El banco suizo UBS, especializado en la gestión de grandes patrimonios, se ha marcado el objetivo de gestionar 20.000 millones de euros de activos en España en 2020. El consejero delegado del grupo en España, Pablo Díaz Megías, dio a conocer su plan estratégico para los próximos tres años antes de verano y señaló esta cifra como referencia, aseguran a El Independiente fuentes conocedoras. Supone un fuerte crecimiento desde los alrededor de 12.000 millones de euros que actualmente administra de clientes de banca privada.

UBS, que desarrolla su actividad en España a través de seis oficinas en Madrid, Barcelona, La Coruña, Sevilla, Valencia y Zaragoza, está en pleno proceso de fichajes, una de las vías para impulsar su crecimiento. Dos ejecutivos de Banca March se incorporaron en julio y está previsto que una decena más procedente de la misma entidad se una a las filas del grupo helvético en las próximas semanas.

Más allá de las contrataciones, en el sector de la banca privada señalan que UBS estaría analizando ampliar su negocio en España a través de compras de carteras o protagonizando alguna operación corporativa. «UBS no ha sido capaz de elevar sus activos en más de mil millones anuales en los últimos ejercicios, por lo que probablemente debería optar por la vía inorgánica para alcanzar los 20.000 millones a los que aspira», señalan fuentes del sector.

El grupo, que ganó 12,7 millones en 2016, ha fichado a más de una decena de banqueros de Banca March

Por otro lado, el suizo está impulsando la pata del negocio que presta servicio a Eafis (entidades de asesoramiento financiero), agencias y gestoras, que le aporta en torno a 3.000 millones de euros.

UBS ganó el año pasado 12,7 millones de euros, en línea con el resultado del año anterior, pero con un fuerte estrechamiento de sus márgenes. «En 2016 se observa una significativa caída en el margen de intereses de 33% como consecuencia del entorno de tipos de interés negativos que se ha vivido y un descenso del 11% en el volumen de comisiones percibidas como resultado de la menor actividad en los mercados, sobre todo en la primera parte del ejercicio», explica la firma en su memoria de 2016.

Por otro lado, señala que «el cambio normativo de la Circular 4/2016, que modifica el Anejo IX de la Circular 4/2004 Banco de España, se ha contabilizado un ajuste positivo en la línea de provisiones de la cartera crediticia por importe de 10 millones de euros, que se ha registrado directamente como resultado del ejercicio 2016».

En 2016, el volumen de recursos de clientes fuera de balance descendió un 0,5%, con un aumento en el volumen de los activos bajo mandatos de gestión discrecional del 16%, un crecimiento en fondos de inversión directa del 5%. En contra, registró un descenso del volumen de patrimonio custodiado de instituciones de inversión colectiva (principalmente Sicav) del 18%, provocado en gran medida por los anunciados cambios en su tratamiento durante los diferentes procesos electorales, recoge el documento.

Según el modelo de gestión interna del Grupo UBS, que considera activos gestionados y asesorados de clientes, la cifra en el ejercicio 2016 creció un 3%, liderado por el importante crecimiento del negocio parcialmente afectado por la negativa evolución del mercado.

A mediados de 2016, el gigante de la banca privada suiza reorganizó su estructura societaria. UBS AG, accionista único de UBS Bank, aprobó que su negocio en Alemania, UBS Deutschland AG, absorbiese los negocios del grupo en España, Italia, Luxemburgo y Holanda. Así, UBS Bank, UBS Italia, UBS Luxemburgo y UBS Bank Netherlands B.V.se integraron en  UBS Deutschland.