La Gran Vía madrileña comenzó desde la noche del lunes a cambiar su aspecto para que el peatón gane terreno. Comenzó con la instalación de barreras de seguridad peatonal durante las noches de esta semana con el objetivo de que este viernes 1 de diciembre los cortes al tráfico sean ya una realidad: las restricciones se producirán del 1 al 3 de diciembre, ambos incluidos; del 5 al 10 y del 15 al 17 de ese mes; y durante las fiestas navideñas entre el 22 de diciembre y el 7 de enero.

Éstas son las claves de la nueva Gran Vía que está ideando el Ayuntamiento de Manuela Carmena:

1.- ¿Cuál es el grueso de la actuación?

En resumidas cuentas, quitar un carril por sentido para los coches y ganarlo para los peatones. Actualmente hay tres carriles por sentido para los vehículos (seis en total): después de la reforma, dos.

El peatón gana 5.400 metros cuadrados en la Gran Vía: puede parecer mucho, pero es poco más que un campo de fútbol (5.000 metros cuadrados).

La otra pata: la restricción de acceso a vehículos privados, con la excepción de los autorizados (Cabify, Uber, taxis, carga y descarga), además de a los de los residentes del distrito Centro.

2.- ¿Cómo se dispondrán esos carriles?

Los particulares solo podrán circular por un carril, el central. El lateral será un carril-bus-taxi-moto. El central, para los coches y será también ciclocarril, que es la manera de llamar a la calzada cuando lleva pintada un círculo blanco con una bicicleta dentro. El central estará limitado a 30 kilómetros por hora.

3.- ¿Se prevé el caos circulatorio?

En previsión, el Ayuntamiento madrileño acompaña esta reforma de la Gran Vía con la medida estrella de Ahora Madrid: el cierre del centro a los coches reconvertido en un Área de Prioridad Residencial única. Otra cosa son los accesos: uno de los puntos negros del tráfico es la confluencia de Gran Vía con Princesa, a la altura de la Plaza España. Y uno de los puntos más contaminados de la capital está en la cercana Cuesta de San Vicente.

4.- ¿Por qué esta reforma?

Porque la votaron masivamente los madrileños -arguye el Ayuntamiento-, que autorizaron con su voto en referéndum municipal “la ampliación de aceras”, “incrementar el número de pasos peatonales”, “mejorar las condiciones de las plazas traseras” y “mantener la prioridad” del “transporte público colectivo”.

5.- ¿Cuánto costará?

Diez millones de euros, con IVA. Un millón de euros se van en losas de granito, según el colectivo Nación Rotonda.

6.- ¿Mejoran las condiciones para la bici?

Poco o nada. De Plaza España a Callao, y solo para la subida, se ha hecho un carril de bici segregado con pintura que recuerda al muy criticado de los bulevares. El resto, ciclocarril, también conocido como CC30. La histórica asociación Pedalibre pide un carril bici real.

7.- ¿Cuándo empezará a reformarse?

A partir del 1 de diciembre ya nada será igual: la Gran Vía se mantendrá semi-peatonal, como adelantó este diario, hasta que comiencen las obras a principios de 2018, una vez pasada la Navidad y los Reyes.

Las restricciones al tráfico se producirán del 1 al 3 de diciembre, ambos incluidos; del 5 al 10 y del 15 al 17 de ese mes; y del 22 de diciembre al 7 de enero, esto es, toda la Navidad.

A continuación empezarán las obras de la Gran Vía y se permitirá el acceso temporalmente a los particulares, hasta el cierre definitivo.