Otra empresa europea se sitúa en el punto de mira de los gigantes empresariales chinos. El grupo Great Wall Motors, empresa líder de automoción en el mercado chino, ha fijado su interés en la multinacional Fiat Chrysler en su plan por abrirse paso en los mercados occidentales.

«Actualmente tenemos la intención de adquirir. Estamos interesados en Fiat Chrysler», confirmaba este lunes un directivo de Great Wall Motors, en declaraciones a la agencia Reuters.

Estos comentarios suponían un notable impulso en bolsa para el grupo italo-estadounidense, que repuntaba en la mañana de este lunes más de un 3,5% y se situaba por encima de los 11 euros por acción, en sus niveles más elevados desde que ambas compañías (Fiat y Chrysler) se fusionaron en 2014. Su valor de mercado supera ya los 17.000 millones de euros.

Según las fuentes consultadas por Reuters, Great Wall Motors podría estar interesada tanto en lanzar una oferta por el control de Fiat Chrysler como por hacerse con alguna de sus marcas. En este último sentido, los objetivos más atractivos para el gigante chino de la automoción serían el fabricante de camiones Ram o, sobre todo, la marca de utilitarios deportivos Jeep.

Las acciones de Fiat suman más del 3,5% y la compañía ya vale más de 17.000 millones

A este respecto, desde la compañía asiática han apuntado que «nuestro objetivo estratégico es convertirnos en el fabricante de SUV (utilitarios deportivos) más grande del mundo. Adquirir Jeep, una marca global de SUV, nos permitiría alcanzar nuestro objetivo antes y mejor (que por nuestra cuenta)», según recoge la revista Automotive News.

En opinión de los analistas, la adquisición de Jeep sería un paso estratégico clave en la intención de Great Wall Motors de penetrar en el mercado estadounidense, donde carece de presencia.

Este movimiento se produce en un momento en que las autoridades chinas están poniendo ciertas restricciones a la expansión de sus grandes empresas en el extranjero, limitando el crédito de los bancos nacionales. No obstante, firmas especializadas como Linklaters sostienen que la inversión exterior de los grupos del gigante asiático repuntará en los próximos ejercicios.

Las acciones de la firma china se anotaron este lunes un repunte del 1,6% en la bolsa de Hong Kong y acumulan una revalorización próxima al 40% en el ejercicio. Su valoración en bolsa ronda los 125.000 millones de dólares de Hong Kong, lo que se traduce en algo más de 13.600 millones de euros.

De este modo, una integración entre la marca china y Fiat Chrysler daría lugar a un grupo con una valoración próxima a los 30.000 millones de euros, de modo que se alejaría con creces de Peugeot y superaría la capitalización de Renault.

Para Fiat Chrysler, el séptimo mayor fabricante de automóviles del mundo, la entrada en su capital de Great Wall Motors puede representar un apoyo nada desdeñable en su batalla para no quedar rezagado en la carrera por el coche del futuro y adaptarse a las estrictas regulaciones sobre emisiones.

Fiat Chrysler ha sido investigado en Estados Unidos en los últimos tiempos por la sospecha de que habría instalado un controlador ilegal de emisiones en algunos de sus motores diésel. El grupo también ha tenido que enfrentarse a ciertos problemas de seguridad en algunos de sus vehículos, lo que le ha obligado a llamar a revisión 1,33 millones de vehículos.