El artículo 155 ha devuelto la confianza a los mercados financieros. La intervención de la autonomía catalana y la convocatoria de nuevas elecciones en la región para el próximo 21 de diciembre parecen haber disuelto la incertidumbre que pesaba sobre los activos españoles y anima a los inversores a apostar su dinero en el parqué español.

El Ibex ha celebrado esta favorable coyuntura con ganancias que rozan el 2,5%, lo que representa su mayor subida en una sesión desde el pasado 5 de octubre. El índice suma de este modo en un solo día 15.285 millones de euros de capitalización, hasta los 658.537 millones.

De este modo, el índice compensa con creces el revés sufrido el viernes, cuando el Parlamento catalán aprobó la independencia unilateral.

Con esta escalada, el Ibex se sitúa en el entorno de los 10.450 puntos, su nivel más elevado desde el pasado 16 de agosto, bastante antes de que la aprobación de la Ley de Transitoriedad en el Parlamento catalán prendiera la mecha de la tensión en la región.

En los últimos días, algunas firmas de análisis habían mostrado su apoyo a la intervención de la autonomía catalana para poner solución a la crisis catalana. Y la decisión del Gobierno de convocar elecciones de forma inmediata también se ha ganado el respaldo de la banca internacional. Barclays, que teme que la oposición al control directo del Estado en Cataluña desencadene nuevas tensiones sociales que acaben golpeando a la economía, indica sobre las elecciones que, «dado que tendrán lugar el 21 de diciembre, el trastorno para la actividad debería limitarse a estos dos meses, mitigando los riesgos de que el crecimiento del PIB sea inferior al 2,5% en 2018».

En la misma línea, los analistas de Alantra observan que «convocar elecciones en diciembre es una buena medida, un positivo paso adelante y podría representar el primer paso hacia un freno a la escalada de las tensiones y una normalización de la situación más adelante».

Sabadell y CaixaBank destacan entre los mejores valores del día, con alzas superiores al 4%

Esta visión ha favorecido que durante la sesión de este lunes los inversores hayan vuelto a apostar por algunos de los valores dejados de lado en las últimas semanas por su exposición a Cataluña. En ese sentido, Sabadell y CaixaBank vuelven a ser protagonistas, aunque en este caso de forma positiva. La entidad que preside Josep Oliú se ha anotado más de un 5,6%, mientras que CaixaBank sube un 4,17%. «Sabadell ha progresado mucho en el refuerzo de su balance y finalizará 2017 con los mejores niveles de solvencia entre sus comparables, al tiempo que ofrece tendencias resistentes tanto en términos comerciales como de resultados», señalan en Alantra.

El buen hacer ha sido extensible a compañías inmobiliarias como Colonial y Merlin, que suman alrededor del 4,5% y el 3,8%, respectivamente, y Siemens Gamesa estira su reciente escalada con una ganancia del 4,12%. Bankia, que presentó resultados este lunes, ha repuntado un 2,21%, mientras que Indra puso el punto negativo, con un recorte superior al 2,5%.

La mejora también ha sido ostensible en el mercado de deuda, donde el interés del bono español a 10 años se sitúa por debajo del 1,5% por primera vez desde principios de septiembre, tras recortar más de diez puntos básicos. La prima de riesgo frente a Alemana cae nueve puntos básicos, hasta los 112 puntos, a pesar de que la deuda germana también registró un buen día, favorecida por los últimos mensajes del BCE.

Con la vista en las elecciones

Para los expertos, la clave para los mercados en los próximos días estará en el grado de oposición al que tenga que hacer frente el Gobierno a la hora de asumir el control en Cataluña. «El daño social y económico ya está hecho pero puede ir a más si persisten los enfrentamientos entre el ahora exgobierno autonómico y el Gobierno de España», apuntan en Link Securities.

No obstante, los últimos acontecimientos en la región, con la marcha a Bélgica del expresidente regional Carles Puigdemont, junto a varios miembros de su Gobierno, y la decisión de PdeCat y ERC de acudir a las elecciones del 21 de diciembre apuntan en la dirección de que la tensión social podría enfriarse.

Sobre los comicios, en Barclays apuntan que «es poco probable que las elecciones regionales cambien per se los patrones de votación del electorado catalán de forma significativa». No obstante, desde el banco británico también resaltan que la oferta de una reforma constitucional que han hecho los principales partidos nacionales, la evidente falta de apoyos internacionales y la fuga masiva de empresas que se ha producido en las últimas semanas «podrían generar inquietudes sobre las perspectivas económicas y de empleo e impulsar a los votantes a adoptar una posición más conciliadora».

En este escenario, los analistas de Commerzbank sugieren que «la mejor estrategia para Madrid sería llevar su intervención en los asuntos catalanes a un mínimo mientras ofrece mayor autonomía y espera que las fuerzas pro independencia se desmoronen».

Mientras tanto, la incertidumbre y la volatilidad en el mercado español parecen garantizados, pero «si la situación se estabiliza y se tranquilizan los ánimos, es muy factible que la bolsa española rebote con cierta intensidad en el corto plazo», comentan en Link Securities.