Economía

Ciudadanos mueve ficha: propondrá una mejora de las pensiones al Pacto de Toledo

Será una apuesta más genérica que una mera subida por encima del 0,25% actual

logo
Ciudadanos mueve ficha: propondrá una mejora de las pensiones al Pacto de Toledo

Mariano Rajoy y Albert Rivera en el Congreso EFE

Resumen:

Ciudadanos prevé llevar una propuesta de mejora de las pensiones a la reunión del Pacto de Toledo de este miércoles 7 de marzo, en el que se volverá a debatir una eventual subida en línea con el IPC en lugar del 0,25% aplicado en 2017, como están demandando ya en las calles los jubilados.

Tanto Podemos como el PSOE han capitalizado esas propuestas y forzaron la pasada semana a retroceder en la agenda de la comisión permanente del Congreso de los Diputados y debatir de nuevo la conocida como recomendación número dos, relativa a la fórmula de revalorización de las pensiones, para dar respuesta a las demandas de los pensionistas.

En dicha reunión se produjeron escenas de tensión entre la presidenta en el Pacto de Toledo y miembro del Grupo Popular, Celia Villalobos, y la oposición. Villalobos rechazó volver a tratar esta cuestión, que permanecía encallada desde el pasado año por falta de acuerdos. En su defensa, puso por delante la necesidad de apuntalar el equilibrio financiero de la Seguridad Social como paso previo para garantizar unas pensiones suficientes.

Ciudadanos prevé llevar una propuesta de mejora de las pensiones a la reunión del Pacto de Toledo de este miércoles 7 de marzo, en el que se volverá a debatir una eventual subida en línea con el IPC en lugar del 0,25% aplicado en 2017, como están demandando ya en las calles los jubilados.

Tanto Podemos como el PSOE han capitalizado esas propuestas y forzaron la pasada semana a retroceder en la agenda de la comisión permanente del Congreso de los Diputados y debatir de nuevo la conocida como recomendación número dos, relativa a la fórmula de revalorización de las pensiones, para dar respuesta a las demandas de los pensionistas.

En dicha reunión se produjeron escenas de tensión entre la presidenta en el Pacto de Toledo y miembro del Grupo Popular, Celia Villalobos, y la oposición. Villalobos rechazó volver a tratar esta cuestión, que permanecía encallada desde el pasado año por falta de acuerdos. En su defensa, puso por delante la necesidad de apuntalar el equilibrio financiero de la Seguridad Social como paso previo para garantizar unas pensiones suficientes.

A puerta cerrada, Villalobos se vio respaldada por Ciudadanos, que desde el arranque de las negociaciones en el Pacto de Toledo, al inicio de la presente legislatura, ha defendido la necesidad de no dar marcha atrás en las reformas emprendidas, ni en lo que se refiere a la aplicación del índice de revalorización –que ha llevado a la subida del 0,25%– ni en la del factor de sostenibilidad.

Ciudadanos, en el centro del tablero

Sin embargo, una frase se repite entre los portavoces de pensiones de la oposición: “Ciudadanos silba”. Es una forma de expresar una postura ambigua por parte de la formación naranja, que se mueve entre el rol de exigente socio de Gobierno del PP y el de canalizador de las demandas de los ciudadanos.

En ese territorio, fuentes del grupo que lidera Albert Rivera confirman que llevarán una propuesta a la Comisión del Pacto de Toledo para mejorar la subida de las pensiones del 0,25% frente un IPC que cerró el pasado año en el 1,6%. Sin embargo, señalan que dicha propuesta será “más genérica” que un nuevo porcentaje de incremento.

Además, Ciudadanos vincula estas cuestiones con los Presupuestos e insiste, como ha hecho el propio Rivera en los últimos días, en que su papel en el debate de la revalorización de las pensiones depende de que haya unas nuevas cuentas anuales sobre la mesa, en las que se incluirían algunos de sus ‘logros’ como la equiparación salarial de Guardia Civil y Policía Nacional, el permiso de paternidad de cinco semanas o una rebaja del IRPF de más de 2.000 millones que afectaría a una parte de los jubilados.

El PP se queda solo

La primera consecuencia de este paso al frente de Ciudadanos, por tibio que sea, parece ser a priori un mayor aislamiento del Gobierno de Mariano Rajoy, que se ha mantenido firme desde el principio en su defensa de la reforma de las pensiones de 2013, pero sobre el que crece la presión para que mueva ficha.

Es por ello que no se descarta que Rajoy aproveche el Pleno monográfico sobre pensiones que previsiblemente tendrá lugar la próxima semana para hacer algún anuncio, un guiño a favor de los pensionistas, de la mano de Ciudadanos, que podría servir de apoyo a cambio de nuevas concesiones en los Presupuestos.

Por otro lado, en la formación naranaja existe el convencimiento de que al Gobierno le va a ser difícil aplicar a partir del 1 de enero de 2019 el factor de sostenibilidad tal y como está planteado. En ese sentido, se muestra abierto a debatir su reformulación como ha propuesto PDeCAT.