El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, ya negocia de facto el Presupuesto de 2018 con el Gobierno. Este martes ha metido presión al ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y le ha exigido que adelante al próximo año la rebaja del IRPF que la pasada semana sugirió que aplicaría a partir de 2019. De no hacerlo, ha dicho, no le dará su apoyo ya en los primeros trámites de las próximas cuentas anuales, que arrancarán en aproximadamente dos semanas.

En rueda de prensa en el Congreso de los Diputados, Rivera ha aseverado que “después de años de machacar con impuestos a los españoles ha llegado el momento de bajar impuestos”.  “Exigiremos al PP que devuelva el esfuerzo a la clase trabajadora con un alivio fiscal si quiere que Ciudadanos apoye los Presupuestos de 2018”, ha afirmado.

Rivera ha argumentado que con una economía creciendo por encima del 3%, creando empleo y con la vista puesta en salir del procedimiento de déficit excesivo de Bruselas en 2018, “hay que empezar a bajar el IRPF”.

“No somos conejos, somos personas”

En este punto, si Montoro justificó que una eventual rebaja del impuesto no se produciría hasta 2019 para guardarse “zanahorias” de cara a futuras negociaciones, Rivera le ha espetado que “ya está bien de apretar las tuercas y de guardarse zanahorias en el bolsillos”. “No somos conejos, somos personas; no hay que empezar en 2019, si no ya”, ha dicho.

La rebaja del IRPF deberá encuadrarse en un Presupuesto de 2018 cuyo primer trámite es la presentación del techo de gasto en un par de semanas. El único detalle que se conoce hasta el momento sobre el techo de gasto que el Gobierno prevé presentar de forma casi inminente es que aumentará respecto a 2017, pero cumpliendo la regla de gasto, que lo limita al crecimiento potencial de la economía en el medio plazo. Eso, en cifras, se traduce en que el gasto no financiero del Estado no podrá crecer más del 2,3% en 2018, hasta los 121.000 millones de euros.

Rivera vuelve a aludir a la amnistía fiscal

Además, Rivera ha sacado a relucir la amnistía fiscal de 2012 que el Tribunal Constitucional ha declarado nula y que, a la espera de lo que se decida esta tarde en la Cámara Baja, le puede costar la reprobación parlamentaria al ministro de Hacienda.

“En vez de amnistías fiscales para los corruptos, queremos alivio fiscal para quienes cumplen y lo han pasado mal”, ha insistido Rivera. Asimismo, ha exigido al PP su compromiso de se cumplirán las medidas sociales ya pactadas en su acuerdo de investidura.