JP Morgan, el mayor banco por activos de EEUU, lanza una clara advertencia a Cataluña, en medio del órdago secesionista que amenaza con proclamar la independencia unilateral en los próximos días.

“Esperamos que este nivel de incertidumbre afecte significativamente la inversión extranjera y doméstica en Cataluña, así como los flujos turísticos en el trimestre actual. Si se prolonga aún más, el impacto podría ser similar a un choque de confianza amplio y afectar al consumo también”, considera el gigante de Wall Street.

Cataluña supone el 20% del PIB, pero no prevemos repercusiones considerables para el resto de España

Para el banco, aunque “Cataluña representa el 20% del PIB español, no vemos en este momento repercusiones considerables en el resto de España, porque no esperamos que los flujos financieros y comerciales se vayan a ver afectados”.

El grupo que preside Jamie Dimon subraya la importancia para el proceso independentista de los movimientos dados por los empresarios catalanes en los últimos días.

“Con excepción de algunas empresas extranjeras que operan en Cataluña, la comunidad empresarial ha estado en gran medida en silencio. Ahora, sin embargo, las empresas siguen evitando tomar parte públicamente, pero la decisión de trasladar [las sedes] es una señal importante […] para preservar la continuidad del negocio”.

El traslado de sedes debería reorientar el debate catalán hacia las consecuencias económicas de la DUI

En principio, indica el grupo financiero, “esto debería ayudar a reorientar el debate catalán hacia las consecuencias económicas de un intento unilateral de independencia. Los enormes costos económicos del abandono de la Unión Europea y la zona del euro siguen siendo la razón principal por la que la posibilidad de independencia es un riesgo muy remoto”.

También observamos, indica JP Morgan, que “la reubicación de los bancos locales en el territorio español fuera de Cataluña para tener acceso sin restricciones a las facilidades de refinanciación del BCE limita en gran medida el riesgo de las salidas de depósitos. Como se ha visto en Grecia, la fuga de depósitos podría haber tenido un gran impacto emocional en la población local”.

La reubicación de los bancos catalanes para no perder el acceso al BCE limita el riesgo de salida de depósitos

De cara a esta semana, la entidad apunta dos posibles escenarios. Por un lado, la posibilidad de que las autoridades catalanas procedan a la declaración unilateral de independencia (DUI). “En nuestra opinión, esto probablemente dará lugar a la respuesta del gobierno central al artículo 155, cuya aplicación mantendrá de facto a Cataluña en España”.

La otra opción es que “las autoridades catalanas suspendan temporalmente la DUI y se muestren abiertos a escuchar las ofertas de negociación de Madrid”.

Fracturas en el bando independentista

En ambos casos, subraya “la posibilidad de que surjan fracturas en el tan unido bando a favor de la independencia. Proclamar la DUI supone el riesgo de la ruptura por parte de alguno de los diputados más moderados en PdeCAT, posiblemente preocupados por las decisiones recientes de la comunidad empresarial”. Sin embargo, “renunciar temporalmente a la DUI conlleva el riesgo de una ruptura con los miembros antisistemas de la CUP. Una disensión significativa podría apresurar la convocatoria de elecciones anticipadas”.

En cualquier caso, añade el banco, “consideramos que a su debido tiempo habrá un proceso político renovado y bien definido que culminará con elecciones regionales anticipadas, ya que incluso la intervención del Gobierno Central aplicando el artículo 155 conduciría naturalmente a la convocatoria de nuevos comicios. Sólo entonces, pensamos que, dependiendo de la capacidad de Madrid para hacer concesiones que puedan debilitar la resolución del banco independentista, será posible evaluar cómo evoluciona el conflicto. En esta etapa, sigue siendo difícil pronosticar cuánto durará esta fase incierta y muy ruidosa”, opinan los analistas del banco norteamericano.