Economía

La salida a Bolsa de Cortefiel anima a Mango: valora cotizar o buscar un socio en 2019

La cadena de moda está solicitando enfoques a varias firmas de inversión y consultoras para implementar con excelencia su plan de crecimiento y poner las bases de una futura operación corporativa

Tienda de Mango en Preciados (Madrid).

Tienda de Mango en Preciados (Madrid). Mango

El sector retail está en auge y Mango ha comenzado a moverse para analizar posibles vías de crecimiento. Está contactando con varias firmas de inversión y consultoras solicitando opinión sobre distintos enfoques para afrontar su futuro. Sobre la mesa está, de cara a 2019, protagonizar una salida a Bolsa o dar entrada a un socio en su capital. Pero para lograr cerrar alguna operación corporativa, el grupo que fundó y preside Isak Andic debe darle la vuelta a la compañía durante este ejercicio, clave para definir las bases de su crecimiento en los próximos años.

Una factor que determinará si gana peso el debút bursátil frente a otras alternativas, como la venta de una participación, será el resultado de la salida a Bolsa que prepara Cortefiel, prevista para finales de este año. Tal como publicó El Independiente, los fondos de inversión CVC y PAI, propietarios al 50% de la compañía textil, están a punto de decidir qué bancos coordinarán la OPV de la compañía.

A día de hoy, el segundo mayor grupo textil de España, tras Inditex, no goza de la fortaleza que le permita realizar movimientos significativos a corto plazo, pero quiere prepararse para ellos. De ahí que haya consultado con diversas firmas cómo implementar con excelencia el plan que ha definido en los últimos años y que se apoya en la reorganización del equipo de dirección, la apuesta por grandes tiendas flagship -y el cierre de tiendas de menor formato- y la rebaja de precios, más en línea con Zara.

A ello podría sumarse la redefinición de algunos conceptos que no terminan de despegar, como la línea Violeta, enfocada a mujeres con tallas grandes. Del mismo modo, el proceso de sucesión al frente de la compañía es uno de los puntos pendientes de resolver, con Jonathan Andic, como futuro heredero del imperio.

La compañía parte de una realidad compleja. En 2016 se enfrentó a las primeras pérdidas de su historia y todavía no ha sido capaz de borrar los números rojos. Ese ejercicio presentó un resultado negativo de 61 millones de euros, frente a los cuatro millones de beneficio del año anterior, por la caída de las ventas, las inversiones realizadas y el impacto del cambio de divisas. El beneficio bruto de explotación (ebitda), cayó más de la mitad, hasta 77 millones, frente a los 170 del año anterior, en un año en el que las ventas retrocedieron un 3% hasta algo más de 2.200 millones.

Los datos referentes a 2017, pendiente de hacerse públicos, aunque mejores que los del año anterior, tampoco van a dar grandes alegrías, de ahí que la compañía esté buscando ayuda para impulsar sus cifras este año.

Mango cuenta con casi 200 megatiendas y tiene presencia en 110 países -en torno al 80% de sus ingresos procede de fuera de España- con 2.217 puntos de venta físicos. La última gran tienda, con 1.700 metros cuadrados de superficie, fue inaugurada hace unos días en la calle Preciados de Madrid y supuso a la compañía una inversión de 3,5 millones de euros. A principios de año, abrió también en la capital su flagship store de la calle Serrano.

Más allá de las tiendas de gran formato, el mundo digital una de las principales apuestas del grupo. La venta online creció más del 25% hasta cerca de 300 millones, representando en 2016 el 13% de la facturación. La firma se ha marcado como objetivo que en el año 2020 el canal de comercio electrónico alcance el 20% del total de las ventas.

Te puede interesar

Comentar ()