Economía

Miles de jubilados toman las capitales contra la 'mísera' subida de las pensiones

logo
Miles de jubilados toman las capitales contra la 'mísera' subida de las pensiones

Pensionistas protestan ante el Congreso. EFE

Resumen:

Miles de jubilados, que secundan una concentración en defensa del sistema público de pensiones, han cortado este jueves la Carrera de San Jerónimo en Madrid cerrando así el acceso al Congreso de los Diputados desde la Plaza de Neptuno hasta la calle Cedaceros. La concentración contra "las pensiones de miseria", según reza el cartel de la convocatoria ha sido organizada por la coordinadora estatal por la defensa del sistema público de pensiones, y participan en ella entre tres mil y cuatro mil personas, según algunas estimaciones policiales. La gran repercusión de esta protesta ha sorprendido porque ni siquiera los manifestantes del movimiento 15M consiguieron en su momento cortar la Carrera de San Jerónimo, lo que sí han logrado los pensionistas con su concentración, que hasta el momento transcurre con normalidad.

Miles de jubilados, que secundaban una concentración en defensa del sistema público de pensiones, han cortado este jueves la Carrera de San Jerónimo en Madrid cerrando así el acceso al Congreso de los Diputados desde la Plaza de Neptuno hasta la calle Cedaceros. La concentración contra «las pensiones de miseria», según rezaba el cartel de la convocatoria ha sido organizada por la coordinadora estatal por la defensa del sistema público de pensiones, y participaban en ella entre tres mil y cuatro mil personas, según algunas estimaciones policiales.

Una delegación de las entidades organizadoras de la concentración, entre los que se encontraban los sindicatos CC.OO. y UGT, ha registrado además en el Congreso un escrito en el que demandan «romper el bloqueo político de PP y Ciudadanos» para cambiar la actual legislación de pensiones. Reclaman que los incrementos de las pensiones cubran al menos la subida de los precios y que los Presupuestos Generales del Estado incluyan partidas para asegurar la financiación de la Seguridad Social, informa Europa Press.

La movilización se produce después de que el colectivo de los pensionistas volviera a perder poder adquisitivo en 2017 por segundo año consecutivo, puesto que fruto de la reforma de las pensiones de 2013 vieron revalorizada su prestación un 0,25% el pasado año mientras que el IPC cerró en el 1,1%. Ya en 2016,  la inflación volvió a terreno positivo con una tasa anual del 1,6%, y los jubilados también experimentaron una subida del 0,25%.

En cambio, desde el Gobierno defienden que esta subida mínima aplicada en los últimos cuatro años, desde 2013, tan solo ha generado una pérdida de poder de compra del 0,1% puesto que se ha compensado con las tasas de IPC negativas hasta 2016.

Una repercusión imprevista

La gran repercusión de esta protesta ha sorprendido porque ni siquiera los manifestantes del movimiento 15M consiguieron en su momento cortar la Carrera de San Jerónimo, lo que sí han logrado los pensionistas con su concentración, que hasta el momento transcurre con normalidad.


«Pueblo de Madrid, movilízate, a estos sinvergüenzas hay que pararles los pies», «Queremos nuestras pensiones, no ladrones» o «¡Qué vergüenza, nos roban las pensiones!», son algunas de las consignas que gritaban los manifestantes en la Plaza de las Cortes, justo frente a la Puerta de Los Leones del Congreso.

A la protesta se han unido algunos diputados para mostrar su apoyo a las demandas de los pensionistas, entre ellos Alberto Garzón de Unidos Podemos, con quien los jubilados han coreado gritos de «Sí se puede».

«Cuando los pensionistas están reclamando pensiones dignas, no defienden sólo lo suyo, defienden las pensiones que van a quedar a nuestra generación», ha dicho Errejón que ha defendido que para rescatar las pensiones de los abuelos hay que proteger los salarios y contratos de los nietos.

También se han sumado a la protesta el diputado del PSOE Rafael Simancas y el diputado de Podemos Íñigo Errejón, entre otros.

Preguntada por la concentración, la portavoz socialista en el Congreso, Margarita Robles, ha recordado a los periodistas que su grupo ha hecho «bandera» de la lucha por las pensiones esta legislatura, pero ha lamentado que la «entente» entre PP y Cs esté frenando cualquier avance.

La protesta ha motivado un aumento del despliegue policial en los alrededores de la Cámara Baja, y se ha cerrado el acceso por la Carrera de San Jerónimo, por lo que los diputados que a esta hora quieren abandonar el edificio tienen que hacerlo por la parte trasera.

Madrid no ha sido la única ciudad en la que los jubilados han salido a las calles. En otras grandes capitales como Bilbao también se han concentrado miles de personas para pedir unas pensiones dignas.

Somos pensionistas, no terroristas

La manifestación se encontraba ubicada en la Plaza de las Cortes, en la otra acera de la Carrera de San Jerónimo frente al Congreso, cuando se ha vistos desbordada. A gritos de «¡Ladrones, ladrones!» y con las manos en alto, los manifestantes han bajado por la calle hasta llegar a las puertas de Congreso de los Diputados. Los jubilados han respondido a los intentos de la Policía por contener su avance a gritos de «Somos pensionistas, no terroristas».

Asimismo, se han escuchado proclamas contra la ministra de Empleo, Fátima Báñez, y la presidenta de la Comisión del Pacto de Toledo, Celia Villalobos, o el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

A Báñez le recriminaban la carta enviada a los pensionistas sobre la subida del 0,25% –«una subida de mierda», lamentaban varias pancartas–, a Villalobos le han pedido que se dejara de echarse «la siesta» y saliera a hablar con los pensionistas, y a Rajoy, directamente le retrataban con una foto con el dictador Francisco Franco: «No sé de qué os sorprendéis. Ya os dije que iba a ser Franco con vosotros», rezaba una pancarta.

Los políticos toman nota

Algunos diputados han expresado su sorpresa por el alcance de la marcha, recordando que ni en las manifestaciones del 15-M ni en las de la Marcha de la dignidad habían podido superar el control policial y alcanzar los aledaños del Congreso.

Errejón: «Nuestros abuelos nos han señalado»

«Muchos tenemos que tomar nota. Nuestros abuelos nos están enseñando lo que hay que hacer», ha dicho el diputado Íñigo Errejón, criticando que «el problema fundamental de las pensiones no es que haya mucha gente mayor, es que las condiciones de trabajo de los que trabajamos hoy no ayudan a sostenerlas».

Mari Carmen Barrera, secretaria de Políticas Sociales de UGT, uno de los colectivos organizadores de la protesta en el marco de su campaña #Lazomarron, ha avanzado que no cejarán en su protesta, y que las próximas manifestaciones en todo el país están convocadas para el próximo 1 de marzo. «Si el Gobierno no recula, llegaremos hasta donde tengamos de llegar», ha dicho.