Del 1-O al 1-N. Del referéndum independentista marcado por las cargas policiales a la comparecencia en el exilio del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont. La crisis catalana cumple un mes, 31 días turbulentos de idas y venidas que han mantenido en vilo a los mercados financieros.

Entre los grandes analistas, la posibilidad de una independencia de Cataluña en el medio plazo ha sido desechada casi desde un primer momento, pero el miedo a un conflicto prolongado que acabara golpeando a la economía catalana y, por ende, a la española ha generado instantes de elevado nerviosismo entre los inversores.

Sin embargo, el balance final del mes no puede ser sino positivo. El Ibex ha cerrado octubre con una ganancia del 1,36%, lo que le ha permitido situarse por encima de los 10.500 puntos por primera vez desde mediados de agosto. Desde sus mínimos mensuales, marcados el día 4, en plena oleada de tensión tras el referéndum, el índice español acumula una remontada del 5,6%.

Esta escalada se ha fraguado, en buena medida, en la buena acogida que ha dado el mercado a la aplicación por parte del Gobierno español del artículo 155 para intervenir la autonomía catalana y la convocatoria de elecciones en la región para el próximo 21 de diciembre. «En nuestra opinión, la aplicación ordenada del artículo 155 y el adelanto de las elecciones regionales han reducido la probabilidad de una escalada de las tensiones a corto plazo», afirmaba este martes la agencia S&P.

Desde que marcó mínimos el 4 de octubre, el Ibex ha remontado un 5,3%

Lo cierto es que, en las dos sesiones transcurridas desde la decisión del Ejecutivo que preside Mariano Rajoy, el Ibex ha recuperado más de un 3% de su valor. Una escalada, comandada por varias de las empresas que más han sufrido durante los momentos de tensión por su elevada exposición al mercado catalán.

Así, los bancos de origen catalán, Sabadell y CaixaBank, han experimentado repuntes del 8,25% y 4,69%, respectivamente. Grifols, la única compañía del índice español que mantiene su sede en Cataluña, también sube más del 8% en dos días y las inmobiliarias Colonial y Merlin registran repuntes en el entorno del 6%.

De este modo, las empresas de la bolsa española con más presencia en Cataluña han logrado reducir a la mínima expresión o incluso borrar por completo sus recortes de inicio de mes. CaixaBank y Sabadell caen en octubre alrededor del 3,5% y el 2,5%, respectivamente, y las inmobiliarias Colonial y Merlin, también se dejan en torno al 2,5%. Grifols, por su parte, no sólo salva el mes con ganancias superiores al 8,5%, sino que ha alcanzado los niveles más elevados de su historia.

Mejora la prima de riesgo

La mejora de la visión del mercado sobre la crisis catalana también ha tenido un notable reflejo en el mercado de deuda. Los primeros compases de la crisis provocaron un intenso repunte de las rentabilidades de los bonos españoles, conforme los inversores veían enturbiarse las perspectivas económicas del país.

El interés del bono español a 10 años llegó a rozar el 1,8% por primera vez desde el pasado mes de marzo y la prima de riesgo se situaba claramente por encima de los 130 puntos básicos. El Tesoro tuvo que asumir un incremento de los costes para vender su deuda entre los inversores durante las primeras semanas del mes.

Ahora, en cambio, el interés del bono español a 10 años se sitúa en el 1,45%, su mejor nivel desde principios de septiembre, pocos días antes de que el Parlamento de Cataluña aprobara la Ley de Transitoriedad para la construcción del Estado catalán en caso de victoria del independentismo en la consulta del 1 de octubre.

La prima de riesgo española cae por debajo de los 110 puntos por primera vez desde el verano

La caída de las rentabilidades de la deuda se ha visto favorecida por el último mensaje del BCE, que ha sido interpretado como una promesa de que los tipos se mantendrán en niveles mínimos al menos hasta 2019. Los débiles datos de inflación en la eurozona, conocidos este martes, refuerzan esta perspectiva. Así, desde la comparecencia del presidente del banco central, Mario Draghi, el pasado 26 de octubre, el interés del bono español a 10 años ha recortado cerca de 20 puntos básicos.

Sin embargo, la evolución de la deuda española ha sido significativamente mejor que la de sus países vecinos. En el mismo periodo, los tipos del bono germano a 10 años han descendido 12 puntos, lo que ha permitido que la prima de riesgo caiga por primera vez desde septiembre por debajo de los 110 puntos.