Unicaja ya forma parte del parqué español. La entidad malagueña se ha estrenado este viernes en el parqué español con alzas superiores al 7%, hasta el entorno de los 1,18 euros, elevando así su valoración bursátil por encima de los 1.800 millones de euros.

El debut de Unicaja supone el primer estreno de un banco en el parqué español desde que en mayo de 2013 inició su andadura bursátil Liberbank, que registró entonces un repunte del 30%.

No obstante, la operación del banco creado por las Cajas de Asturias, Cantabria y Extremadura se produjo a través de un listing. Esto significa que no hubo una oferta previa de acciones, como sí ha sucedido en la operación de Unicaja, que sería la primera de este tipo desde la salida a bolsa de Bankia y Banca Cívica en julio de 2011.

Precisamente, Liberbank será el único de los ocho bancos cotizados en el banco español con una capitalización inferior, ya que actualmente tiene un valor de 816 millones de euros, menos de la mitad de Unicaja.

Su valor bursátil supera los 1.800 millones de euros, próximo al de NH y Técnicas Reunidas

La entidad de origen andaluz anunció en la noche de este miércoles que el precio de referencia desde el que partiría este viernes era 1,1 euros por acción, el nivel más bajo del rango de precios provisional que había marcado como objetivo.

Este precio ha sido considerado atractivo por la mayor parte de los analistas. «El precio establecido (1,10 euros por acción) supone valorar el 100% del banco en 1.703 millones de euros, lo que implica un múltiplo de valoración de 0,5 veces el valor en libros actual. De manera preliminar -se desconoce el plan de negocio- parece un múltiplo atractivo, ya que presenta un descuento interesante –en torno al 44%- en relación a los principales bancos domésticos cotizados», apuntaban en Bankinter.

En el proceso de salida a bolsa, Unicaja ha tenido que lidiar con las dificultades generadas por la intervención de Banco Popular, las tensiones en torno a Liberbank y la próxima ampliación de capital de Santander, que supone una demanda potencial de fondos para el sector financiero que amenazaba con diluir el interés por las acciones del banco que preside Manuel Azuaga. Por momentos, la sombra de su absorción por otra entidad ha planeado sobre el grupo.

En cualquier caso, Unicaja logró cubrir la salida a bolsa apenas cinco días después de empezar a comercializar las acciones. «Estamos tremendamente satisfechos por el trabajo realizado y por los resultados obtenidos», aseguraba tras el debut Enrique Sánchez del Villar, consejero delegado del banco, que celebraba la confianza demostrada por los inversores en un modelo de negocio basado «en la prudencia».

«Hemos conseguido una gran base inversora internacional», ha indicado Pablo González, director financiero de Unicaja, quien ha explicado que más de un 50% de los accionistas del banco son inversores americanos y otro 36% de otras regiones internacionales. «Esto te da una señal de la apuesta que los inversores internacionales hacen sobre el mercado financiero español y las entidades de calidad», observó.

Para llevar a cabo la operación, Unicaja venderá 625 millones de nuevas acciones, con las que obtendrá 659,6 millones de euros, que podrían incrementarse en otros 66 millones de euros con la venta de los títulos puestos a disposición de los bancos que dirigen la operación de salida a bolsa (el green shoe).

Con los fondos obtenidos en la operación, Unicaja tiene previsto devolver las ayudas del estado que recibieron las Cajas EspañaDuero, adquiridas por el grupo malagueño. Con su salida a bolsa, Unicaja esperaba captar fondos para amortizar los 604 millones de euros en bonos convertibles (CoCos) del Frob y reforzar su posición de capital y otros 62 millones para recomprar la participación del Frob en EspañaDuero.

Más del 85% de los nuevos accionistas de la entidad malagueña son extranjeros

Aunque finalmente los fondos obtenidos no alcanzan para cumplir estos objetivos, López descarta que se hayan quedado cortos. «Buscábamos una ampliación de capital que cubriera nuestras necesidades, y las cubre, para afrontar nuestro crecimiento futuro, los requerimientos, mantenemos uno de los mayores colchones de capital del sector y esto ha sido muy bien entendido por los inversores», ha añadido.

En la salida a Bolsa actúan como coordinadores globales y agentes colocadores de la operación los bancos de inversión Morgan Stanley y UBS, mientras que Citigroup y Credit Suisse ejercen como agentes colocadores. Alantra, Fidentiis y Stifel Nicolaus Europe Limited y Rothschild también participan en la operación.