Economía

eDreams duplica su valor en bolsa en tres meses ante el interés de los fondos en su compra

eDreams duplica su valor en bolsa en tres meses ante el interés de los fondos en su compra.

Portal de ventas online de eDream.

Las buenas noticias inundan los mercados financieros en este inicio de 2018. Los inversores acumulan ganancias nada desdeñables, en un escenario de optimismo económico global, que casi no admite excepciones. Pero pocos activos pueden presumir del buen tono que muestran las acciones de eDreams en estos primeros compases del año.

La plataforma online de compra de billetes acumula ya en los que va de ejercicio una revalorización próxima al 14%. Unas cifras positivas que quedan, no obstante, eclipsadas si se amplía el plazo de análisis. Desde el pasado 13 de octubre, su precio ha aumentado cerca de un 125%, lo que le ha llevado a cotizar en sus niveles más elevados desde el verano de 2014.

Detrás de este espectacular rendimiento hay, por supuesto, una visión favorable del mercado hacia su negocio. En un contexto favorable para el sector turístico, eDreams ha implementado en los últimos años una serie de mejoras tanto en su servicio como en su balance que lo sitúan en buena posición para elevar sus ingresos.

Así lo resaltaban los analistas de Santander tras su última presentación de resultados, a finales del pasado mes de noviembre: «Después de una debilidad transitoria en el primer trimestre de 2017, afectado por la estrategia de eDreams para impulsar el móvil y una política de precios más transparente con un efecto negativo a corto plazo en el tráfico, estimamos unas tendencias operativas ligeramente mejores en el segundo trimestre de 2017, que esperamos que se aceleren aún más en su segundo semestre fiscal de 2017».

Los fondos CVC y BC Partners estarían estudiando lanzar una oferta por el negocio de eDreams

Pero el detonante de la reciente escalada de eDreams en el parqué está más relacionado con el interés que diversos fondos parecen mostrar por hacerse con la compañía. Ya el pasado noviembre, la compañía comunicó a la CNMV el inicio de un proceso de estudio de varias ofertas de compra por parte de potenciales inversores. «Una noticia sorprendente y muy positiva que destaca, en nuestra opinión, el valor oculto de esta acción», señalaban entonces los analistas de Santander.

Y las últimas informaciones parecen confirmar que esas muestras de interés siguen sobre la mesa. En la última semana, la prensa británica se ha hecho eco del interés de varios fondos, entre los que se encontrarían CVC Capital Partners y BC Partners, por hacerse con el negocio de eDreams. Ambos fondos estarían dispuestos a pagar, según estas informaciones, un precio equivalente a 5,23 euros por acción.

Este precio, «supone una prima de aproximadamente el 59% desde que eDreams anunciase que estudiaba su venta. Esta prima parece razonable al tratarse de una compañía con un elevado componente tecnológico», observan en Bankinter.

No obstante, la cotización de eDreams supera ya esos niveles, lo que parece indicar que el mercado apuesta a un precio mejor. En este sentido, en Santander explicaban ya en noviembre que el precio objetivo de 5,65 euros por acción que otorgaban al valor no incluía la posibilidad de una operación de fusión o adquisición, por lo que el valor aún contaría con cierto potencial. En cambio, en Bankinter se muestran partidarios de recoger beneficios.

«A pesar de la dura competencia, creemos que la industria de agencias de viajes en línea (OTA) sigue siendo un negocio en crecimiento que se encuentra en una etapa temprana de desarrollo, especialmente con respecto a móvil y CRM, y consideramos que eDreams está en una buena posición sacar provecho de esto», explicaban.

El interés por eDreams se produce en unas condiciones de mercado favorables para las operaciones corporativas, como demuestra el hecho de que el arranque de 2018 ha sido el más activo en este aspecto desde el año 2000.

Todo esto ha permitido a eDreams maquillar los estragos ocasionados por su turbulenta andadura en bolsa, desde su estreno en bolsa el 8 de abril de 2014. Aquel día sus acciones cayeron un 4% en lo que sería un oscuro presagio de lo que estaba por venir en los meses siguientes: la negativa evolución del negocio y, sobre todo, la retirada de su plataforma de compañías como Iberia y British Airways, motivaron un hundimiento que le llevó a perder el 90% de su valor (más de 900 millones de euros) en apenas seis meses.

La compañía se encuentra aún muy lejos de las valoraciones a las que llegó al parqué, pero la buena marcha del sector y el creciente interés de los fondos en su negocio le permite aspirar a seguir restañando aquellas viejas heridas.

Comentar ()