La economía española vuelve a parecerse por momentos a la que fue antes de la crisis: el PIB creciendo por encima del 3% en términos anuales, los bancos empujando a comprar viviendas y un ritmo de creación de empleo en el sector de la construcción superior al 6%.

Es cierto que las dimensiones en las que se mueven muchos indicadores económicos aún están lejos de aquellos años dorados que resultaron ser los de una ‘burbuja’ inmobiliaria a punto de estallar.  Por ejemplo, la última cifra de visados para la construcción de nuevas viviendas que maneja el Ministerio de Fomento sugiere que el año acabará con algo más de 78.000 de estos certificados, a años luz del millón de certificados que se registraban en los años 2005 y 2006.

Además, en esos años la afiliación a la Seguridad Social, aunque era similar a la registrada el pasado mes de julio, cuando se han alcanzado los 18.489.329 ocupados, contaba con un sector de la construcción que sumaba cotizantes a paladas y que parecía no tener freno.  Con el pinchazo de la ‘burbuja’ y la llegada de la crisis, el ‘ladrillo’ pasó a ser el sector más castigado en términos de empleo y cedió el testigo en buena medida a los servicios.

Sin embargo, desde el inicio de la recuperación económica en 2013, su resurgir como motor del mercado laboral es evidente hasta el punto de que el número de ocupados en este ámbito crece ya a un ritmo que duplica el de la propia economía.

Con los datos publicados por el Ministerio de Empleo correspondientes al mes de julio, la construcción presentó una media de afiliación de 1.139.174 personas. Esta cifra se sitúa aún muy por debajo del máximo alcanzado en 2007, cuando 2.744.821 se empleaban en este sector. Nada más y nada menos que 1,6 millones de puestos de trabajo menos.

La lectura es diferente si se atiende a la evolución en el último año. El total de la afiliación a la Seguridad Social creció un 3,7% entre el mes de julio y el mismo mes de 2016. En esta línea evolucionó la ocupación en el caso de los servicios (3,7%), que sigue siendo el gran sector empleador en España, con el 75% de la ocupación; y la de la industria (3,1%). No así, la de la agricultura, donde el empleo ha crecido un 0,8% en el último año en plena sequía.

Sin embargo, la afiliación a la Seguridad Social en la construcción repunta un 6,3% en tasa interanual, con los datos de julio, el doble que el ritmo de avance de la propia economía española. Este impulso se concentra dentro del Régimen General, donde el empleo creció un 8,7% en el último año, mientras que en el régimen de los autónomos (RETA) este avance fue del 1,4%.

En el caso de las actividades inmobiliarias que se genera al calor de las grúas, la tendencia, este reparto se invierte. Un total de 130.936 personas estaban afiliadas en términos medios en este epígrafe en el mes de julio. Esta cifra es el resultado de un incremento del 8,3% entre los autónomos y del 5,8% en el Régimen General.

El paro cae sin frenos en la construcción

El resurgir del empleo en la construcción también se deja ver del lado de la evolución del paro. Así, en términos interanuales, el desempleo cayó en julio en 347.137 personas, un 9,43%. Esta caída es similar a las tasas registradas desde agosto del pasado año, con la excepción de los meses de abril a junio de este año, cuando el ritmo de retroceso superó incluso el 10%.

No obstante, esta evolución es especialmente marcada en el caso de la construcción, donde la tasa interanual de caída duplica el de la media de todos los sectores, con un 18,30%. Esto viene siendo así desde 2014, entre otras cosas porque el sector de la construcción se ha mostrado especialmente sensible a la recuperación económica.

De hecho, en este sector ya se encontraba en pleno proceso de reducción del desempleo en enero de 2013, algo que no ocurrió en términos generales hasta octubre de ese año. Por ejemplo, el paro no cedió en términos anuales en la industria hasta junio de ese año; en los servicios, hasta septiembre; y en la agricultura, hasta marzo de 2015.

Otras implicaciones: Más trabajo para los extranjeros

En el Ministerio de Empleo se está siguiendo con atención la evolución del empleo en este sector puesto que, con su despertar, esperan que suponga un fuerte impulso al empleo en los próximos años, y explican también por ello algunos fenómenos que se están produciendo con la recuperación, como el repunte del trabajo entre los extranjeros.

Estos rozan ya las cifras de afiliación media de 2008, en parte por un importante empuje del empleo por cuenta propia. Sin embargo, fuentes de Empleo consultadas explican que se está produciendo un incremento de la contratación de estos extranjeros en el sector de la construcción, no solo como albañiles, sino también dentro de actividades asociadas a la construcción, como pueden ser los fontaneros o lo electricistas.

Los datos así lo confirman. El pasado mes de julio, la construcción fue el sector con menor número de desempleados extranjeros, con 43.026 personas, después de una reducción interanual que rozó el 19%.