El boom de alquiler de pisos turísticos parece irrefrenable. Al calor del auge de plataformas online como Airbnb o HomeAway, cada vez más propietarios en España se lanzan a comercializar sus viviendas para alojar turistas unos días y cada vez más turistas las eligen como la mejor opción para sus estancias. Y en pleno aluvión de llegadas de turistas extranjeros hace que el negocio del alquiler se dispare.

En términos absolutos, los hoteles siguen ganando con mucho a otros tipos de alojamientos por número de pernoctaciones. Pero el alquiler turístico está creciendo a un ritmo desorbitadamente mayor que el de los hoteles en los grandes destinos del país en lo que va de año.

El uso de pisos turísticos crece más que los hoteles en las seis CCAA que más viajeros reciben

Entre enero y mayo, el número de turistas extranjeros que utilizan pisos turísticos en la Comunidad de Madrid se ha disparado un 179,5%, frente al crecimiento del 12,2% registrado por los hoteles, según ha desvelado el lobby Exceltur –que agrupa a una veintena de grandes empresas turísticas del país- cruzando datos del Instituto Nacional de Estadística (INE).

En Baleares, el alquiler de viviendas crece casi un 42% en lo que va de año, frente a sólo un 3% de los hoteles. En Andalucía, los incrementos son del 72% frente a un 5,2%. En Canarias, del 24,5% frente al 3,2%. En la Comunidad Valenciana del 32,5%, frente al 12,6%. Y en Cataluña, el uso de pisos turísticos por parte de los viajeros internacionales crece un 17,6%, mientras que el de los establecimientos hoteleros lo hace un 9% hasta mayo.

En el conjunto del mercado español, sólo en el segundo trimestre los turistas extranjeros han disparado un 37,2% su demanda de alquiler de viviendas, mientras que la de todos los alojamientos reglados se ha apuntado incluso en pleno boom de llegadas sólo un incremento un 7,6% (un 7,4% los hoteles, un 12,2% los apartamentos reglados, un 9,1% los campings y un 16% las casas rurales).

Más y más pisos turísticos

Con la demanda de este tipo de alojamiento disparándose, la oferta de pisos turísticos también se ha desbordado en el país, con las grandes ciudades, y en concreto sus centros urbanos, como epicentros del boom de la nueva oferta en alquiler de corta duración. La aceleración del incremento de la oferta de este tipo de alquiler es tal en los últimos años, que el tamaño del parque de viviendas de uso turístico ya supera al de la oferta hotelera en el conjunto de las principales ciudades españolas, según otro informe reciente de Exceltur.

“Es el alquiler el que provoca problemas de ‘turistificación’ y de ‘gentrificación’, que son la razón del descontento ciudadano”, dice Exceltur

El año pasado el número de plazas de alojamiento de viviendas de alquiler que se oferta en plataformas online alcanzó las 362.493 (repartidas en 95.400 pisos) en las 22 principales ciudades españolas, superando así por primera vez la oferta hotelera. En esas mismas urbes, las plazas hoteleras se quedaron en un total de 330.258 en 2016.

El sorpasso del alquiler se produce después de que en un solo año la oferta de viviendas de alquiler se haya multiplicado por quince en estas ciudades en apenas cinco años, lo que supone que de media las plazas de alquiler turístico se hayan más que duplicado año tras año. Por el contrario, la oferta hotelera ha sumado apenas 20.000 plazas en el último lustro, sólo un 6% más.

Turistificación y turismofobia

Los grandes del turismo agrupados en Exceltur culpan directamente de la saturación de determinados destinos españoles, tanto vacacionales como urbanos, al boom del alquiler turístico. “Si hay un fenómeno que genera congestión en los destinos es el crecimiento desbordante del alquiler de viviendas de uso turístico”, sostiene José Luis Zoreda, vicepresidente de Exceltur. “Es el alquiler el que provoca problemas de turistificación y de gentrificación en los barrios, que son la razón del descontento ciudadano”. De la turistificación a la turismofobia.

Para la asociación de grandes grupos turísticos no tiene sentido que las administraciones regionales y municipales estén tomando medidas ante esta situación que afectan al conjunto del sector turístico, y no sólo al alquiler turístico. “Se está optando por el café para todos. Se están adoptando medidas con carácter punitivo sin tener en cuenta quién aporta más en términos socioeconómicos y quién genera los problemas”, critica el responsable de Exceltur. “Confiamos en que se implante una política de Estado que ordene, controle y regule adecuadamente un fenómeno que se está yendo de las manos. No se puede permitir”.

Por otro lado, las estimaciones de Exceltur auguran que el PIB del turismo crecerá un 4,1% en el conjunto del año gracias a la combinación de más llegadas de turistas extranjeros, la recuperación de la demanda de los viajeros españoles y por las subidas de precio que las empresas del sector están pudiendo aplicar este año. Un crecimiento que confirma al turismo como la locomotora económica del país y que hace que el sector consiga crecer por octavo año consecutivo por encima del conjunto de la economía española (el consenso de analistas augura que el PIB crecerá un 3,1% en 2017).