Primero fueron los cambios de sede social de empresas fuera de Cataluña. Después la decisión de iniciar un camino que parece de no retorno, con el traslado de sedes fiscales. Ahora, la Federación Nacional de Asociaciones de Trabajadores Autónomos (ATA) ha levantado la voz para advertir de que Cataluña perdió 1.259 autónomos en el mes de octubre, lo que supone la desaparición de 40 autónomos diarios y un retroceso porcentual del 0,2%. Y es que los autónomos rara vez se trasladan, directamente echan el cierre.

En una comparativa con octubre del pasado año, se observa que la comunidad autónoma sumó entonces 1.344 autónomos, es decir 43 emprendedores cada día, 40 más que en el mismo mes de 2017. De ahí el frenazo y por ello la pérdida de la que habla ATA, frente a la creación neta de 76 nuevos negocios diarios en Madrid en el mismo periodo.

Las cifras coinciden con un mes en el que el paro aumentó en toda España y en la que la afiliación en Cataluña se estancó con el descenso del turismo, dado que octubre marca el fin de la época de verano. Si bien, el propio sector turístico ya acusó la crisis institucional catalana en el mismo mes de octubre.

En ese contexto, ATA asegura que estos datos ponen de manifiesto que la situación que está viviendo en estos momentos Cataluña «está pasando factura a los autónomos». Los datos que maneja la organización indican que dos de cada tres autónomos que ejercen su actividad en Cataluña aseguran verse afectados por la caída de la actividad y de las ventas. En el sector del comercio, se ven afectados, por ejemplo, casi un 54% de los autónomos.

El informe de ATA revela también que las bajas de autónomos en Cataluña a la Seguridad Social se incrementaron en octubre más de un 20% respecto al mismo mes de 2016, mientras que las altas se redujeron cerca de un 5%.

En concreto, en octubre se registraron 12.415 bajas al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) y 11.156 altas, lo que arroja un descenso mensual en el número de cotizantes de 1.259 autónomos. Frente a estas cifras, en octubre de 2016 se dieron de baja 10.279 autónomos y de alta 11.623 autónomos.

Barcelona, el pulmón de los autónomos catalanes

Con todo, el análisis por provincias indica que la actividad se mantiene al menos en Barcelona. Únicamente la ciudad condal logró sumar nuevos trabajadores por cuenta propia en octubre, con 617 nuevos cotizantes al RETA. El resto de provincias cerró el mes con descensos. Así, Girona perdió 1.084 autónomos respecto a septiembre (-1,7%); Tarragona dijo adiós a 662 trabajadores por cuenta propia (-1,2%) y Lleida se quedó sin 130 autónomos (-0,3%).

En cuanto a los sectores de actividad, hostelería y comercio impulsaron la pérdida de autónomos en Cataluña en el mes de octubre, en línea con el descenso del turismo. En concreto, hostelería perdió 1.138 autónomos en el mes (-2,1%) y comercio, 1.112 autónomos (-0,9%).

Frente a estos descensos, sólo la educación, sector que tradicionalmente crece en octubre por el inicio del curso escolar y académico, sumó 639 nuevos trabajadores por cuenta propia en Cataluña.

«El problema de la región con los autónomos no es de deslocalización, sino mucho más grave y preocupante: una media de 40 autónomos diarios se ha visto abocado a cerrar su negocio. Cuando caen los autónomos se presagia una caída de empleo en los próximos meses», ha advertido el presidente de ATA, Lorenzo Amor.

Amor confía en que tras las elecciones del 21 de diciembre la situación vuelva a la normalidad en Cataluña y se frene la pérdida de autónomos en esta comunidad.