MásMóvil se ha convertido por méritos propios en el cuarto gran operador de telecomunicaciones del país (sólo por detrás de los gigantes Movistar, Orange y Vodafone) y puede presumir de ser el que más crece gracias a su estrategia de tarifas agresivas para captar a los clientes que quieren servicios ajustados y precios económicos.

Con estos mimbres, MásMóvil no ha dejado de dispararse en bolsa. El grupo cotiza en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB), el parqué reservado para pequeños valores, pero ahora quiere hacerse mayor. La junta de accionistas de la compañía ha aprobado hoy solicitar la admisión a negociación de sus acciones en el Mercado Continuo. Ahora la CNMV debe dar su visto bueno, pero la empresa confía en estar cotizando en el gran parqué ya en julio.

MásMóvil empezó cotizar en el MAB en 2012. Y en estos cinco años el valor de sus acciones se ha multiplicado por 20. Sólo en lo que va de año, sus títulos se han más que duplicado, lo que ha colocado la capitalización de la teleco cerca de los 1.200 millones de euros, convirtiéndose en el mayor empresa del MAB. El año pasado disparó su tamaño y su presencia en el mercado de las telecos con la compra de Yoigo y de Pepephone.

MásMóvil se convertirá así en la primera compañía que da el salto del MAB al mercado Continuo. “Estamos muy satisfechos por conseguir una vez más el apoyo incondicional de nuestros accionistas para la próxima salida a cotización en el Mercado Continuo”, ha subrayado el consejero delegado de MásMóvil, Meinrad Spenger.

La compañía, que tiene cotizando en bolsa cerca de un 30% de sus acciones, ha ejecutado  ha dos ampliaciones de capital por importes de 20 y 160 millones de euros durante el tiempo que ha estado en el MAB, las dos mayores operaciones de este tipo realizadas en el mercado alternativo.