El sector hotelero español lleva tiempo cargando contra la competencia desleal que supone el alquiler de viviendas de uso turístico. Desleal porque, según denuncian los hoteleros, este tipo de alojamiento prolifera con normas mucho más laxas que a las que están sometidos sus establecimientos reglados; porque esas normas, en las regiones en que las hay, ni siquiera se cumplen por los propietarios ni por las plataformas online que comercializan la oferta de vivienda; porque este nuevo rival se ha convertido en una bolsa de economía sumergida…

Las quejas contra el boom del alquiler provinieron ayer de los máximos ejecutivos de las mayores hoteleras españolas. En unas jornadas organizadas por el lobby sectorial Exceltur, el consejero delegado de Meliá, Gabriel Escarrer, y el de NH Hotel Group, Ramón Aragonés, criticaron con dureza el fenómeno.

«Dejémonos de subterfugios, se trata de apartamentos ilegales», denuncia Ramón Aragonés, consejero delegado de NH

“No puedo ser más talibán en contra del alquiler turístico”, sentenció Escarrer. El consejero delegado de Meliá criticó la proliferación sin control de la oferta de alquiler en el centro de las ciudades al calor del éxito de portales online como Airbnb, HomeAway o Niumba. “Los apartamentos se alquilan sin licencia y las plataformas se exoneran diciendo que son simples tablones de anuncios. No tiene perdón alguno”.

“Estamos cometiendo en los cascos históricos de las ciudades los mismos errores que hace sesenta años, las plataformas de alojamiento los están convirtiendo en zonas turísticas en lugar de en zonas residenciales», indicó. “Esto no se ataja con unos cuantos inspectores yendo a las viviendas. Esto se ataja controlando de verdad estas plataformas”.

El consejero delegado de NH Hotel Group fue igualmente duro en sus críticas. “Dejémonos de subterfugios, se trata de apartamentos ilegales. Son auténticas ratoneras, sin ninguna medida de seguridad, porque se encuentran en edificios de viviendas que no están destinados a este fin. Algún día pasará algo grave. Y ese día será cuando se tomen medidas para solucionarlo”, subrayó Aragonés, que también denunció que el alquiler se ha convertido en una bolsa de “fraude fiscal masivo, es pura economía sumergida”.

“No se hace nada para atajar que haya edificios llenos de estos apartamentos ilegales. Si yo abro un hotel sin licencia, viene la policía y me lo cierra”, indicó el máximo ejecutivo de NH.