La renovada pujanza del sector inmobiliario sobre el parqué español no pierde fuerza. Este martes ha sido el debut de la Socimi GGC (General de Galerías Comerciales) en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) el que ha puesto de relieve el apetito de los inversores por el ladrillo español.

La compañía ha registrado una ganancia superior al 32%, lo que eleva su capitalización hasta los 2.730 millones de euros. De este modo, se confirma como la tercera mayor compañía del sector inmobiliario español, por detrás de Merlin y Colonial y se cuela directamente entre las 50 mayores empresas del parqué nacional.

GGC es una sociedad de inversión inmobiliaria dedicada ahora casi exclusivamente al desarrollo de centros comerciales, con una cartera compuesta, entre otros activos, por siete centros comerciales. Genera unos ingresos anuales de cerca de 87 millones de euros, cifra que se espera aumentar este año hasta los 100 millones.

El tirón de GGC ha servido para que el sector inmobiliario registre un hito sin parangón desde el estallido de la crisis que golpeó al sector desde 2007. El valor conjunto de las cotizadas ligadas al negocio inmobiliario -incluidas las socimis cotizadas en el MAB- ha superado este martes los 20.000 millones de euros por primera vez desde entonces.

De este modo, el ladrillo da una nueva muestra en bolsa de su revitalización, evidenciada también en hechos como la reciente inclusión de Colonial en el Ibex o el salto al parqué de Neinor, la primera promotora en hacerlo en casi una década.

La fuerza del mercado inmobiliario español ha atraído el interés de numerosos inversores extranjeros. Según datos de la consultora CBRE, durante el primer semestre se invirtieron 6.100 millones de euros en activos inmobiliarios en España, una cifra récord que representa un incremento del 38% respecto al mismo periodo del año anterior. Un 34% de estas inversiones fueron protagonizadas por fondos de inversión extranjeros.

Se estima un volumen similar de transacciones en el segundo trimestre, lo que daría lugar al tercer año consecutivo de cifras récord.

El sector ha sabido capitalizar sobre el parqué esta mejora de sus perspectivas. Compañías como Renta Corporación y Montebalito acumulan en el año avances superiores al 55%, mientras que Inmobiliaria del Sur, Hispania y Realia muestran ganancias entre el 30 y el 25%.

Un actor significativo de esta revitalización han sido las Socimis, una figura que se estrenó en el mercado español a finales de 2013 y que ha acaparado gran parte de la atención de los inversores. De hecho, las cuatro mayores empresas del sector por valor de mercado -Merlin, Colonial, GGC e Hispania- están constituidas bajo esta figura bajo la que se engloban sociedades que tienen como principal fin la inversión en inmuebles para generar rentas a través de su alquiler.

La avalancha de este tipo de compañías es especialmente significativo en el MAB, donde, tras el estreno de GGC, hay englobadas ya 35 socimis.

El viento sigue soplando a favor de estas compañías. Desde Bankinter indican que “mantenemos sin cambios la recomendación de inversión directa en activos inmobiliarios en España por la tendencia moderadamente alcista de los precios en residencial y rentas por alquiler en activos comerciales”.

En los últimos tiempos, no obstante, negocios mucho más golpeados por la crisis, como el de la promoción residencial empiezan a mostrar nuevos bríos. Además del estreno en bolsa de Neinor, que tuvo lugar el pasado mes de marzo, otras promotoras como Aedas y Vía Celere estudian dar próximamente el salto a bolsa.

Los expertos inciden en que la actual composición del sector, mucho más especializada en distintas fases del negocio inmobiliario, dibuja un escenario mucho más profesional de que era habitual en los años previos a la crisis.