Rodrigo Rato ha dado un paso más en sus ataques contra el Gobierno de Rajoy. El expresidente de Bankia, vicepresidente económico y ex director gerente del FMI, ha arremetido este martes contra varios ministros del Ejecutivo, a los que acusa de maniobras dudosas dirigidas a lograr su encarcelación. Aunque ha puesto el foco en Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, sus declaraciones salpican también a los titulares de Hacienda, Justicia y Trabajo.

En el marco de la comisión del Congreso que investiga la crisis financiera, el rescate bancario y la quiebra de las cajas de ahorros, Rato ha enumerado diferentes episodios que sugieren la presunta confabulación de varios dirigentes del que fuera su partido.

Tras su detención, en febrero de 2015, ha recordado que el ministro de Justicia, Rafael Catalá, contó sus datos fiscales en los Desayunos de TVE. “¿Cómo puede saber el ministro mis datos fiscales?”, se pregunta.

En esta línea, el ex vicepresidente ha proseguido: “El 14 de abril, el ministro de Hacienda [en alusión a Cristobal Montoro], con más habilidad, habla del tema en esta cámara, porque el 13 de abril una medio publica que el Seplac, dependiente del ministerio de Economía, me está investigando”.

Según Rato, el autor de la noticia había mantenido una reunión la semana anterior con el ministro de Economía y, según los compañeros del periodista, la fuente de dicha información era el ministro de Economía.

El ex presidente de Bankia ha subrayado otras “coincidencias” que le hacen sospechar. “Durante los meses de marzo y febrero de 2015, tres personas -un director de un medio de comunicación, un articulista y un ex alto dirigente del PP- me avisan de que el Gobierno me quiere meter en la cárcel. Y a principios de febrero, la ministra de Trabajo [en referencia a Fátima Bañez] le dice a mi secretaria que se vaya separando de mí porque voy a tener problemas por mis declaraciones de Hacienda”.

El que fuera ministro con Aznar ha lamentado la situación: “Me da mucha pena, sinceramente, tras 30 años en el Partido Popular”.

El fiasco Bankia

Rato ha relatado los hechos que propiciaron el desplome de la acción de Bankia, tras su dimisión, exigida por el actual ministro de Economía Luis de Guindos. “En diciembre de 2011 cambió el Gobierno e introdujo otra estrategia distinta. El nuevo ministro se estrenó diciendo que el sector necesitaba 60.000 millones y las acciones de los bancos empezaron a caer. A renglón seguido, en febrero de 2012, el Gobierno aprobó un decreto ley de nuevas provisiones dirigidas al sector inmobiliario y lo aplicó a BFA con el visto bueno del Banco de España; el 6 de mayo el ministro de Economía me exigió la dimisión, que se hizo efectiva el 9, y la acción de Bankia se desplomó”.

La acción de Bankia se desplomó cuando Guindos me pidió que dimitiera”

El ex director gerente del FMI ha recordado que la CNMV pidió que la salida a Bolsa estuviese cubierta en un 40% por inversores institucionales y el Banco de España exigió un objetivo mínimo de captación mínima de 3.000 millones. “Se consiguieron ambos objetivos. Bankia obtuvo el grado de inversión de dos de las tres casas de rating mundiales, grado que no tiene en este momentos. Dos meses después de salir a cotizar estaba en el Ibex y se comportó mejor que el sector hasta mi salida en mayo”, ha subrayado.

Además, el que fuera presidente de Bankia ha acusado a Guindos de orquestar la caída de la entidad con sus competidores. “Durante mis conversaciones con Guindos sobre Bankia en marzo, abril y mayo de 2012, éste se apoyó en los principales competidores a los que llegó a encargar realizar cuáles eran las necesarias provisiones para Bankia […] . En esas reuniones no estuvo presente el Banco de España. Creo que se le ocultaron […] Estos mismos competidores fueron, sin duda, los grandes receptores de depósitos que salieron de Bankia tras su nacionalización en el verano de 2012”, asegura.

Soy responsable de los 4.000 millones que pedí, no de los 19.000 millones que solicitó Goirigolzarri”

En alusión a las conversiones secretas con otros bancos, Rato apostilla: “Creo que el Banco de España no estaba en esas reuniones, pero es que Miguel Ángel Fernández Ordóñez ha dicho en el Senado que él fue excluido de la resolución de la crisis bancaria”.

Rato niega, tal como asegura Toni Roldán, portavoz económico de Ciudadanos, que le propusiesen fusionarse con La Caixa, pero sí asegura que se le indicó con qué otras cajas debía fusionarse.

Roldán tildó el rescate de Bankia de “saqueo”, tras haber recibido ayudas públicas por más de 20.000 millones. “No es saqueo, es el mercado, amigo”, asegura Rato.

Había 15 supervisores del Banco de España en Bankia; es imposible que no conociesen las cuentas”

El expresidente de Bankia asegura que la supervisión del Banco de España es intrusiva. “Había 15 supervisores dentro de Bankia. Es imposible que no tuviese conocimiento de las cuentas y de cómo estábamos. No creo que el Banco de España ocultase algo que estuviese mal; es que no había nada que estuviese mal”, asegura. Y recalca que “él es responsable de los 4.300 millones que pidió, pero no de los 19.000 millones que solicitó Goirigolzarri”.

Por otro lado, indica que, pese a que el FROB se ha personado como acusación, “fue partidario de la salida a Bolsa y desde 2010 aprobaba todas las cuentas y los planes de negocio a cambio de los 4.300 millones que había recibido; el Banco de España y el FROB fueron los que diseñaron BFA”.

El rescate de Bankia no fue un saqueo; es el mercado, amigo”

“Los peritos judiciales dan importancia al precio de salida a bolsa de Bankia en 2011, que supone un descuento del 75% sobre el valor en libros, sobre un descuento del 50% que se había planteado. El precio final, que fijan los colocadores, suponía una pérdida teórica para las cajas”, ha apuntado. Pero hoy “hay compañías que cotizan por debajo del valor en libros”. En este sentido, Rato ha añadido en su comparecencia que recientemente el Estado ha colocado precipitadamente el 7% de Bankia por debajo de su valor en libros.

Acusado por el portavoz de Unidos Podemos en la comisión, Alberto Garzón, por sus delitos fiscales, Rato asegura que “no tengo dinero en paraísos fiscales, ni he dejado de pagar dinero a Hacienda nunca. Es verdad que tengo inspección de Hacienda abierta y que me han detenido en mi casa, pero todavía no han sido capaces de hacerme una declaración. Y estoy entrando en el cuarto año”.

No tengo dinero en paraísos fiscales, ni he dejado de pagar dinero a Hacienda nunca”

“Estamos ya en enero de 2018 y todavía no he visto que hayan sido capaces que se me vaya a acusar de delito fiscal”, ha replicado el exvicepresidente.

Tras su salida de la entidad, la judicialización de la quiebra de Bankia ha abierto varios frentes al que llegó a ser director gerente del FMI. El de las tarjetas black se saldó el pasado mes de febrero con una condena de cuatro años y medio de cárcel, aún no confirmada por el Tribunal Supremo.

En su comparecencia, reitera que “yo no daba esas tarjetas y nadie me dice que hay dudas sobre esa cuestión. Se me dice que están declaradas a Hacienda y las que me daban a mí formaban parte de la remuneración”, defiende.

Causas pendientes

Actualmente, Rato se enfrenta en la Audiencia Nacional a juicio oral por la salida a Bolsa de Bankia en un proceso del que se le acusa de falsedad de cuentas y fraude a los inversores, por los que la Fiscalía solicita cinco años de prisión. También tiene otra causa abierta en la Audiencia Provincial de Madrid, sobre el presunto origen ílicito de su patrimonio, donde es investigado, entre otras cuestiones, por delitos fiscales y corrupción entre particulares.

Después de Rato, serán los ministros económicos del expresidente Rodríguez Zapatero los que den explicaciones de las actuaciones llevadas a cabo antes y después de la crisis económica.

Las sesiones de la comisión se completarán con las intervenciones de los responsables de la CNMV durante los últimos tres años, dos secretarios de Estado de Economía y el abogado del caso que provocó que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea declarara abusiva la legislación española en materia de desahucios.

Así, el martes acudirá al Congreso el que fuera presidente de la CNMV entre 2007 y 2012, Julio Segura, al que le seguirán durante el miércoles y jueves sus dos sucesores: Elvira Rodríguez (presidenta entre 2012 y 2016) y el actual presidente, Sebastián Albella. Su turno será a partir de las 16.30 horas.

Cerrarán cada sesión José Manuel Campa Fernández, secretario de Estado con Elena Salgado, y Fernando Jiménez Latorre, nombrado por el actual ministro Luis de Guindos hasta 2014. Ambos comparecerán el martes y el miércoles, respectivamente.