Red Eléctrica de España (REE), la compañía que gestiona las redes eléctricas de alta tensión y que está controlada por el holding público SEPI, necesitaba cubrir una vacante en su consejo de administración. Era el hueco que había dejado hace cuatro meses Agustín Conde –exalcalde de Toledo, diputado y senador por el PP- por su nombramiento como nuevo secretario de Estado de Defensa.

Y el sustituto para entrar en el órgano de gobierno de la compañía también va a salir de las filas del Partido Popular. Red Eléctrica anunció ayer el fichaje como nuevo consejero de Arsenio Fernández de Mesa, hasta el pasado noviembre director general de la Guardia Civil, amigo del presidente Mariano Rajoy y uno de los encargados de gestionar la catástrofe del Prestige –de la mano del propio Rajoy- como delegado del Gobierno en Galicia cuando se produjo el hundimiento del petrolero en 2002. Un nombramiento que se produce, de nuevo, en el sector económico que en el imaginario colectivo se identifica como el gran foco de las puertas giratorias, en el que decenas de expolíticos han aterrizado cuando abandonan sus cargos públicos. Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, Repsol, Enagás, y también Red Eléctrica, cuentan con ex altos cargos políticos en sus órganos de gobierno.

Funcionario del Estado en la Junta del Puerto de Ferrol (La Coruña) desde 1979 en situación de excedencia por servicios especiales y empleado de la multinacional inglesa International Marine Coatings Ltd en excedencia forzosa por su actividad política, Fernández de Mesa permanecía sin destino desde que el pasado 18 de noviembre fue relevado por el magistrado salmantino afincado en Sevilla José Manuel Holgado Merino como director general de la Guardia Civil. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, ha acometido una profunda renovación en la cúpula del departamento y se ha rodeado de personas de su máxima confianza.

Fernández de Mesa encajó mal no seguir en la Guardia Civil y no fue a la toma de posesión de su sucesor

El anuncio de la incorporación de Fernández de Mesa al consejo de Red Eléctrica llega, además, en un momento especialmente delicado: cuando aún colea la enorme polémica por la escalada del precio de la electricidad, que en los últimos días ha llegado a tocar máximos de tres años. Las fuertes subidas de las últimas semanas en el mercado mayorista eléctrico habían vuelto a avivar las críticas -como sucede con cada tarifazo– por el fichaje de expolíticos por parte de empresas energéticas.

Y más cuando incluso desde el propio Gobierno se han deslizado sospechas de que podrían haber existido comportamientos irregulares por parte de las empresas detrás de la subida, y que ha motivado sendas investigaciones por parte de la Fiscalía de la Audiencia Nacional y de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC). Justo ahora el propio Ejecutivo de Mariano Rajoy impulsa el nombramiento de un hombre del PP para entrar en otro consejo de administración del sector energético.

El currículo de Fernández de Mesa está plagado de sucesivos cargos públicos siempre ligados a su pertenencia al PP. Fue diputado popular en siete legislaturas, entre 1989 y 2012, presidente de la Comisión Nacional de Defensa, asesor del ministro de Administraciones Públicas…

El nuevo consejero de Red Eléctrica gestionó con Rajoy la catástrofe del ‘Prestige’ en 2002

Pero Fernández de Mesa tiene como uno de los momentos clave de su carrera política su labor como delegado del Gobierno en Galicia, entre 2000 y 2004. Fue entonces cuando tuvo que gestionar mano a mano con el hoy presidente Mariano Rajoy, entonces vicepresidente del Gobierno, la catástrofe del hundimiento del Prestige frente a las costas gallegas.

Entonces fue uno de los encargados de defender públicamente la gestión del Ejecutivo de José María Aznar, que pasaba por justificar la decisión de alejar el petrolero y no llevarlo a ningún puerto refugio, y al tiempo minimizar los posibles efectos que tendría el derrame de crudo en las costas gallegas (“Probablemente el fuel no toque la costa gallega”, dijo). En esta tarea trabajó codo con codo con el hoy presidente Mariano Rajoy, que fue el elegido por Moncloa para encargarse del problema.

Con el padrinazgo de Rajoy, Arsenio Fernández de Mesa aterrizó en la dirección general de la Guardia Civil el 30 de diciembre de 2011 en sustitución de Francisco Javier Velázquez, al que eligió el socialista Rodríguez Zapatero para dirigir tanto la Guardia Civil como la Policía Nacional. Su etapa terminó el pasado 18 de noviembre, cuando el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, le comunicó que no seguiría en el cargo puesta que esa responsabilidad se la iba a confiar al magistrado José Manuel Holgado Merino.

Funcionario del Estado desde 1979, ocupa cargos políticos desde 1989: diputado, delegado del Gobierno…

Las fuentes consultadas por este periódico aseguran que Fernández de Mesa no encajó bien su no continuidad al frente de la Guardia Civil -responsabilidad que le procuró una retribución en 2015 de 119.480,67 euros, cantidad en la que se incluían los diez trienios que le correspondían como funcionario en excedencia- y no ha pasado por alto en el cuerpo que no asistiera a la toma de posesión de su sucesor el pasado 21 de noviembre. En la Guardia Civil se consideraba que su etapa estaba ya amortizada después de cinco años de gestión y su final ha coincidido con la polémica generada por posar para un cuadro como un militar del siglo XIX.

En vísperas de las elecciones del 20-D, Mariano Rajoy optó por que Arsenio Fernández de Mesa y su homólogo en la Policía Nacional, Ignacio Cosidó, se mantuvieran en sus respectivos puestos para no descabezar la dirección de los cuerpos policiales en unos momentos comprometidos por el desafío soberanista catalán en lugar de que fueran en las listas. La Ley del Régimen Electoral General, en su artículo 6, prohíbe concurrir y mantenerse en el cargo a «subsecretarios, secretarios generales, directores generales de los departamentos ministeriales y los equiparados a ellos» -las direcciones generales de la Guardia Civil y de la Policía Nacional son equivalentes al puesto de subsecretario de Estado-, lo que explicaría el compromiso de Rajoy por ofrecerle una ‘recolocación’.

Este periódico ha podido conocer por fuentes diferentes el ofrecimiento que se le habría hecho a Fernández de Mesa para ejercer como asesor externo del PP en el Senado tras su salida de la Guardia Civil. Finalmente se sentará en el consejo de administración de Red Eléctrica.

Red Eléctrica y los cargos políticos

Fernández de Mesa se encontrará en el consejo de administración de Red Eléctrica con José Folgado, presidente de la compañía, y que fue sucesivamente secretario de Estado de Presupuestos, secretario de Estado de Economía y secretario de Estado de Energía con los gobiernos de José María Aznar, y luego alcalde de la localidad madrileña de Tres Cantos por el PP.

El exdirector general de la Guardia Civil, de hecho, sustituirá en el cargo a Agustín Conde, que abandonó el consejo para ocupar la Secretaría de Estado de Defensa, y que ha sido alcalde de Toledo por el PP y diputado popular.

La polémica sobre los nombramientos políticos en el consejo de REE vienen de largo. En 2012 dos de los candidatos a sentarse en el órgano de gobierno del grupo tuvieron que renunciar al cargo apenas hora después del anuncio de su nombramiento por el revuelo generado. Esos dos consejeros frustrados eran Alberto Nadal, hoy secretario de Estado de Presupuestos y secretario de Estado de Energía la pasada legislatura, y el empresario Ignacio López de Hierro, esposo de la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal.