La familia Carpintero, accionista mayoritaria de la socimi Grupo Ortiz Properties, ha puesto en venta la sociedad, apenas cuatro meses después de que comenzase a cotizar en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). El libro de venta ya lleva varios días en los despachos de potenciales interesados, según ha podido saber El Independiente. 

La sociedad, con activos inmobiliarios valorados en más de 150 millones de euros y una capitalización de 74 millones de euros, cuenta con 100.000 metros cuadrados de alquiler con un 96% de ocupación.

El libro de venta de la sociedad inmobiliaria lleva varios días en los despachos de potenciales interesados

La mayoría de los activos, equivalente al 97% del valor de los mismos, está ubicada en Madrid, con unas rentas netas agregadas de 6,9 millones de euros. Parte residual de la cartera está en Asturias y Guadalajara.

La intención de la familia Carpintero es permanecer en el accionariado de la sociedad inmobiliaria, manteniendo en torno al 30% del capital.

Tiene 100.000 metros cuadrados de alquiler con un 96% de ocupación y genera rentas por 7 millones

La compañía está liderada por Juan Antonio Carpintero, presidente de Grupo Ortiz y del consejo de la socimi, junto a sus hijos María y Carlos Carpintero, Raúl Arce, director general de la constructora, y Carlos Cuervo-Arango Martínez, ex consejero de Zeltia.

Tal como consta en informes de la sociedad, el valor de mercado de los activos de Grupo Ortiz Properties es de 150 millones. De éstos, los edificios de oficinas suponen 67,1 millones; viviendas y aparcamientos, 70,7 millones; naves, 3,6 millones, y locales y plazas, 8,7 millones.

Un sector en recuperación

En los documentos para su inclusión en el mercado cotizado, Grupo Ortiz Properties destacaba el momento que atraviesa el sector del ladrillo. “La entrada en un mercado inmobiliario en un momento atractivo del ciclo ante la mejora presentada por los indicadores macroeconómicos, como la confianza del consumidor, el empleo, los tipos de interés, las exportaciones/importaciones, el índice de producción industrial, la reactivación del mercado secundario residencial, muestran una recuperación económica y el inicio de un cambio de ciclo”.

La socimi destaca una “estrategia de gestión basada en el arrendamiento a largo plazo con inquilinos solventes (económica y profesionalmente) a fin de garantizar la sostenibilidad a largo plazo y que permite obtener una rentabilidad atractiva en relación con el riesgo asumido”.