BBVA ganó 3.475 millones de euros en 2016, un 31,5% más que en el año anterior y la cifra más alta desde 2010. La evolución de los ingresos recurrentes, la moderación de los gastos y la disminución de los saneamientos son los principales factores que explican este crecimiento, señala la entidad.

El resultado de BBVA en España –combinación de la actividad bancaria y la inmobiliaria- en 2016 fue de 316 millones de euros, un 46,3% menos. Si se excluyera el impacto de la provisión de 577 millones por cláusulas suelo, el beneficio atribuido habría crecido un 22,2%.

La entidad registra su mejor resultado desde 2010 y bate la previsión del mercado

Las cuentas de 2016, que han batido las previsiones de los analistas, registran una evolución en México y EEUU, dos mercados están en el punto de mira por las incertidumbres políticas, por encima de lo esperado. Turquía, donde el tipo de cambio juega en contra, registra un incremento del beneficio del 40%, hasta 599 millones.

En México, donde BBVA tiene una cuota de mercado del 23,5%, el margen de intereses y las comisiones aumentaron un 11,6% y un 10,2%, respectivamente. El margen bruto avanzó un 12,1%, hasta alcanzar los 6.766 millones de euros y los costes crecieron por debajo de los ingresos. El resultado repuntó un 11%, hasta 1.980 millones.

En EEUU destacó el buen comportamiento de los ingresos recurrentes. El margen de intereses acumulado creció un 7,6% apoyado, en parte, por la subida de tipos de interés de la Reserva Federal en diciembre. Las comisiones aumentaron un 3,2%. El crecimiento del margen bruto del 2,5% se vio penalizado por el descenso de los ROF, pero la contención de los gastos impulsó el crecimiento del margen neto hasta un 4,3%. Ganó 459 millones de euros, un 11,5% menos.

El presidente de la entidad, Francisco González, explica que estos resultados, similares a los previstos por los analistas, han crecido con fuerza «gracias a la diversificación geográfica y al modelo de negocio del grupo».

Las cuentas anuales incluyen «el impacto de la depreciación de los tipos de cambio, el cambio de perímetro por la incorporación de Catalunya Banc en abril de 2015 y la compra del 14,89% adicional del banco turco Garanti, que desde el tercer trimestre de 2015 se contabiliza por el método de integración global», explica BBVA.

La entidad abandona el pago de diviendo en acciones y remunerará a sus accionistas en efectivo

Asimismo, recuerda que el beneficio atribuido de 2016 incorpora un impacto negativo de 404 millones de euros netos por la dotación en el cuarto trimestre de una provisión de 577 millones brutos para cubrir reclamaciones ligadas a las cláusulas suelo de los préstamos hipotecarios.

La entidad cerró 2016 con un volumen de créditos brutos concedidos de 430.474 millones, un 0,6% menos que en 2015, con un ratio de mora del 4,9% en diciembre, frente al 5,4% de un año antes, y una cobertura para insolvencias del 70% frente al 74%.

Los depósitos de la clientela sumaron 401.465 millones a finales de 2016, también ligeramente más bajos que un año antes.

En cuanto a la solvencia, el ratio de capital de máxima calidad CET 1 «fully loaded», contando con todos los requisitos de Basilea II, cerró en 10,90 % tras aumentar en 58 puntos básicos, aunque en el último trimestre bajó ligeramente, afectado «por la elevada volatilidad de los mercados», dice el banco, que aún así «mantiene el objetivo de alcanzar el 11 % en 2017».

El beneficio se ve afectado por la provisión de 577 millones por cláusulas suelo

En España, el área de banca minorista obtuvo un beneficio de 912 millones, un 16% menos que en 2015, impactada por las citadas dotaciones relacionadas con las cláusulas suelo, al tiempo que la actividad inmobiliaria arrojó unas pérdidas de 595 millones, lo que supone un resultado global de 316 millones, un 46,3% inferior al de 2015.

En cuanto a los principales márgenes de la cuenta anual de resultados, el de intereses -que recoge los ingresos- aumentó un 3,9% y se situó en 17.059 millones de euros, explica la entidad, que añade que el cuarto trimestre estanco fue el mejor del año, con 4.385 millones de euros.

Las comisiones, aunque impactadas por la menor actividad en los mercados y en banca de inversión, se mantuvieron similares a las de 2015 y crecieron un 0,3% interanual, lo que condujo a un margen bruto de 24.653 millones tras aumentar un 4,1 %.

Tras restar unos gastos de 12.791 millones, que crecieron un 3,9% interanual, el margen neto se situó en 11.862 millones y creció un 4,4%.

La entidad continuó elevando su base de clientes digitales un trimestre más y al cierre del año sumaban 18,4 millones, tras crecer un 20 %. De ellos, 12,4 millones interactuaron con el banco a través del móvil, lo que supone un 38 % más.

Asimismo, el BBVA ha adelantado que prevé distribuir entre el 35% y el 40% de sus beneficios con un dividendo 100% en efectivo.

El grupo realizará un último pago del «dividendo opción» en abril de 2017 y por un importe de unos 0,13 euros por acción, si lo aprueba la junta general de accionistas y el consejo de administración, y en adelante, el dividendo se pagaría en dos partes cada año, en octubre y en abril.

El beneficio cae en España por las provisiones

En España, el margen de intereses disminuyó un 2,9% en 2016, en parte por la menor actividad en hipotecas y con instituciones públicas.

«En el último trimestre del año, se empezaron a materializar las sinergias generadas por la integración de Catalunya Banc. Estas sinergias se harán más visibles a lo largo de 2017», explica la entidad.

Por otro lado, también favorecieron los menores saneamientos, que descendieron un 42,7% con respecto a 2015. La tasa de mora siguió mejorando hasta llegar al 5,8% (versus 5,9% en septiembre), con una cobertura del 53%.

El resultado atribuido de 2016 fue de 912 millones de euros, un 16% inferior al del año anterior. Se vio impactado por la dotación relacionada con las cláusulas suelo. Si se excluye dicho impacto (404 millones de euros netos de impuestos), el beneficio atribuido habría crecido un 21,2% en términos interanuales.

En cuanto al balance, el importe de las nuevas operaciones de préstamos conservó la tendencia creciente observada a lo largo del ejercicio. Las nuevas hipotecas avanzaron un 5,5% en términos interanuales, mientras que los nuevos créditos al consumo lo hicieron a ritmos del 36,2%.

La actividad inmobiliaria en España redujo su exposición neta a este sector en un 16,8% en el año, hasta situarse en 10.307 millones de euros a cierre de diciembre. Esta área de negocio presentó un resultado acumulado en 2016 de -595 millones de euros, cifra que compara con -496 millones de euros en el ejercicio previo.

El resultado de BBVA en España –combinación de la actividad bancaria y la inmobiliaria- en 2016 fue de 316 millones de euros, un 46,3% menos. Si se excluyera el impacto de la provisión por cláusulas suelo, el beneficio atribuido habría crecido un 22,2%.