinan los expertos jurídicos consultados. Y eso a pesar de que al firmar un acuerdo con el banco, muchos clientes firmaron otra cláusula según la cual no volverían a retomar acciones judiciales con relación a las cláusulas suelo. Pero si ya hubiera un veredicto judicial, la reapertura del proceso puede ser contraria al Derecho. Con todo, ya hay centenares de afectados que han decidido perseguir esa segunda oportunidad y encargado a sus letrados que preparen los papeles.

Desbarajuste judicial

«Nosotros manejamos dos posibilidades», dice José Baltasar Plaza. del Bufete Rosales. «Una es reabrir una segunda demanda por un segundo periodo de tiempo, vamos a poner desde que baja el Euríbor hasta el límite que fija el Supremo, 2008-2013, porque el origen del pleito anterior estuvo deficientemente planteado», señala Plaza. «La otra vía es alegar que la norma del Supremo ha sido enmendada. Pero sí, estamos buscando esos resquicios jurídicos».

Es probable que algún magistrado pida opinión al TJUE sobre segundos litigios

Otras fuentes indican que ante el desbarajuste judicial que ha dejado el escándalo de las cláusulas suelo (con sentencias apuntando a una dirección y a otra en función de la decisión del juez) es probable que algún magistrado pida opinión al TJUE, con sede en Luxemburgo, antes de dictaminar sobre un segundo intento por parte de los afectados por las cláusulas suelo. Ese puede ser el momento clave. De momento, cada afectado trata de recuperar lo que los bancos le quitaron ilegalmente como puede, en espera de que el Consejo de Ministros proponga en 2017 algún mecanismo para agilizar las devoluciones.