Commerzbank, el segundo mayor banco de Alemania, advierte sobre los riesgos de la hipotética independencia de Cataluña del Estado español.

«La independencia de Cataluña tenía un impacto visiblemente negativo en las cuentas públicas del Estado español. Tomando como referencia los ingresos medios per capita de la región, el Estado perdería una parte sustancial de sus ingresos fiscales, que serían prácticamente imposibles de compensar con el recorte de gasto. El incremento de la ratio de deuda dependería de qué porcentaje de la deuda nacional asumiría Cataluña. Si la proporción que se le aplica estuviese basada en el número de población, la ratio de deuda aumentaría ligeramente», señala la entidad germana en un informe.

Aun así, Commerzbank considera que «la estructura de la economía española no se vería alterada fundamentalmente si Cataluña se independizase, aunque se deterioraría ligeramente». Y recuerda que «la tasa de crecimiento de Cataluña ha superado ligeramente la del conjunto de España en los últimos años».

La estructura de la economía española no se vería alterada fundamentalmente, aunque se deterioraría ligeramente

El grupo alemán recuerda que el 16% de la población española vive en Cataluña y que la región genera el 19% de la riqueza. El PIB per capita es del 30%, por encima de la media de España y la cuarta mayor del país, tras Madrid, País Vasco y Navarra».

Commerzbank subraya las tensiones políticas en España apenas se han reflejado en los mercados financieros porque la mayor parte de los grandes inversores no dan crédito a un escenario de ruptura.

«La muda reacción del mercado ante el conflicto entre Madrid y Barcelona es, sin duda, debido al hecho de que la mayoría de los inversores creen que es muy improbable que Cataluña se convierta en una nación independiente. Muchas personas también confían en las encuestas de opinión que, a pesar de mostrar resultados dispares – tienden a indicar una ligera ventaja para los opositores de la independencia», considera.

Robeco señala que no hay motivos para preocuparse por la estabilidad de la deuda española con un crecimiento del 4%

«El impacto de este conflicto en los mercados financieros ha sudi limitado hasta ahora. Los diferenciales entre la deuda pública alemana y española ha aumentado durante las últimas semanas y los bonos españoles se han comportado ligeramente peor que sus homólogos italianos. Sin embargo, bajo ningún concepto se puede considerar que muestran una importante inquietud entre los inversores», asegura Commerzbank.

En esta misma línea, la gestora de fondos de inversión Robeco apunta que «con un crecimiento económico estable de torno al 3%, no hay motivos para preocuparse por la sostenibilidad de la deuda española, a pesar de que la deuda pública bruta esta relativamente alta, cercana al 100% del PIB».

La firma holandesa aplaude que España «está en la senda correcta para reducir su déficit público del 4,5% en 2016 al 3,1% en 2017, alcanzando finalmente el umbral europeo del 3%».

El Gobierno español, por su parte, sí ve motivos de preocupación. «Esta situación puede perjudicar la recuperación económica en España. De hecho, distintos organismos, entidades y agencias de calificación insisten estos días en que la crisis política provocada por el conflicto creado por la Generalitat supone un factor negativo para la recuperación económica y para la prima de riesgo, lo que introduce factores de incertidumbre que pueden desacelerar la economía y repercutir negativamente en la creación de empleo y en la reducción del déficit público», señala en un comunicado el Ejecutivo de Mariano Rajoy, con motivo del acuerdo adoptado el pasado viernes por el Consejo de Ministros.

JPMorgan y Moody´s lanzan advertencias

Más allá de que el sentir general fuera de España es que Cataluña no podrá manifestar su independencia unilataralmente, es indudable que el conflicto que viven la Administración central y Barcelona está en el punto de mira de los grandes inversores.

JPMorgan, el mayor banco de EEUU por activos, advirtió hace unos días de que la independencia de la región “implicaría un costo económico y dificultades para la población local”. La entidad otorga “pocas posibilidades que el referéndum tenga lugar”, ya que “el Gobierno central tiene herramientas legales para frustrar cualquier amenaza a la unidad nacional”, aunque ello suponga inflamar aún más el espíritu independentista. Sin embargo, constata que “la incertidumbre nunca ha sido mayor”.

También la agencia de calificación de riesgos Moody´s emitió un informe sobre el órdago secesionista, en el que insta a Mariano Rajoy a mover ficha. Considera que “una solución duradera debería satisfacer algunas de las principales demandas de Cataluña”. “En particular”, especifica la firma, “las relacionadas con mayores recursos fiscales y la reforma del marco de financiación regional”. Eso sí, cualquier avance debe acometerse, “respetando las restricciones legales de la Constitución española”.