El escándalo de las emisiones de los motores diésel sigue causando quebraderos de cabeza a Volkswagen. El fabricante alemán, el segundo mayor grupo de automoción del mundo, ha señalado este viernes que realizará nuevas provisiones por valor de 2.500 millones de euros para cubrir los costes derivados de esta crisis, que ya le ha supuesto pérdidas que superan los 20.000 millones de euros.

“La razón es un aumento en las provisiones relacionadas con el programa de recompra/readaptación para vehículos con motores TDI 2.0, que es parte de los acuerdos en Norteamérica, que está resultando ser mucho más complejo técnicamente y consume más tiempo”, explicó la compañía en un comunicado.

La noticia fue acogida con fuertes caídas en el parqué, que llegaron a superar el 3%, aunque posteriormente se redujeron al entorno del 1,5%.

Pese a este revés, los analistas de Citi reiteraban este viernes su consejo de compra sobre las acciones de Volkswagen, a la que otorgan un potencial que supera el 40%. En el banco estadounidense reconocen que el regreso del escándalo del diésel a los titulares no resulta positivo para la compañía, pero creen que “será un un fuerte recordatorio de que la crisis aún no han terminado y el impulso para mejorar la rentabilidad debe continuar a buen ritmo”.

Volkswagen ha llamado a revisión a alrededor de 11 millones de vehículos en todo el mundo desde que admitió hace dos años la manipulación de las pruebas sobre emisiones de gases nocivos en Estados Unidos. Unos 8,5 millones de estos vehículos fueron vendidos en Europa.

El grupo alemán ha explicado que las provisiones adicionales se reflejarán en sus resultados del tercer trimestre, que está previsto que se publiquen el próximo 27 de octubre.

Porsche, que es propietario de algo más del 30% del capital de Volkswagen, ha señalado que estas nuevas provisiones también afectarán a sus resultados. No obstante, la firma de vehículos deportivos de lujo mantiene su previsión de situar sus beneficios de 2017 en un amplio rango que se sitúa entre los 2.100 y los 3.100 millones de euros.

Detención

Este jueves se supo que un exdirectivo de Volkswagen y de su filial Audi ha sido detenido por orden de la Fiscalía de Múnich (sur de Alemania) en el marco de la investigación abierta por la manipulación de motores diésel, informaron varios medios germanos.

El diario Süddeutsche Zeitung y las cadenas regionales NDR y WDR identificaron al detenido como Wolfgang Hatz, jefe del departamento de desarrollo de motores en Audi entre 2001 y 2007; pasó después a formar parte del equipo directivo de Volkswagen y en 2011 fue nombrado responsable de Investigación y Desarrollo en Porsche.

Hatz fue enviado a prisión preventiva por orden del juez de instrucción, según los citados medios.

En los últimos meses, además de Volkswagen, varias de las compañías del grupo, como Audi y Porsche, se han visto salpicadas por el escándalo de las emisiones diésel.