Economía

El gasto en pensiones marca un nuevo récord en febrero y roza ya los 9.000 millones

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, asegura que reducir la precariedad y las pensiones son prioridades del Gobierno.

La ministra de Empleo, Fátima Báñez, en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. Europa Press

La factura de las pensiones contributivas sigue aumentando para las arcas de la Seguridad Social. En febrero, el gasto ascendió a 8.925,1 millones de euros, lo que supone un nuevo récord, tras crecer un 3,05% respecto al mismo mes de 2017.

Según los datos publicados este viernes por el Ministerio de Empleo, el gasto global del conjunto de pensiones llegó a superar el 8% interanual en la antesala de la crisis (2008). Tras dos meses creciendo por debajo del 3%, en febrero de este año se ha vuelto a superar este porcentaje.

La gran parte de los casi 9.000 millones de euros destinados a pagar la nómina de las pensiones fue a parar a las pensiones de jubilación, con 6.344,5 millones de euros (+3,7%), seguidas de las pensiones de viudedad, a las que se dedicaron 1.537,1 millones de euros (+1,5%).

Por su parte, a las pensiones de incapacidad permanente se destinaron 891,5 millones de euros (+1,3%), las de orfandad supusieron 129,6 millones de euros (+1,2%) y las pensiones en favor de familiares totalizaron 22,2 millones de euros (+4,1%).

El número de pensiones avanzó en febrero un 1,2% respecto al mismo mes de 2017, hasta 9.573.282 pensiones.

Aunque la tasa de crecimiento interanual de febrero no es de las más altas dentro en la serie histórica de la última década, con ella ya se acumulan 25 meses consecutivos de crecimientos superiores al 1%.

En términos mensuales, el número de pensiones apenas varió, pues en febrero sólo se registraron 860 nuevas pensiones respecto a las que se pagaban en enero.

Del total de pensiones, más de la mitad, 5.888.138, fueron pensiones de jubilación, con un repunte del 1,7% respecto a febrero de 2017, mientras que 2.357.014 eran pensiones de viudedad (+0,18%), 948.393 de incapacidad permanente (+0,7%), 338.644 de orfandad (-0,07%), y 41.093 a favor de familiares (+2,3%).

La pensión media de jubilación se situó al inicio del presente mes en 1.077,52 euros mensuales, un 1,9% más que en igual mes de 2017.

Por su parte, la pensión media del sistema, que comprende las distintas clases de pensión (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares) se situó en febrero en 932,29 euros mensuales, lo que supone un aumento interanual del 1,8%.

En concreto, la pensión media de viudedad se situó en el segundo mes del año en 652,1 euros mensuales, un 1,3% más que en igual mes del año pasado, mientras que la de incapacidad permanente alcanzó una cuantía media de 940,02 euros mensuales, con un incremento interanual del 0,5%.

Asimismo, la pensión media de orfandad ascendió a 382,7 euros mensuales, un 1,29% más que en febrero de 2017, mientras que la de a favor de familiares se situó en 541,4 euros al mes, con un repunte del 1,7%.

Diferencias de género

La edad media del pensionista contributivo es de 72 años (73 en las mujeres y 70 en los varones).

La mayor parte de las pensiones contributivas que paga la Seguridad Social se concentran en los tramos de mayor edad, dado que el grueso de las pensiones son de jubilación.

Así, se contabilizan más de 1,7 millones de pensiones contributivas en el tramo de 65 a 69 años; más de 1,6 millones en el de 70 a 74 años; más de 1,5 millones en el de 85 y más años; más de 1,3 millones en el de 80 a 84 años, y casi 1,3 millones en el de 75 a 79 años.

Por sexos, el 51,4% de las pensiones contributivas del sistema (4.928.267) las reciben mujeres, frente a 4.644.758 pensiones percibidas por varones (48,6%).

La pensión media de jubilación percibida por mujeres alcanzó en febrero la cuantía de 797,5 euros, en contraste con los 1.247,4 euros mensuales que reciben de media los varones. La brecha entre ambos sexos, en valores absolutos, es de casi 450 euros.

De las más de 9,57 millones pensiones contributivas existentes en enero, una de cada cuatro (el 25%, casi 2,4 millones de pensiones) reciben complemento a mínimos. De ellas, el 44,7% son pensiones de jubilación; el 30,7% de viudedad; el 12,4% de jubilación procedente de incapacidad; el 6,5% de orfandad; el 4,6% de incapacidad permanente, y el 0,9% a favor de familiares.

A ello hay que añadir 1.379 pensiones del SOVI que reciben mínimos y que representan únicamente el 0,4% del total de pensiones contributivas.

Comentar ()