Los titulares de hipotecas multidivisa que hayan estado pagando sus mensualidades en yenes o francos suizos durante los últimos 10 años podrán recuperar en torno a la tercera parte del valor del préstamo, si demuestran que el crédito no cumplió los criterios de transparencia.

El Tribunal Supremo ha establecido la nulidad parcial de las hipotecas multidivisa por su falta de transparencia, adaptando así la doctrina establecida el 20 de septiembre por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE).

La sentencia obligará a las entidades que hayan comercializado estos productos sin informar debidamente de los riesgos a recalcular el importe que sus clientes deberían haber abonado si hubiesen hecho frente a un crédito en euros referenciado al tipo de interés medio del momento. El exceso de dinero pagado por los clientes se descontará del principal pendiente. El préstamo quedará denominado en euros a partir de ese momento.

Los bancos tendrán que recalcular el dinero que sus clientes habrían abonado si el crédito hubiese estado en euros

El Supremo considera que las cláusulas cuestionadas no superan el control de transparencia, por lo que declara la nulidad parcial del préstamo y la eliminación de las referencias a la denominación en divisas, de modo que la hipoteca queda como un préstamo concedido y amortizado en euros. Esta sentencia beneficia a entorno a 70.000 españoles que contrataron este tipo de préstamos durante la burbuja inmobiliaria.

Alfonso Martín, abogado del bufete Lean, especializado en delitos financieros, explica que los hipotecados en yenes o francos suizos recuperarán grosso modo una tercera parte del importe por el cual formalizaron el crédito, si llevan en torno a una década pagando, el periodo más habitual, puesto que estas hipotecas se comercializaron activamente entre 2006 y 2008.

Desde entonces hasta hoy, el euro se ha depreciado en torno a un 20% y 30% frente al yen y la moneda helvética, respectivamente.

Multidivisa ¿Y si hubiese firmado mi hipoteca en Euros?:

Barclays (hoy integrado en CaixaBank), Bankinter, Santander, BBVA, Popular y Deutsche Bank figuran entre las entidades que ofrecieron este tipo de préstamos.

El bufete Lean señala casos reales de clientes afectados por hipotecas multidivisas: Un préstamo en la moneda nipona firmado en 2008 con Barclays por importe de 310.000 euros tenía una deuda pendiente, a enero de 2017, de 309.000 euros. En estos nueve años, el afectado ha hecho frente al pago de 162.000 euros, y sólo ha amortizado mil euros del préstamo.

Alrededor de 70.000 españoles contrataron este tipo de préstamos durante la burbuja inmobiliaria

Otro ejemplo es el de un préstamo contratado en 2007 con Bankinter, por importe de 232.000 euros, que tenía pendiente de pago en septiembre del año pasado 252.000 euros. Es decir, 30.000 euros más que en el momento en el que se formalizó, a pesar de que el cliente, durante los años transcurridos, había pagado cuotas por 106.000 euros.

Cuanto mayor es la cuantía del préstamo, mayor el perjuicio para el cliente. “De una deuda inicial de 1,3 millones de euros, los clientes habían pagado 500.000 euros en cuotas y seguían debiendo, según el banco, 1,8 millones de euros”, explica Martín.