Todo habían sido insinuaciones y avisos, hasta que Puigdemont demostró el 1-O que su aventura independentista no tenía vuelta atrás. Los empresarios venían avisando, con mayor o menor claridad, de que el procés tendría consecuencias, que se tomarían las medidas que fueran necesarias. Pero ninguna de las empresas importantes ha ejecutado medidas drásticas hasta visualizar la declaración de independencia como una posibilidad muy real y nada remota. La primera empresa cotizada que dio el paso fue Oryzon, al anunciar el cambio de sede. Pero la decisión que realmente ha marcado los tiempos ha sido la del Banco Sabadell, que aprobó este jueves abandonar Barcelona.

El primer anuncio: Oryzon

La empresa biotecnológica Oryzon Genomics anunció este martes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que su decisión de trasladar su sede social desde Cornellà de Llobregat a Madrid. En la capital establecerá “su efectiva administración y dirección”. Ninguna compañía cotizada se había atrevido a llegar tan lejos en medio de la tensión soberanista. La medida actuó como revulsivo para sus acciones. Al día siguiente, sus títulos llegaron a revalorizarse hasta un 20% en el parqué.

La decisión fulminante del Sabadell

El presidente del Sabadell, Josep Oliu, había advertido en alguna ocasión que su banco tomaría cualquier decisión con tal de proteger a sus clientes. Pero casi nadie en el mercado esperaba que la ejecutara de manera tan fulminante. Sólo tres días después del 1-O convocó al consejo de administración. Y un día más tarde, el máximo órgano ejecutivo del grupo aprobó el cambio de sede. El Sabadell anunció este jueves que cambiaba su domicilio social a Alicante. Madrid y Oviedo eran las otras candidatas para albergar la sede del grupo, pero Alicante partía como favorita, al encontrarse allí el back up del banco, desde el cual se duplican sus sistemas informáticos. La entidad, que nació en Barcelona hace 136 años, está explicando a los grandes inversores que este movimiento responde a la necesidad de blindarse jurídicamente ante un escenario extremo, al tiempo que lanza un mensaje al mercado de rechazo al órdago secesionista.

Gas Natural se instala en la capital

El cambio de domicilio de Gas Natural Fenosa generó la misma sorpresa que el anuncio del Sabadell. Mientras que la cúpula de La Caixa se pensaba este jueves dar el paso o esperar a que al Generalitat declarara la independencia, el consejo de la empresa energética se reunió un día más tarde y firmó el traslado a Madrid. “Ante los sucesos sociales y políticos que están ocurriendo en las últimas semanas en Cataluña y debido a la inseguridad jurídica que ello provoca, el Consejo de administración de la compañía, ha acordado, en tanto se mantenga esta situación: cambiar su domicilio social a las actuales oficinas corporativas en Madrid, Avenida de San Luis, 77”, explica el grupo en el hecho relevante remitido a la CNMV. El traslado no tiene ningún efecto en la práctica en las sociedades del grupo que prestan sus servicios exclusivamente en Cataluña.

La gran sorpresa: La Caixa, a Valencia

El jueves por la tarde, en los cuarteles generales de La Caixa se barajaban dos escenarios: trasladar ya el domicilio social o hacerlo sólo en el caso de que el Govern aprobará la Declaración Unilateral de Independencia (DUI). Finalmente se impuso la decisión más drástica y el consejo de administración respaldó iniciar los trámites para sacar la sede de Barcelona. El comunicado enviado a la CNMV es histórico, porque implica la salida de Barcelona de la entidad que ha actuado como motor económico de Cataluña en las últimas décadas. “Siendo prioridad de toda entidad financiera la protección de sus clientes, accionistas y empleados, y con el objetivo de salvaguardar plenamente la seguridad jurídica y regulatoria consustancial al ejercicio de su actividad”, señala el documento oficial, “el consejo de administración ha decidido, por unanimidad, ante la actual situación política y social en Cataluña: adoptar las medidas que sean necesarias para trasladar el domicilio social a la calle Pintor Sorolla, 2-4, de Valencia”.

Freixenet y Codorníu, dos rivales con solera… y miedo

“Esperamos no tener que llegar a ello, pero si se produjese la declaración unilateral de independencia, cambiar nuestra sede social es una opción, por responsabilidad empresarial”. Lo advirtió por escrito este viernes Codorníu, la empresa familiar más antigua de España. La firma bodeguera se plantea sacar su sede social de Sant Sadurní d’Anoia (Barcelona), aunque aún no ha comunicado dónde la ubicaría. En su comunicado, la empresa lamentó que, en ocasiones, se la haya vinculado con el independentismo. “Lo hemos desmentido por activa y por pasiva”, señala el grupo familiar. “Queremos repetir bien claro que nosotros no hacemos política, ni queremos, ni nos corresponde, porque para ello están las instituciones y los foros adecuados”.

Los mismos pasos seguirá su máximo rival en Cataluña y en el resto de España. El presidente Freixenet, José Luis Bonet, propondrá al consejo de administración el cambio de sede social, ubicado también en Sant Sadurni d’Anoia. “No depende de mí, depende del consejo, pero desde luego yo lo propondré”, afirmó el también presidente de la Cámara de Comercio de España. “Si realmente vamos a una declaración unilateral de independencia, habrá una salida importante de empresas de Cataluña, lo que causará una daño gravísimo a Cataluña”.

Catalana Occidente sigue la estela

En el caso de Catalana Occidente, la decisión ya está tomada. Pocas horas antes de la reunión del Parlamento de Cataluña en la que se esperaba que se declararse la independencia unilateral, la aseguradora Catalana Occidente confirmó el traslado de su sede social, que pasará a localizarse en el número 4 del Paseo de la Castellana de Madrid.

La compañía aseguradora justifica esta decisión para “preservar los intereses de sus clientes, trabajadores, mediadores y accionistas”, y operar en un marco de normalidad, estabilidad y seguridad jurídica y económica El grupo asegurador, que tiene una valoración bursátil en el entorno de los 4.000 millones de euros, ya había anunciado la semana pasada que estaba valorando distintas medidas para capear las turbulencias generadas por el desafío soberanista catalán.

Planeta esperó a Puigdemont antes de decidirse

El Grupo Planeta, en cambio, esperó a la comparecencia de Puigdemont para confirmar que trasladará su sede social de Barcelona a Madrid. Puigdemont afirmaba poco antes que asumía el “mandato del pueblo” para que “Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de república“, pero seguidamente propuso “suspender los efectos de la declaración de independencia” para abrir la puerta al diálogo.

Planeta había difundido un comunicado el lunes previo en el que informaba de que el consejo de administración adoptaría la decisión de cambiar de sede en el caso de que Puigdemont hiciera una declaración de independencia de Cataluña.

Service Point apuesta por Madrid

Service Point también acordó este viernes trasladar su sede social de Barcelona a Madrid. En una comunicación a la CNMV, la empresa de reprografía digital ha precisado que el holding tendrá su sede en el número 2 de la calle Salcedo de Madrid. Tras anunciar que iba a reunir a su consejo de administración para estudiar un traslado de su sede social, las acciones de Service Point Solutions se dispararon cerca del 17%.

Banco Mediolanum y Arquia dejan Barcelona

Las juntas de accionistas de Banco Mediolanum y Arquia han acordado este viernes trasladar sus domicilios sociales de Barcelona a Valencia y Madrid, respectivamente. Mediolanum señaló que este movimiento busca garantizar los intereses de sus clientes, mantener la normalidad y asegurar “un marco estable” para el desarrollo de su actividad bajo la supervisión del BCE. Banco Mediolanum forma parte del grupo italiano Grupo Bancario Mediolanum, especializado en asesoramiento financiero con presencia, además de España, en Italia y Alemania.

Por su parte, Arquia Banca ha explicado en un comunicado que ha elegido Madrid como destino para su domicilio social por contar ya en esta ciudad con la subdirección general de Finanzas del grupo y la dirección de Banca Privada.

Adeslas, también a Madrid

La compañía de seguros de salud SegurCaixa Adeslas, integrada en el Grupo Mutua Madrileña y participada por Caixabank, ha acordado también trasladar su sede a Madrid.

La nueva sede social de Adeslas, con un volumen de negocio de 1.815 millones de euros en primas a cierre del primer semestre del año, se ubicará en la Torre de Cristal de Mutua Madrileña, situada en el Paseo de la Castellana de Madrid, donde desde hace varios años ya se ubican las oficinas principales de la empresa y la mayor parte de las áreas de gestión.

El presidente de Colonial, y del Círculo de Economía, da el paso

El consejo de administración de Colonial también ha aprobado el traslado de su domicilio social de Barcelona a Madrid para proteger su negocio y los intereses de sus accionistas de la inseguridad jurídica creada por el desafío independentista. La inmobiliaria patrimonialista está presidida por Juan José Brugera, que también es presidente del Círculo de Economía, el gran lobby de los empresarios catalanes. Brugera comparte junta directiva de la organización con otros pesos pesados del empresariado regional como Jordi Gual, presidente de Caixabank, o Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell. Ambas entidades ya aprobaron la pasada semana el traslado de su sede, una a Valencia y la otra a Alicante.

MRW se instalará en Valencia

El grupo de mensajería MRW es otra de las empresas que ha decidido sacar su sede de Barcelona. En concreto, la compañía ha optado por llevarse su domicilio social a Valencia. La razón no es otra que la incertidumbre generada tras la celebración del referéndum independentista del 1-O, han explicado a Europa Press fuentes de la compañía.

Aguas de Barcelona, domiciliada en Madrid

La compañía de gestión de aguas de Barcelona, Agbar, aprobó el traslado de la sede social a Madrid en la última reunión de su consejo de administración. Aguas de Barcelona seguiría así el camino de su matriz, Suez Environnement, que ya cambió Barcelona por Madrid en noviembre de 2015, tras las elecciones del 27-S y la proclamación de la hoja de ruta hacia la independencia del gobierno de Junts pel Sí.

Dos filiales del Axa, a Bilbao

El consejo de administración de Axa España ha aprobado el cambio de domicilio social de las entidades Axa Vida y Axa Pensiones de Barcelona a Bilbao. La compañía señala que esta decisión viene motivada “por la necesidad de garantizar la seguridad jurídica y proteger los intereses de los clientes, mediadores, accionistas y empleados ante el contexto actual en Catalunya”.

Indica que estos acuerdos representan una aceleración de los procesos de fusión de Axa Vida con Axa Aurora Vida dentro de la estrategia de simplificación de entidades legales que la compañía inició a principios de año.

Subraya que el cambio de domicilio social no tiene ninguna consecuencia en los productos y servicios de los clientes ni afectará a los empleados y distribuidores.

Bimbo, camino a la capital

El consejo de administración de Bimbo ha acordado este miércoles trasladar el domicilio de las sociedades con sede en Cataluña a Las Mercedes, Madrid, desde donde el grupo ya dirige la organización en Europa, África o Asia, con el objetivo de mantener la “seguridad jurídica necesaria para poder seguir trabajando con normalidad”.

Según un comunicado, la compañía seguirá operando como hasta ahora a través de sus oficinas y centros de producción situados en Cataluña, Andalucía, Aragón, Cantabria, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Comunidad de Madrid y Comunidad Valenciana, así como a través de sus centros de venta distribuidos por toda la geografía, “que dan trabajo a más de 6.000 personas”.

El grupo Bimbo, líder mundial de la panificación de capital mayoritariamente mexicano, produce y comercializa sus productos en 24 países de cuatro continentes.

Applus Services también se marcha

Applus Services también ha tomado la decisión de abandonar Cataluña, región en la que tuvo su origen hace ahora 21 años, como filial del grupo Agbar.

La compañía, una de las líderes mundiales en Inspección, Ensayos y Certificación, cotiza en bolsa desde 2014 y obtuvo el año pasado unos ingresos de 1.587 millones de euros, un resultado operativo ajustado de 141 millones y empleó aproximadamente a 19.000 personas en 70 países.

Según indica en un comunicado remitido a la CNMV, “el Consejo de Administración de la compañía ha acordado por unanimidad cambiar su domicilio social a Madrid, calle Campezo 1, edificio 3, Parque Empresarial Las Mercedes”. La medida se justifica “para mantener la operativa normal de la compañía y con el fin de proteger el conjunto de los intereses generales de la misma”.