Economía

El Ibex se sacude los temores con su tercera mayor subida del año

logo
El Ibex se sacude los temores con su tercera mayor subida del año

Pantallas de cotización en el interior de la Bolsa de Madrid. EFE

Resumen:

El Ibex ha sumado este lunes un 1,36%, su tercer mejor registro del año, y vuelve a rozar el nivel de los 9.800 puntos. Se mantiene, no obstante, un 8% por debajo de su máximo de 2018, registrado el pasado 23 de enero. La subida de la bolsa española ha ido en paralelo a la mejora de los grandes índices europeos y de Wall Street. Los inversores han iniciado esta semana con algo más de calma, tras la oleada de tensión que golpeó a las bolsas la semana anterior, por el miedo a un repunte de la inflación que obligue a los bancos centrales a acelerar la retirada de sus estímulos. Los expertos siguen apostando a que el movimiento reciente ha sido una corrección, facilitada por las fuertes ganancias acumuladas en los meses precedentes, y que los fundamentos de la economía siguen apoyando una evolución positiva de las bolsas.

Los mercados financieros han abierto este lunes una nueva semana con un tono muy diferente a como cerraron la anterior. Las bolsas mundiales han contado, casi al unísono, la jornada con avances significativos, que les permiten restañar parte de las heridas sufridas en las convulsas sesiones precedentes.

Tras completar el pasado viernes su peor semana desde el Brexit, el Ibex ha cerrado este lunes con una ganancia del 1,36% que le lleva al filo de los 9.800 puntos. El índice sella así su tercera mayor subida desde que se inició el presente ejercicio. Aún así, se mantiene casi un 8% por debajo de los máximos anuales que alcanzó el pasado 23 de enero.

Las alzas de este lunes han estado comandadas por Mediaset, que sube un 4,42%, y Endesa, que se ha anotado un 3,25% después de que JPMorgan le mejorara la recomendación. Gas Natural, Arcelor y Acciona han firmado alzas superiores al 2%.

Las ganancias de la bolsa española han ido en paralelo a las del resto de grandes plazas europeas, que, asimismo, replicaban la mejora del sentimiento inversor en Wall Street. El EuroStoxx 50 ha sumado un 1,5%, unas alzas similares a las que registraban los principales índices de la bolsa estadounidense, a media sesión.

El índice bursátil español se mantiene un 8% por debajo de sus máximos del pasado 23 de enero

De este modo, el mercado se sacude parte de los miedos generados la semana pasada por el brusco hundimiento de las plazas mundiales. El movimiento estuvo desencadenado por los temores de los inversores a que la fortaleza económica que evidencian los últimos datos se traduzca próximamente en un repunte de la inflación que obligue a los bancos centrales a acelerar la retirada de sus políticas de estímulo a la economía. El temor es a que ese escenario acabe por golpear a la salud de la economía mundial y a que la subida de los tipos de la deuda convierta a los bonos en una alternativa capaz de ‘robar’ inversión a las bolsas.

En cualquier caso, entre los expertos ha sido generalizada la visión de que este declive, que se llevó por delante en sólo dos semanas más de 4 billones de euros, representa una reacción exagerada de los inversores, motivada por las elevadas ganancias acumuladas en los últimos meses, que han llevado a muchos a protegerlas deshaciendo sus posiciones. La salud de la economía global justificaría, por lo tanto, un próximo retorno de las ganancias a las bolsas internacionales.

La misma presidenta del FMI, Christine Lagarde, ha llegado a calificar estos recortes de una «corrección bienvenida», en referencia a que pule algunos de los excesos que han podido generarse en los últimos tiempos en los mercados más alcistas, como Wall Street.

Como indican en Link Securities, la retirada de los estímulos de los bancos centrales, «ya más que esperada por los mercados, si se produce de forma gradual, como sigue pareciendo que va a ser, y en respuesta a la fortaleza de la economía, no debería ser negativa para los mercados, más bien lo contrario, a largo plazo es preferible un entorno económico sólido sin necesidad de asistencia masiva por parte del banco central».

Eso sí, los analistas sugieren que los últimos movimientos han exacerbado el nerviosismo inversor, por lo que no es descartable que la volatilidad siga siendo elevada en los próximos días, dando lugar a movimientos bruscos en los parqués.

Comentar ()