La portavoz del Ayuntamiento de Madrid, Rita Maestre, ha declarado que el Gobierno municipal, encabezado por Manuela Carmena, no descarta ningún paso «administrativo, político y judicial» ante el «trato injusto» del Ministerio de Hacienda. Según Maestre, el ministro Cristóbal Montoro «somete a una Administración que tiene más de 1.000 millones de euros anuales de superávit y que ha reducido su deuda más de un 40%, más de 2.000 millones en dos años».

Así ha respondido el Gobierno municipal a la resolución del Ministerio de Hacienda, en la que explican al Consistorio que rechazan por tercera vez su Plan Económico y Financiero (PEF). En adelante, la Secretaría General pasará a tutelar las operaciones financieras de forma semanal. Desde el Ayuntamiento han explicado que trimestralmente se enviaba esa información de las cuentas al departamento que dirige  Montoro.

Y es que para Maestre, el Ministerio pide en la resolución enviada al Ayuntamiento una «información semanal sobre el estado de las cuentas». «Sin entrar en el debate terminológico», Maestre ha indicado en una convocatoria de prensa de urgencia que el Consistorio tiene un plazo de 15 días para recurrir y contestar esa petición de comunicación semanal que hace el Ministerio.

«Interpretación retorcida»

En la misma línea se ha expresado vía Facebook Eduardo Garzón, asesor del concejal de Economía Carlos Sánchez Mato. Según Garzón, la intención de Montoro es «que se apliquen recortes de gasto por cuantía de 238 millones en 2017»; en caso contrario, «el ministro amenaza con imponer medidas coercitivas de mayor dureza».

«Esta intromisión no tiene ningún sustento económico y ni siquiera jurídico», rebate el eventual contratado por el Consistorio madrileño. «Ahora Madrid tiene las cuentas más que saneadas. Cuando se deja de robar queda mucho dinero para potenciar las políticas públicas y sanear las cuentas. Esta vejación se debe a que el gobierno de Ahora Madrid está demostrando que se puede decir adiós a la austeridad; es un ejemplo que los fanáticos de la austeridad no pueden dejar que prospere».

De acuerdo con el asesor del responsable económico de Cibeles, el problema reside en «la interpretación que utiliza el Ministerio con Madrid, criticada por la Federación Española de Municipios y Provincias y por la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal». Acusa a dicha interpretación de «retorcida».