Ahorro Corporación, el brazo inversor de las antiguas cajas de ahorro, prepara la salida, previsiblemente a través de un ERE (Expediente de Regulación de Empleo) que todavía no se ha firmado, de hasta la mitad de la plantilla, integrada por 160 empleados. La cifra aún no es definitiva y podría ser inferior, de en torno a 60 personas, según fuentes próximas a la firma.

El severo ajuste forma parte del plan diseñado por StormHarbour, el banco de inversión que el pasado mes de noviembre adquirió el 100% de la sociedad de valores Ahorro Corporación Financiera por algo más de 30 millones de euros, para relanzar la compañía y hacerla viable en el actual entorno de mercado. Se espera que las salidas de los profesionales se produzcan en el plazo de dos meses e, incluso, antes.

El ajuste es parte del plan de negocio de StormHarbour, el banco de inversión que compró la firma en noviembre

La operación está pendiente de aprobación por parte de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Se prevé que el regulador de los mercados se pronuncie en el corto plazo y, a partir de entonces, StormHarbour tomará las riendas de una entidad que, hasta la fecha, está participada por BBVA, Abanca, Sabadell, CaixaBank, Bankia, Cecabank, Unicaja, Ibercaja, Kutxabank, Liberbank, BMN, Pollensa y Ontinyent.

El banco americano, fundado en 2009 por tres ex banqueros de Citigroup, está analizando cómo recortar costes para convertir Ahorro Corporación en un grupo rentable. Varias consultoras están analizando procesos que permitan reducir la estructura de gastos en diversas áreas. Del éxito de estas iniciativas dependerá que la cifra de despidos sea menor a la esperada.

La división de asesoramiento es la que más afectada podría verse por la reducción de personal

El acuerdo de compraventa firmado en noviembre incluyó todas las unidades de negocio de la sociedad de valores: intermediación de renta fija y renta variable, plataformas tecnológicas de distribución de productos financiero y asesoramiento. Ésta última división sería, en principio, la más expuesta en los recortes.

En cualquier caso, fuentes próximas a la entidad señalan que «el año ha empezado muy bien, por lo que vemos plausible que la cifra final de despidos sea menor. Además, StormHarbour, en las comisiones de seguimiento que hace periódicamente, está teniendo una actitud constructiva y muestra su voluntad de mantener el mayor número de empleos, recortando otros gastos».

Uno de los recortes de gastos acometido recientemente fue la suspensión del contrato con Indra para contratar a un proveedor de tecnología menos gravoso. «La parte puramente tecnológica es una de las áreas en las que se pueden rebajar significativamente los costes», explican fuentes próximas.

La venta de Ahorro Corporación Financiera fue la culminación de un proceso de desinversiones de un grupo que fue uno de los gigantes financieros del país, hasta que las cajas comenzaron a desaparecer, integradas en grupos bancarios.

Antes de la venta de la sociedad de valores, Ahorro Corporación vendió la gestora de fondos de inversión a Imantia Capital; la gestión de fondos de infraestructuras a GED Capital; la gestora de fondos de capital riesgo a Gala Capital, y la sede de Castellana 89 en Madrid a Corporación Financiera Alba.