El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, ha confirmado este jueves que España cerró el año 2016 con un déficit público del 4,33% del PIB (4,54% contando las ayudas a la banca), frente al 4,6% comprometido con Bruselas, tras dos ampliaciones del margen inicial, que era del 2,8%. Estas cifras reflejan, en cualquier caso, una rebaja del saldo negativo entre ingresos y gastos del Estado del 12% respecto al ejercicio 2015.

No obstante, no todas las administraciones han logrado reequilibrar las cuentas dentro de los parámetros marcados para este año. De hecho, el Estado incumplió el pasado año el objetivo previsto del 2,2% del PIB. Descontando las ayudas financieras, este saldo se redujo al 2,52%, solo siete centésimas menos que un año antes y aún por encima de los compromisos con Bruselas.  A partir de ahí, solo si se descuentan también los gastos del FROB, el déficit del Estado se alinea con el objetivo previsto.

En términos de ingresos y gastos, la evolución del déficit del Estado se debe a que el gasto no financiero ha descendido un 1,3%, mientras que los ingresos han caído un 0,9% por el efecto de la rebaja de impuestos introducida en 2015.

Con todo, la Administración Central ha ‘salvado’ el ejercicio gracias al hachazo fiscal aplicado a las grandes empresas en el último tramo de 2016, junto al acuerdo de no disponibilidad de gasto y al cierre del Presupuesto a mitad de año, que han supuesto un ahorro de 4.675 millones de euros.t

No obstante, en rueda de prensa para presentar estos datos, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, no ha aclarado el ingreso obtenido por el incremento de las cargas fiscales a las empresas. Sin embargo, si ha apuntado que el ahorro en desempleo ha sido del 9,4% este año y del 5,6% en el caso de los intereses de la deuda.

Además, las comunidades autónomas incumplieron el objetivo del 0,7%  del PIB, con un saldo del 0,82%. No obstante, se trata de un saldo que refleja una reducción de casi un punto respecto al déficit de 2015.

Nueve de ellas han cumplido el objetivo de déficit en 2016: Andalucía (-0,65%), Asturias (-0,49%), Baleares (-0,41%), Canarias (-0,33%), Castilla y León (-0,62%), Galicia (-0,54%), la Comunidad de Madrid (-0,63%)), Navarra (-0,67%) y La Rioja (-0,52%).

Al respecto, el Ministerio de Hacienda asegura que la mejora del saldo fiscal agregado de las comunidades autónomas se explica, en parte, por el incremento de los recursos autonómicos derivados de la aplicación del sistema de financiación, que aumentan en más de 8.200 millones de euros respecto a 2015.

El ‘agujero’ de la Seguridad Social crece en 5.000 millones

Por su parte, la Seguridad Social cumplió el objetivo del 1,7% del PIB, con un déficit del 1,62%. Sin embargo, el ‘agujero’ fiscal del sistema ha seguido creciendo desde el 1,22% del PIB en 2015, lo que supone unos 5.000 millones más, y acumula ya una cifra histórica que ronda los 18.000 millones de euros.

La letra pequeña muestra que, el mayor déficit de la Seguridad Social  se debe a la disminución de las transferencias recibidas del Estado en 6.261 millones de euro en su práctica totalidad en el servicio público de empleo (SEPE).

Los datos muestran que el principal lastre sigue siendo también el sistema de pensiones, puesto que el SEPE presenta, con todo, un saldo positivo de 2.294 millones de euros. Asimismo, el Fondo de Garantía Salarial (Fogasa) mejoró su saldo negativo en comparación con el año anterior, de los 177 a los 107 millones en 2016.

Y un año más, han sido los ayuntamientos los que han salvado las cuentas públicas, con un superávit del 0,64% del PIB frente a un objetivo de equilibrios presupuestario. Nunca antes había habido un superávit de esta magnitud en la administración local, después del 0,4% el año 2015.