Este viernes, la empresa sueca H&M sufrió un contundente revés en bolsa. Sus acciones se hundieron casi un 13%, hasta sus niveles más bajos desde 2009. El que fuera uno de los gigantes internacionales del textil ha visto esfumarse en menos de dos años más de la mitad de su valor, en un complejo entorno de mercado, condicionado por la pujanza del comercio online y la fuerte competencia.

Estos factores, en cambio, no parecen asustar a Inditex. La mayor empresa de la bolsa española ha logrado en los últimos años generar un modelo de negocio capaz de afianzarse como el líder global del sector de la moda. Y, aunque este ejercicio el grupo fundado por Amancio Ortega está atravesando un momento convulso en bolsa, cuenta con todos los elementos para seguir aventajando a todos sus competidores.

Inditex generará durante los próximos tres años ingresos por valor de 84.102 millones de euros, con un crecimiento de las ventas del 23% hasta 2020, según las previsiones del consenso de analistas recopiladas por Facset. Estas cifras se traducirán en unos beneficios de 11.268 millones de euros durante estos tres ejercicios.

Ninguno de sus competidores se aproximará a unos números similares. De hecho, las ganancias de Inditex en este periodo superarán las de otros tres grandes grupos del textil, como son H&M, Fast Retailing (la matriz de Uniqlo) y Zalando, de forma conjunta, que rondarán los 10.500 millones. Tampoco AB Foods, la sociedad en la que se engloba el negocio de Primark, se aproximará a las cifras de la empresas que dirige Pablo Isla. «Su historia de crecimiento a largo plazo permanece intacta y sus fundamentales son insuperables», señalaban los analistas de Alantra en un reciente informe.

Los analistas son optimistas respecto a las perspectivas de negocio de Inditex incluso a pesar de la creciente competencia en el sector de operadores digitales, como Amazon y Alibaba. La eficacia de su modelo de integración entre las ventas en tienda y el comercio online, al que le auguran aún un elevado potencial, es uno de los puntos fuertes más resaltados de la compañía. «En un mundo cada vez más phygital (plataforma online y física totalmente integradas)», explican los analistas de Santander, Inditex cuenta con notables «atributos diferenciadores, que incluyen: una infraestructura logística mundial establecida, inventario central, costes cero de adquisición de clientes» y otros varios.

La eficaz integración entre su canal online y las tiendas físicas es uno de sus principales puntos fuertes

Estas fortalezas deben ser la base en la que se asiente el crecimiento de Inditex en los próximos años, que estará comandado por su enseña principal, Zara. La marca de moda de mayor relevancia del grupo generará entre 2018 y 2020 unos ingresos superiores a los 54.500 millones de euros, casi dos tercios del total, experimentando un crecimiento próximo al 29% en ese periodo. Sin embargo, se espera que sean marcas más pequeñas, como Zara Home, Pull & Bear y Oysho, las que encabecen el crecimiento del grupo, con tasas de expansión de entre el 40% y el 34%.

La empresa levantada por Amancio Ortega hace ahora ya más de tres décadas se dispone de este modo a defender su primacía en el negocio de la moda a nivel mundial. Una primera posición que los mercados ya le han reconocido hace tiempo, convirtiéndola, con diferencia, en la empresa más valiosa del sector.

A pesar de sus últimos tropiezos, la capitalización de Inditex asciende a día de hoy a los 93.359 millones de euros. Entre sus competidores, Fast Retailing -que además de Uniqlo es propietaria de marcas como Princesse Tam Tam o J Brand-, es la siguiente en el ránking de valoración bursátil, al alcanzar los 35.650 millones de euros. Esta cantidad, sumada a las capitalizaciones de H&M y AB Foods -donde el negocio de Primark tan sólo representa un tercio del total- ni siquiera alcanza los 90.000 millones de euros.

Con un dominio tan arraigado, parece lógico que Amancio Ortega haya considerado esta misma semana que su ya limitado papel ejecutivo en el grupo ya no es necesario. Sin competidores que le tosan, Inditex parece llamada a dominar el negocio internacional de la moda durante años.