El ministro de Economía, Luis de Guindos, ha advertido de las consecuencias económicas que puede tener el conflicto secesionistas en Cataluña. En una entrevista en la Cadena Cope, Guindos ha asegurado que «el empobrecimiento de la sociedad catalana sería brutal», y que «el PIB podría caer entre el 25% y el 30%, y el paro doblarse».

Preguntado en una entrevista en la cadena Cope por el efecto sobre la prima de riesgo que puede tener la inestabilidad del procés, el titular de Economía ha afirmado que «no hay ningún tipo de impacto por el momento, porque los inversores y los mercados financieros no se creen que vaya a haber independencia. Y están en lo correcto».

Y respecto a una eventual deslocalización de empresas, Guindos ha reconocido que hay «algunos casos» de cambios de sedes sociales a otras comunidades autónomas, pero que responden a la búsqueda de condiciones fiscalmente más favorables, porque Cataluña tiene «impuestos muy altos».

Respuesta desde Cataluña

Las palabras de Guindos han encontrado rápida respuesta en Cataluña. El conseller de Empresa e Innovación, Santi Vila, le ha reprochado «el anuncio de plagas bíblicas» que caerán sobre los catalanes si se consuma el procés, alegando que «no ayuda demasiado» a resolver la situación.

En declaraciones a los medios tras una conferencia-coloquio organizada por el foro Next International Business School y Sociedad Civil por el Debat, Vila ha dicho al ministro De Guindos que el único dato «objetivo» que hay en estos momentos es que los datos económicos sobre exportaciones, inversiones extranjeras en Cataluña y evolución del paro son «los mejores de la década».

Vila ha insistido en que este no es un conflicto de nacionalidades y sí de «organización y reparto de poder en España». Y hay una comunidad, como es Cataluña, que considera que el consenso constitucional se ha roto y, por tanto, ha dicho, «vivimos momentos fundacionales».

Sobre la intervención en las cuentas de Cataluña, Vila ha dicho que respeta las decisiones del Ministerio de Hacienda si bien ha considerado que sería «absolutamente inaceptable» que este conflicto, que no ha tenido repercusión en proveedores y ciudadanos, «acabe perjudicándoles por malas decisiones técnico-políticas». «No nos podemos permitir», ha insistido, que un conflicto «suficientemente grave» traspase a proveedores «que no tienen ninguna culpa» de que los políticos no sean capaces de encauzar la situación.

Crecimiento económico

Luis de Guindos, ha indicado este lunes que el PIB español crecerá este año por encima del 3% y, por ello, el Gobierno va a revisar al alza la estimación del 3% para el conjunto de 2017, así como las previsiones de creación de empleo y tasa de paro, que también serán mejoradas el viernes, coincidiendo con la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado para el próximo año.

El ministro destacó que el PIB ha crecido al 3,5% en términos anualizados durante el primer semestre del año, con datos de empleo que han sido «buenos», y «más allá de datos muy puntuales y muy específicos», el segundo semestre del año «no va a ser muy diferente de lo que fue el primero».

«Por tanto, la economía española en este ejercicio va a crecer más del 3%, que era nuestra proyección inicial y que el viernes vamos a revisar y, por otro lado también, lo que son las variables del mercado laboral, ocupación y paro, que van a ir mejor de lo que habíamos calculado hace unos meses», reiteró el ministro.

Preguntado acerca del peor dato del paro del mes de agosto, De Guindos dijo que es verdad que los datos de afiliación de julio y agosto fueron menores, pero explicó que se debe a que durante el primer semestre se produjeron crecimientos «muy altos», por lo que en julio y agosto se ha producido una cierta «normalización» de las afiliaciones, que aún crecen por encima del 3% en tasa interanual.

Aprobación Presupuestos

El ministro también se mostró confiado en sacar adelante los Presupuestos Generales del Estado de 2018, que aprueba este viernes el Consejo de Ministros, y desvinculó su aprobación del desafío independentista catalán. Así, afirmó que el Gobierno contará «con los mismos apoyos» que tuvo para sacar adelante las cuentas de este año y añadió que el PNV ya ha asegurado que los Presupuestos no tienen nada que ver con Cataluña.

De esta forma, confió en que se aprobarán en el Parlamento porque es una manera de garantizar la recuperación y de llevar a cabo una rebaja de impuestos para las rentas más reducidas, al tiempo que se lanza también una señal de estabilidad, que es «muy importante» teniendo en cuenta que España aún tiene una tasa de paro del 17%.

Acerca de si serán los últimos Presupuestos de la legislatura dado el calendario electoral (en 2019 hay elecciones autonómicas y locales), el ministro afirmó que hay que ir «partido a partido», parafraseando al entrenador del Atlético de Madrid, Diego Pablo Simeone, y aseguró que lo importante es sacar adelante los Presupuestos de 2018 y que después «Dios dirá».