El consejo de administración del Grupo Planeta ha acordado trasladar su domicilio social a Madrid en caso de que se produzca una declaración unilateral de independencia en Cataluña. El consejo ha tomado esa decisión ante la inseguridad jurídica que, consideran, se produciría.

Del mismo modo, la cúpula ejecutiva del gigante editorial también quiere proteger los intereses de sus accionistas, de sus empleados y del proyecto empresarial de una sociedad que tiene su origen en el año 1949.

Según ha avisado la compañía en un comunicado, el traslado de domicilio social no comportará el movimiento de empleados, ya que el grupo cuenta con sedes operativas en diversas ciudades de España que son, ahora mismo, candidatas a acoger la sede social del Grupo Planeta.

Cellnex, Colonial y MRW, también se mudan

El caso de Planeta no es único. A lo largo de este lunes Abertis y su filial Cellnex han decidido sumarse a la desbandada de empresas en Cataluña y han aprobado trasladar su domicilio social a Madrid. Así lo han comunicado mediante dos hechos relevantes enviados a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras la reunión de los consejos de administración.

Abertis, que se mudará al madrileño Paseo de la Castellana, ha alegado que el movimiento se debe «a la inseguridad jurídica generada por la actual situación política en Cataluña», tal y como reza el comunicado de la firma.

Del mismo modo, Colonial también ha aprobado por unanimidad mudar su sede social desde Barcelona a Madrid para proteger su negocio y los intereses de los accionistas, dada la inseguridad jurídica creada por el desafío independentista.

La inmobiliaria está presidida por uno de los pesos pesados empresariales de Cataluña, Juan José Brugera, que también es el presidente del Círculo de Economía, el gran lobby de los empresarios de la región. En la junta de dicha organización están también Jordi Gual, presidente de Caixabank, o Jaime Guardiola, consejero delegado del Banco Sabadell, dos entidades que ya aprobaron el traslado de sus sedes a Valencia y Alicante.

Por su parte, el grupo de mensajería MRW también ha decidido mover su sede de Barcelona a Valencia para esquivar la incertidumbre generada tras la celebración del referéndum del 1 de octubre, según han explicado a Europa Press fuentes de la compañía.