Brasil vuelve a golpear a la bolsa española. Las cotizadas con elevada presencia en el mercado brasileño sufren este jueves un notable revés ante el incremento de las tensiones políticas en el país.

Valores como Mapfre y Santander pasaban a liderar los recortes del Ibex, con caídas que superaban el 5% y el 4,5%, respectivamente. Ambas entidades generan más del 20% de sus ingresos en el mercado brasileño, según datos de Factset. Los expertos resaltan que los sectores financieros suelen ser de los más sensibles al deterioro de las condiciones políticas.

En cualquier caso, otros valores con elevada presencia en Brasil, como Indra o Telefónica, también sufrían recortes considerables, al dejarse algo más del 2,5% y del 1,5%, respectivamente.

El castigo también alcanza a algunas de las compañías más pequeñas de la bolsa española. Es el caso de Amper, que genera casi un tercio de sus ingresos en Brasil y que se dejaba este jueves más de un 6% de su valor en bolsa. Prosegur y Ezentis, cuyas ventas en el país también superan más del 20%, sufrían también recortes superiores al 5% y al 4%, respectivamente.

Las últimas noticias apuntan a la existencia de grabaciones en las que el actual presidente del gobierno Michel Temer habría dado luz verde al pago de sobornos a un aliado político para comprar su silencio en el curso de una investigación sobre corrupción. La noticia motivó en la noche del miércoles una serie de protestas en las calles del país.

La posible caída del gobierno dificulta la aprobación de reformas clave para el país

El escándalo, que amenaza con derribar el ejecutivo presidido por Temer, ha desatado la preocupación entre los inversores. Este miércoles, el índice Bovespa de la bolsa brasileña se dejaba un 1,67%, mientras que el Real brasileño sufría su mayor retroceso frente al euro desde el pasado diciembre.

En el mercado se valora que este nuevo escándalo político puede dar al traste con el escenario en el que se viene fraguando en los últimos meses la recuperación económica brasileña, después de los turbulentos últimos meses de Dilma Rousseff en el poder.

Como observan en Nomura, la caída de Temer podría dificultar algunas reformas claves en el país como la de las pensiones. “El aumento del riesgo político y el empeoramiento de las perspectivas de reforma fiscal probablemente ejercerán una presión” a la baja sobre la divisa brasileña, advierten en el banco japonés. “En un escenario de moneda más débil y un entorno más incierto para la política fiscal es probable que las expectativas de inflación aumenten”, señalan, recalcando que esto dificulta la rebaja de los tipos de interés en el país, lo que representa “un mal augurio para el crecimiento del PIB”, que esperan se mantenga a ritmos medios durante 2017.