La batalla está servida. Sólo un día antes de que terminara el plazo previsto por la ley, ACS se ha lanzado por Abertis, mejorando la oferta de la italiana Atlantia. Y lo ha hecho con decisión: la constructora que preside Florentino Pérez ha roto todos los pronósticos al ofrecer 18,76 euros por acción, lo que implica valorar el grupo de infraestructuras en 18.580 millones de euros, un 13,5% por encima de la propuesta de Atlantia.

Ahora, la pelota queda en el tejado de Atlantia, obligada a mover ficha si quiere evitar que se le escape una presa por la que lleva negociando más de seis meses y con la que aspira a convertirse en líder mundial en la gestión de autopistas.

El mercado parece apostar a que el grupo italiano reaccionará con una mejora de su propuesta: este miércoles, nada más conocerse la oferta de ACS -articulada a través de su filial alemana Hochtief-, los títulos de Abertis se elevaron más del 7%, situándose por encima, incluso, del precio propuesto por la empresa presidida por Florentino Pérez.

De hecho, fuentes de la compañía controlada por la familia Benetton han asegurado contar con capacidad financiera para lanzar una OPA mejorada y «más competitiva», que se materializaría en los próximos meses, según Europa Press.

Atlantia ha dejado entrever que mejorará su oferta por Abertis en los próximos meses

Lo cierto es que ni a Atlantia ni a nadie en el mercado le puede haber tomado por sorpresa el movimiento de ACS. Casi desde que se conocieron las pretensiones del grupo italiano sobre Abertis, hace ahora seis meses, los inversores han especulado con que tendría que mejorar su oferta o aparecería otra firma que superaría su propuesta. Por eso, Abertis se ha mantenido desde mayo, casi sin interrupción, por encima de los 16,5 euros que ofrecía Atlantia.

Esta guerra de rumores, opas y contraopas, cuya última página parece aún pendiente de escribir -y que probablemente se alargará hasta 2018-, ha sido todo un acicate para la cotización de Abertis. Desde el pasado 18 de abril, cuando se conoció el interés de Atlantia, sus acciones se han revalorizado más de un 23%, alcanzando las cotas más altas de su historia.

Ni siquiera las tensiones en Cataluña, una región en la que Abertis genera un 16% de su Ebitda -según cálculos de Société Générale-, han logrado perturbar la tónica ascendente de la compañía sobre el parqué.

De este modo, la puja por el grupo de infraestructuras que preside Salvador Alemany ha generado ya -aunque aún latentes- cuantiosas ganancias a sus accionistas. Y, obviamente, su principal accionista, La Caixa, ha obtenido los mayores réditos.

La Caixa se ha beneficiado de la revalorización de sus participadas Abertis y Cellnex

La fundación que preside Isidre Fainé controla a través de Criteria un 22,25% del capital de Abertis, según detalla la firma de infraestructuras en su propia página web. Ese paquete de acciones tenía al inicio de la sesión del pasado 18 de abril un valor de 3.368 millones de euros. Hoy, esos títulos alcanzan un valor de 4.138 millones, lo que representa una ganancia de 770 millones en seis meses.

Además, el máximo accionista de CaixaBank también ha sacado provecho de la revalorización de Cellnex, participada por Abertis. El banco controla un 5,94% de las acciones del grupo de infraestructuras de telecomunicaciones, que ha repuntado más de un 30% en bolsa desde el 18 de abril, entre rumores sobre la posibilidad de su venta a un competidor. Esto significa que la valoración de la participación de Criteria en Cellnex se ha elevado en los últimos seis meses desde los 278 millones hasta los 213.

Resulta significativo que, desde que Atlantia lanzó su oferta, La Caixa ha optado por el silencio, sin emitir de forma clara una valoración sobre la misma. La postura de la entidad, que controla más de una quinta parte de Abertis, se antoja decisiva para el resultado final de la puja.

Teniendo en cuenta los términos de la oferta de ACS, que ha establecido como condición para el éxito de la oferta que sea aceptada por la mitad más una de las acciones y que casi un 20% de esas acciones opten por el pago en acciones (se establece una retribución en efectivo o en acciones de su filial alemana Hochtief), la decisión que la fundación que dirige Fainé.

El grupo que preside Florentino Pérez podría tener la intención de convencer a La Caixa de que canjee al menos una parte de sus acciones de Abertis por nuevos títulos de Hochtief y se convierta en uno de los inversores de referencia del grupo germano en el que ACS pretende integrar el negocio de Abertis. Para hacer más apetecible esta opción, la constructora española planea distribuir como dividendo cerca del 90% de los beneficios de la nueva compañía, siempre que no comprometa su situación financiera.

Los fondos toman posiciones

La posibilidad de sacar tajada de la batalla por Abertis no ha pasado desapercibida para los grandes fondos de inversión internacionales, que han ido tomando posiciones en las últimas semanas en la compañía española de infraestructuras.

Uno de los últimos en llegar ha sido el banco suizo Credit Suisse, que este martes comunicó a la CNMV que el día 11 de septiembre había alcanzado el control del 1,5% de Abertis. Desde ese día, las acciones del grupo español han experimentado una revalorización del 8,4%. Ese mismo día, Barclays se convirtió en propietario del 1,38% de la compañía que preside Salvador Alemany.

El fondo TCI, accionista también en Aena, Ellios Capital y Lazard son otros de los grandes inversores que han elevado su participación en Abertis en las últimas semanas, tratando de sacar provecho de una batalla que aún podría generar notables réditos.