El Gobierno teme que, al calor de las megasubastas de nueva potencia renovable, los proyectos de energías verdes vuelvan a convertirse en un producto financiero que se coloque a pequeños inversores sin conocimientos suficientes. El ministro de Energía, Álvaro Nadal, ha alertado hoy de que algunos promotores de instalaciones renovables están empezando a comercializar participaciones en los proyectos garantizando rentabilidades a largo plazo, y ha avisado de que las subastas y sus adjudicaciones “no son un producto para pequeños ahorradores”, sino sólo para inversores especializados.

Según ha comentado Nadal, el pasado viernes encontró en varios medios de comunicación publicidad comercializando estos productos que podría constituir un caso de “publicidad engañosa”, al ofrecer rentabilidades del 7,5% a un plazo de 30 años. Una de las empresas que ofrece un producto de estas características, señalando que su rentabilidad es “atractiva, razonable y segura”, es Parques Solares de Navarra.

“Estamos estudiando qué se puede hacer. Me preocupa que se vuelva a utilizar el sector energético como producto financiero. Es un producto industrial y no un producto de renta fija”, ha subrayado en el marco de  ha subrayado durante la inauguración del curso organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y patrocinado por BBVA en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

“Se está comercializando (este tipo de subastas) para pequeños ahorradores”, cuando se trata de inversiones que deben estar dirigidas sólo “gente que conozca el mercado, con sus riesgos y volatilidades”, ha apuntado. Nadal ha destacado que “la financiación de renovables está sometida a una regulación muy complicada y la retribución depende del tipo del bono del Tesoro”, por lo que su inversión exige altos conocimientos del mercado. “No es una renta fija”, ha alertado, “si alguien quiere suscribir acciones lo puede hacer, pero que sepa que son acciones”, ha puntualizado.

En cualquier caso, ha destacado que son la CNMV y el Banco de España los organismos que tienen competencia para ver si se está comercializando entre los pequeños ahorradores de forma fraudulenta. No obstante, Nadal ha reconocido que aún no se han puesto en contacto con estas instituciones dado que fue el viernes cuando detectaron estos anuncios.

El Gobierno ya ha dado el visto bueno a la nueva megasubasta de energías renovables, en la que las compañías pujarán por proyectos eólicos y fotovoltaicos hasta un total de 3.000 megavatios (MW). Se celebrará el próximo 18 de julio, justo dos meses después de la anterior subasta , en que también se adjudicaron 3.000 MW.

El Ministerio de Energía lanza una nueva subasta por la enorme demanda que se quedó fuera en la anterior cita. En la puja del pasado mayo, las compañías presentaron propuestas por el triple de la potencia renovable en liza y ahora que el Ejecutivo quiere aprovechar todo ese potencial inversor insatisfecho. Pero, según advierte el ministro, ya hay quien quiere comercializar esos proyectos futuros como un producto financiero más.