Ciudadanos y PSOE han denunciado este miércoles en la sesión de control del Congreso que el Ministerio de Hacienda no investigara a Rodrigo Rato tras acogerse a la amnistía fiscal de 2012 y que en su lugar «colocara» en la Agencia Tributaria a la ex jefa de gabinete de éste. Ante estas cuestiones, Cristóbal Montoro ha señalado que la investigación de Rato se produjo precisamente a raíz de la obligación de presentar la declaración 720 sobre bienes y derechos en el exterior y que este caso es «fruto de la investigación de la AEAT» y no al revés.

El ministro ha elogiado la actividad de la Agencia Tributaria y ha sacado pecho sobre su neutralidad frente a cualquier ciudadano, «haya ocupado el cargo que sea y tenga la relevancia económica o social que sea». «Esto da fiabilidad a las instituciones en España y la aparición de noticias sobre las actuaciones de la AEAT confirman que las instituciones funcionan y lo que no funciona es la impunidad para nadie», ha puntualizado.

El ministro ha señalado que hay «que identificar con naturalidad que en España las instituciones investigan con independencia del relieve de las personas y que es lamentable que sólo de esas investigaciones se produzcan indicios».

El PSOE ha calificado la amnistía fiscal como un «nido de defraudadores de cuello blanco»

Montoro ha tachado de «lamentable» los indicios de que Rato haya defraudado unos 6,8 millones entre 2004 y 2015 pero ha aseverado que «lo que no existe en este país es impunidad para nadie». No conforme con su respuesta, el portavoz de Ciudadanos en el Congreso, Juan Carlos Girauta, ha acusado al ministro de representar «la fortaleza con los débiles y la debilidad con los fuertes».

«Eso de acabar con una frases retóricas no sé si le identifica con el presidente de la CEOE que acaba de decir que soy peor que Podemos para las grandes empresas de España. No sé qué pensar dónde está uno», ha ironizado Montoro, al tiempo que ha aseverado que «uno está en el cumplimiento de la Ley» y negar que en España no hubo una amnistía fiscal porque se investigó y no era como la que hizo el Gobierno del PSOE donde todos eran anónimos.

Por su parte, el diputado del grupo parlamentario socialista Antonio Hurtado ha lamentado que Rato haya sido un «defraudador compulsivo» y ha recriminado a Montoro que el Ejecutivo elevara a Rato al Fondo Monetario Internacional (FMI) donde «blanqueó capitales» y «le hicieran presidente de Bankia, donde cobró comisiones ilegales» para luego acogerse a la amnistía fiscal.

A juicio de Hurtado, esa amnistía «ha sido un nido de defraudadores de cuello blanco» y ha recriminado al ministro que no se investigue a los 31.500 defraudadores que se acogieron a ella. «Ahí tendría muchos recursos para cubrir el déficit público», ha sentenciado.