La necesidad del Gobierno en minoría de Mariano Rajoy de contar con el PNV para sacar adelante las medidas más importantes ha vuelto a poner la lupa sobre las infraestructuras en el País Vasco. Se ha dado un espaldarazo al soterramiento de las tres capitales. Y también al Tren de Alta Velocidad y a acelerar la conexión de Vitoria-Bilbao-San Sebastián a través de la Y vasca. Pero la concordia entre la administración central y la vasca puede tener un ganador insospechado: Francia.

La clave para el Ministerio de Transportes francés está en la conexión Astigarraga-Irún, en la provincia de Guipúzcoa: El ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, visitó la zona a finales de febrero y anunció las obras para implantar el tercer carril entre Astigarraga (pegada a Hernani) y San Sebastián, y lo mismo para el tramo San Sebastián-Irún-Hendaya, la última localidad ya en Francia. De la Serna prometió que los dos tramos estarían listos «antes del verano de 2019». Se destinarán 165 millones, informó el ministro. La ciudad de San Sebastián, en definitiva, quedará conectada a Hendaya por alta velocidad (o velocidad alta) con la técnica del tercer carril o vía en placa. Y eso es lo que París quiere aprovechar.

Así quedará la conexión entre San Sebastián y la frontera francesa. DAVID DOMÍNGUEZ

De acuerdo con diversas fuentes, directivos de la SNCF francesa y altos cargos de la región de Nueva Aquitania (colindante al País Vasco) y del Gobierno francés se han reunido en varias ocasiones para abordar dicha conexión. Y no solo eso: los representantes del país vecino han expresado a sus homólogos españoles su deseo de poder llegar por Cercanías, tren convencional o alta velocidad hasta la capital donostiarra. Con trenes franceses, por supuesto.

El interés es evidente: la ciudad de San Sebastián, al igual que Barcelona, tiene tirón entre los turistas franceses. «Se daría una paradoja de permitir entrar a los trenes de la SNCF [Renfe francesa]», comenta un directivo de Fomento. «Y es que si la conexión Astigarraga-Irún se completa, se podría tardar menos en llegar a San Sebastián desde París que desde Madrid», añade, todo ello matizando que no está en contra de la fórmula.

Ha habido reuniones entre dirigentes de Renfe y del Gobierno vasco con Francia

Esta anomalía -la distancia de San Sebastián con París es mucho mayor que con Madrid- se debe a que Francia prevé tener lista la línea de AVE París-Burdeos el próximo 2 de julio. Y aunque el Elíseo no tiene pensado llevar a corto plazo la alta velocidad desde la ciudad girondina hasta la frontera española, un tren directo París-San Sebastián sin trasbordos llegaría antes que desde Madrid: en España en la actualidad no hay AVE a Burgos desde la meseta, ni tampoco está acabado el tramo entre Burgos y Vitoria; por no hablar de los retrasos de la Y vasca. Hoy por hoy, desde Madrid solo se llega en AVE hasta Palencia.

Según las previsiones del Ejecutivo francés, la alta velocidad entre Burdeos y la frontera pirenaica con España estaría lista en 2032: sin embargo, el Gobierno de Hollande ralentizó los planes para expandir el TGV (AVE francés) priorizando el tren convencional. El primer TGV francés nació en 1981 y el país cuenta con 2.000 kilómetros de vías de alta velocidad; en contraste, el primer AVE Madrid-Sevilla se inauguró en 1992, pero España cuenta con más de 3.000 kilómetros de alta velocidad. A pesar de tener menos población.

Se puede dar la paradoja de tardar menos a San Sebastián desde París que desde Madrid

En la actualidad, dos trenes Alvia al día permiten llegar de Madrid a Hendaya a través de una vía de 640 kilómetros de ancho ibérico construida en el siglo XIX. Ambos cruzan el río Bidasoa sobre puentes ferroviarios. Sin embargo, no es posible volver de Hendaya a Madrid: para eso hay que subir al tren en Irún. El trayecto dura seis horas. Irún y Hendaya también están unidos por el tren Topo que gestiona Euskotren, a su vez dependiente del Gobierno vasco.