Abertis y su filial Cellnex han decidido sumarse a la desbandada de empresas en Cataluña y han aprobado este lunes mover su domicilio social a Madrid. Así lo han comunicado la concesionaria y su filial de infraestructuras de telecomunicaciones en sendos hechos relevantes remitidos a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) tras la reunión de sus consejos de administración.

Abertis se traslada a su sede en Madrid, en el Paseo de la Castellana 39, «Debido a la inseguridad jurídica generada por la actual situación política en Cataluña, el Consejo de Administración de la compañía ha acordado por unanimidad y en tanto se mantenga esta situación cambiar su domicilio social», reza el comunicado de la firma.

Ambas empresas mantendrán el cambio de sede «en tanto se prolongue» al situación de inseguridad jurídica

«Esta decisión se adopta para mantener la operativa normal de la compañía y con el fin de proteger el conjunto de los intereses generales de la misma», prosigue la nota enviada a la CNMV. «El presente acuerdo no afecta a aquellas sociedades del Grupo que prestan sus servicios exclusivamente en Cataluña». Horas antes, la CNMV había autorizado la oferta de compra de la italiana Atlantia sobre Abertis, a 16,5 euros por acción, mientras que Florentino Pérez estudia presentar una contraopa por la compañía que preside Salvador Alemany y cuyo consejero delegado es Vicente Reynés.

Cellnex, en la que Abertis tiene una participación de referencia del 34% de las acciones, también ha dado el paso y ha aprobado su traslado a Madrid. La empresa vincula su decisión a los “acontecimientos en Cataluña de las últimas semanas” y al “contexto de incertidumbre que puede mantenerse”. Cellnex abre la puerta a su regreso a Barcelona, dado que apunta que el cambio de la decisión de cambio de domicilio se mantendrá “en tanto esta situación se prolongue”.

El nuevo domicilio social estará ubicado en la calle Juan Esplandiú, 11-13, de Madrid. Un cambio que “tiene como objeto asegurar la plena y normal operativa de la compañía en relación a todos sus grupos de interés”, según apunta Cellnex en su hecho relevante.

El Ibex, en desbandada

La decisión de Abertis, que gestiona la mayoría de los peajes en Cataluña -algunos desde hace más de medio siglo- , era muy esperada, ya que es una de las grandes del Ibex. Caixabank ya optó por mover su domicilio social a Valencia, lo mismo que Gas Natural (a Madrid) o Sabadell (a Alicante). Otras como Grifols se resisten a cambiar de sede mientras que firmas catalanas de tradición familiar como Codorníu o Freixenet han dicho que trasladarán su domicilio social ante una eventual Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

JP Morgan, en este sentido, ha advertido de una caída del turismo y las inversiones en Cataluña si hay DUI. Y grandes empresarios están haciendo lobby sobre Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat, para que posponga o anule cualquier tipo de declaración de independencia.