La evolución del negocio de Popular está volviendo a la normalidad. José Antonio Álvarez, consejero delegado de Santander, destaca que ya han vuelto 10.000 millones de depósitos de los 20.000 millones que salieron de Popular, desde el día de la compra por parte del grupo que preside Ana Botín.

“Estamos recuperando depósitos de particulares y pymes de Popular de forma sostenida y estamos contentos. La tendencia es buena y estamos satisfechos. La gente de Popular está haciendo una labor excelente”, aplaude el ejecutivo.

El 60% de los accionistas de Popular ha aceptado el bono de fidelización que ofreció Santander

En cuanto al crédito, Álvarez reconoce que “Popular tenía dificultades de liquidez y había muy poca actividad crediticia, pero en septiembre se ha empezado a recuperar y hay días en los que el activo no cae y otros, incluso, en los que crece, en un contexto en el que el crédito institucional en España sigue cayendo”.

Sobre los movimientos de dinero en Cataluña, asegura que “el movimiento de depósitos no es material”, aunque “sí ha habido nerviosismo y algo más de afluencia de clientes en oficina, no sólo en Cataluña”. Álvarez destaca que “tenemos presencia en Cataluña y queremos seguir trabajando naturalmente” y descarta de plano cualquier tipo de plan para abandonar la región aunque se llegase a una situación política extrema.

En su opinión, el impacto del procés de Cataluña será “poco perceptible en el PIB para este año por la inercia de la economía, que sigue siendo fuerte”.

Santander “probablmente” hubiese trasladado su sede fuera de Barcelona si fuese un banco catalán

Sobre la salida de empresas de Cataluña, indica que “el mandato de las empresas es proteger a empleados, accionista y clientes, y en función del entorno, tratan de minimizar el riesgo y dar estabilidad a las compañías”. Apunta que, si su sede estuviese en Cataluña, “probablemente” hubiesen seguido la lógica racional y actuado igual que sus competidores.

Preguntado por efecto en las inversiones, el consejero delegado apunta que “es evidente que una situación de tensión política genera incertidumbre y eso normalmente retrasa las inversiones. Depende del factor tiempo. Hasta ahora no es relevante porque el tiempo transcurrido no es suficiente para hacer una valoración de eso”.

Santander ha devuelto más de 200 millones de euros a los afectados por cláusulas suelo

En cuanto a las cláusulas suelo, Álvarez detalla que, hasta la fecha, han devuelto más de 200 millones de euros a clientes de Popular afectados por los límites a los tipos de interés.

José García Cantera, director financiero del grupo, destaca la positiva evolución de la Cuenta 123 con la que ha logrado elevar un 36% el número de particulares vinculados y un 14% en el caso de las empresas. Como resultado, subraya que la facturación de la tarjeta de crédito aumenta un 46%Cada vez vinculando más apersonas. El gasto del tarjetas crece un 46%.

El directivo apunta que los bonos de fidelización que ofrecieron a los accionistas de Popular que acudieron a la ampliación de capital han sido aceptados por el 60% del volumen de afectados. “Queda un mes y medio y creo que llegaremos a una cifra mayor”, indica el consejero delegado del grupo.

Álvarez ha señalado que se reunirán con los sindicatos en las próximas semanas para negociar básicamente la reestructuración de la plantilla de los servicios centrales.

Más de 5.000 millones de beneficio

Banco Santander obtuvo un beneficio neto de 5.077 millones de euros entre enero y septiembre de 2017, un 10% más que un año antes, tras destinar 515 millones de euros a cargos extraordinarios, que incluyen los gastos de integración del Banco Popular, adquirido el pasado 7 de junio. En un comunicado remitido hoy a la CNMV, la entidad explica que en el tercer trimestre estanco ganó 1.976 millones excluidos los cargos extraordinarios, un 17% más, en tanto que si se incluyen los citados gastos, el beneficio atribuido trimestral es de 1.461 millones de euros, un 14 % menos.

Según explica la entidad, en España, sin contar el Popular, el beneficio atribuido aumentó un 61%, hasta 914 millones, por el efecto de un cargo neto extraordinario de 216 millones de euros sin el que la ganancia hubiera crecido un 16 %. En cuanto al Popular, la entidad generó una pérdida atribuida de 122 millones de euros por un cargo no recurrente de 300 millones de euros registrado en el tercer trimestre para costes de integración.