Economía

Airbus se sobrepone al agujero del A400M y se dispara más de un 10% en bolsa

logo
Airbus se sobrepone al agujero del A400M y se dispara más de un 10% en bolsa
Airbus se sobrepone a los problemas del A400M y se dispara más de un 10% en bolsa.

Airbus A400M.

Resumen:

Airbus ha anunciado este jueves que el proyecto del A400M, su avión de transporte militar, ha generado en 2017 pérdidas por valor de 1.300 millones de euros, que elevan por encima de los 8.000 millones las acumuladas desde su lanzamiento. Pese a la noticia, las acciones de Airbus escalaban este jueves más de un 10%, su mayor subida desde 2012, y vuelven a rondar zona de máximos históricos, después de haberse revalorizado más de un 90% en veinte meses. La compañía ha logrado sobreponerse en los últimos tiempos a los problemas de proyectos como el A380 y el propio A400M, aliviando las inquietudes de los inversores a través de acuerdos que parecen reducir los riesgos de nuevas pérdidas futuras. El fabricante de aviones confía en solventar también los problemas de abastecimiento del modelo A320neo, con lo que espera alcanzar el objetivo de 800 entregas a lo largo de 2018. Con la confianza de estos avances, Airbus ha decidido elevar su dividendo un 11%, hasta los 1,5 euros.

Airbus sigue sorteando dificultades. El fabricante europeo de aviones ha anunciado este jueves que el proyecto del A400M, su avión de transporte militar, sigue engordando el agujero que desde hace años viene haciendo en los últimos años en su balance: en 2017 suma otros 1.300 millones de euros, elevando por encima de los 8.000 millones las pérdidas generadas desde su lanzamiento.

Estas cifras no fueron suficientes, no obstante, para deslucir la confianza de los inversores en la compañía, a la que premiaban en la mañana de este jueves con ganancias superiores al 10% sobre el parqué, en su mejor sesión desde 2012, que vuelven a llevar su cotización a zona de máximos históricos, elevando su capitalización por encima de los 72.000 millones de euros.

Este entusiasmo era la respuesta del mercado a las cifras presentadas este jueves por la entidad. El gigante de la aviación registró en 2017 un beneficio neto de 2.873 millones de euros, un 189% superior al resultado del año anterior. «Hemos superado todos nuestros indicadores clave de rendimiento (KPIs) gracias al buen desempeño operativo, especialmente en el último trimestre», celebraba el consejero delegado de Airbus, Tom Enders, quien está previsto que abandone la compañía cuando finalice su actual mandato en abril de 2019.

De este modo, Airbus vuelve a mostrar su capacidad para sobreponerse a las dificultades derivadas de algunos proyectos concretos. Ya el mes anterior, la compañía reconoció que los problemas del superjumbo A380 amenazaban su viabilidad futura, aunque pocas semanas después la firma de un acuerdo con la aerolínea Emirates, para un pedido de 36 aviones, despejó estos temores, garantizando la continuidad del proyecto durante al menos diez años.

Airbus acumula ya una ganancia en bolsa superior al 90% en los últimos veinte meses

En el caso del A400M, la compañía también parece haber convencido al mercado de que los problemas ya han quedado acotados. La compañía llegó el pasado a un acuerdo con los países clientes -Alemania, Reino Unido, Francia, España, Bélgica, Luxemburgo- para flexibilizar los calendarios de entrega y se establece una nueva hoja de ruta para el desarrollo de las capacidades militares de estos aviones, cuyo montaje final se realiza en las instalaciones de Airbus en Sevilla. Según declaró el propio Enders, este acuerdo «reducirá significativamente los riesgos restantes del programa».

Hace escasas semanas, la firma francesa Alphavalue resaltaba el proyecto A400M como la principal incertidumbre en torno a Airbus, a pesar de la cual elevó su recomendación sobre la compañía, señalando el nuevo pedido del A380 y la mejora en la fase inicial de producción de sus modelos.

Asimismo, tras alcanzar una cifra récord de entregas, en 712, Airbus ha mostrado su confianza en cumplir con sus objetivos de alcanzar las 800 entregas en 2018, aunque este propósito está condicionado a solventar los problemas de abastecimiento con los proveedores de motores para la nueva versión del A320.

Con la confianza que otorga la contención de estas dificultades, Airbus también ha regalado a sus inversores la promesa de un dividendo mejorado. La compañía propondrá a la junta de accionistas el pago de un dividendo de 1,5 euros por acción con cargo a los resultados del 2017, lo que representa un 11% más de lo abonado el ejercicio anterior.

Todas estas noticias han encontrado el respaldo de los analistas. «Los resultados baten las expectativas a nivel operativo gracias a la buena marcha del negocio, especialmente en el último trimestre del año aunque se han visto penalizados por un nuevo cargo sobre el programa militar A400M pero a partir de ahora los riesgos estarían acotados», observan en Bankinter.

Así, Airbus da continuidad a su buen tono reciente en los mercados. La compañía acumula ya ganancias superiores al 90% en bolsa en los últimos veinte meses.

Comentar ()