Colonial sigue dando pasos para volver a convertirse en un gigante del mercado español. El grupo presidido por Juan José Bruguera ha anunciado este lunes la presentación de una oferta para tomar el control del 100% de las acciones de Axiare.

Según los términos de la opa (Oferta Pública de Adquisición) anunciados este lunes en un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Colonial ofrecerá 18,5 euros a los actuales accionistas de Axiare, lo que representa una prima del 13% respecto al cierre del pasado viernes. Esta cifra supone valorar el 100% de la socimi que dirige Luis López de Herrera-Oria en unos 1.462 millones de euros.

Colonial ha comunicado además este lunes que en los días previos a la presentación de la oferta ha elevado su participación en Axiare, de la que ya era principal accionista, un 13%, por lo que actualmente ya controla un 28,79%. Esto significa, que el desembolso que tendrá que hacer para adquirir el 100% de Axiare ascendería a unos 1.041 millones de euros. No obstante, el grupo presidido por Bruguera, que asegura contar con los fondos necesarios para llevar a cabo la operación, daría por buena la oferta con que le permitiera controlar la mitad más una de las acciones de Axiare.

La intención de Colonial es integrar Axiare dentro de su negocio, por lo que forzaría su exclusión del parqué. A las valoraciones actuales de mercado, Colonial y Axiare conformarían el segundo mayor grupo inmobiliario del parqué español, con una valoración próxima a los 4.300 millones de euros, lo que les acercaría a la capitalización de Merlin (alrededor de 5.200 millones), el gigante del sector en la bolsa española.

Ambos grupos cuentan con activos valorados en casi 10.000 millones de euros, de los que más del 80% corresponderían a Colonial y el resto a Axiare.

Aunque en el último mes ambos valores se han visto afectados por la crisis catalana –que obligó a Colonial a trasladar su sede fuera de Cataluña-, en líneas generales han vivido un buen 2017 sobre el parqué, favorecidos por la pujanza del negocio inmobiliario en España. Colonial, que ha regresado este año al Ibex, casi una década después de su salida del índice, acumula ganancias próximas al 20%, mientras que Axiare se anota en el ejercicio algo más del 18%.

La posibilidad de que Colonial tratara de hacerse con el control de Axiare ha estado sobre la mesa desde que el grupo que preside Bruguera comenzó a tomar posiciones en su capital, en un movimiento que generó recelos entre los accionistas del grupo que saltó al parqué español en 2014, como una de las primeras socimis del mercado español.

Por eso, la decisión esta mañana de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de suspender la cotización ambas compañías, «mientras es difundida una información relevante sobre la citada entidad», ha desatado inmediatamente los rumores en el mercado sobre la posibilidad de que ambas compañías estuvieran planteándose su integración.

Poco después de las 10:30, cuando fue levantada la suspensión de la negociación de ambos valores, las acciones de Colonial repuntaban en torno al 1,5%, mientras que Axiare abría con alzas que superaban el 14%.

Buenos resultados

Colonial obtuvo un beneficio neto de 454 millones de euros en los nueve primeros meses, un 82% más, impulsado por el impacto fiscal de su conversión a socimi, el aumento de los alquileres y la revalorización de sus activos.

Los resultados de la inmobiliaria incluyen un ingreso de 41 millones por la devolución de lo pagado en determinados impuestos como consecuencia de acogerse al régimen socimi.

En el ámbito operativo, Colonial elevó un 3% los ingresos por rentas de alquiler entre los pasados meses de enero y septiembre, hasta sumar 212 millones de euros.

De su lado, el beneficio bruto de explotación (Ebitda) se situó en 169 millones, un 2% más, según informó la inmobiliaria, que el pasado mes de octubre trasladó desde Barceona hasta Madrid su sede ante la incertidumbre generada en Cataluña por el reto independentista.

En los nueve primeros meses, la compañía firmó 76 contratos de alquiler por un total de 110.050 metros cuadrados de superficie de oficinas. De ellos, 23 se suscribieron en Barcelona, otros 31 en Madrid y los otros 22 en París.

En cuanto a Barcelona, a cierre de septiembre y, por tanto, antes de que en octubre comenzara la fuga de empresas de la Ciudad Condal, Colonial firmó contratos de arrendamiento por 51.514 metros cuadrados de oficinas en el tercer trimestre y por 261.940 metros en los primeros nueve primeros meses del año.