Economía

Airbus dejará de fabricar el superjumbo A380 si no logra nuevos pedidos

logo
Airbus dejará de fabricar el superjumbo A380 si no logra nuevos pedidos
Un avión del modelo Airbus A380.

Un avión del modelo Airbus A380.

Resumen:

Airbus dejará de fabricar el superjumbo A380 si no logra cerrar nuevos pedidos.

La dirección de la firma europea considera vital la firma de un acuerdo con Emirates para garantizar la viabilidad del avión de pasajeros más grande del mundo.

La firma necesita pedidos para mantener un ritmo de producción de, como mínimo, seis aviones al año.

Airbus ha superado en 2017 en pedidos a Boeing, por sexto año consecutivo, y se ha hecho con un 51% del mercado.

La aventura del superjumbo de Airbus amenaza con un fin prematero. El A380, el avión de pasajeros más grande del mundo, podría tener las horas contadas si no llegan nuevos pedidos.

Así lo han confirmado este lunes fuentes de la dirección del fabricante de aeronaves, que vinculan al acuerdo que negocian con Emirates el futuro de este gigante de los aires.

“Si no conseguimos cerrar el acuerdo con Emirates, tendremos que poner fin al programa”, señaló en conferencia de prensa el jefe comercial de Airbus, John Leahy, en referencia a las negociaciones para un nuevo pedido del A380, que mantiene desde hace meses -sin éxito- con esa aerolínea, que es, de lejos, el primer cliente de esa aeronave gigante (ha comprado 142 de 317 vendidos).

La firma de un acuerdo con Emirates resulta esencial para el futuro del A380

El responsable ejecutivo del fabricante europeo, Fabrice Brégier, hizo notar que “hay otros potenciales clientes, además de Emirates”, pero que esa compañía del Golfo Pérsico es “clave” para el futuro a medio plazo del A380, del que no se vendió ninguna unidad el pasado año (de hecho se anularon dos).

Hay 95 de esos aparatos pendientes de entrega, y Airbus tiene previsto que este año salgan de sus cadenas de ensamblaje de Toulouse (sur de Francia) 12 unidades, después de las 15 de 2017.

En 2019 esa cifra se reducirá todavía más, hasta 8, y a partir de ahí, durante unos años se podría bajar hasta 6, pero no menos, por razones de eficiencia industrial.

El programa del A380, que puede transportar más de 500 pasajeros en su configuración estándar, fue lanzado a finales del año 2000 (su primer vuelo de prueba tuvo lugar en abril de 2005) para responder a las perspectivas de saturación de los aeropuertos de las grandes metrópolis mundiales.

Pero desde entonces la gestión del tráfico aéreo ha permitido optimizar los tiempos de aterrizaje y despegue, el número de aeropuertos con líneas intercontinentales (a las que va destinado) se han multiplicado y la entrada de nuevos operadores ha dado lugar a una fragmentación de la competencia.

Además, desde entonces han aparecido otros modelos que si bien no son tan grandes (como el A350 del propio Airbus o el 787 de Boeing), son mucho más eficientes que los precedentes en términos de consumo de carburante y, a ese respecto, tienen una ventaja de peso sobre el A380: sólo dos reactores, y no cuatro.

Supera a Boeing

Las dudas sobre el futuro del superjumbo de Airbus han empañado las positivas cifras de negocio del fabricante europeo, que logró una cuota de mercado del 51 % en valor de aviones vendidos el pasado año, con 138.000 millones de dólares a precio de catálogo.

Airbus superó en 2017, por sexto año consecutivo, a su rival Boeing en encargos de aviones, con 1.109 frente a 912, muchos más de los que había anticipado. El éxito del constructor aeronáutico europeo viene en primer lugar por su familia de aeronaves de pasillo único, el A320, que supuso 1.054 de las 1.109 ventas de 2017. Sobre todo, la versión modernizada “neo” (926 encargos), que gracias a los nuevos motores y a mejoras en aerodinámica puede reducir el consumo de carburante hasta un 20 % respecto a la generación precedente.

Obtuvo 1.109 encargos de aviones en 2017, frente a 912 de su rival Boeing

En el terreno de las entregas, crecieron por decimoquinto año consecutivo, hasta 718 aeronaves (frente a 688 en 2016), un nuevo techo histórico pero que una vez más estuvo por debajo de las 763 de Boeing.

Para 2018, Brégier dijo que el objetivo es entregar en torno a 800 aparatos, gracias a un aumento de la cadencia de producción del A320neo, después de superarse los problemas de los fabricantes de los motores, que le obligaron a tener en espera de finalizar hasta 60 de esos aviones.

También se atrevió a avanzar que Airbus superará en 2020 a Boeing en entregas totales.