Economía

Bronca en el Pacto de Toledo: volverá a debatir que las pensiones suban el IPC

Los gritos de los jubilados a las puertas del Congreso se oían a las puertas del Pacto de Toledo, donde ha tenido lugar una acalorada discusión

logo
Bronca en el Pacto de Toledo: volverá a debatir que las pensiones suban el IPC
La presidenta del Pacto de Toledo, Celia Villalobos, en el Congreso de los Diputados.

La presidenta del Pacto de Toledo, Celia Villalobos, en el Congreso de los Diputados. Europa Press

Resumen:

A las puertas de la comisión del Pacto de Toledo se oían esta mañana gritos procedentes de los aledaños del Congreso de los Diputados, donde cientos de jubilados se han vuelto a manifestar para pedir que sus pensiones suban con el IPC, y la acalorada discusión que estaba teniendo lugar a puerta cerrada entre los diputados que conforman este foro, hasta ahora adalid del consenso. La situación da la idea de hasta qué punto ha llegado la crispación social y política en torno al debate de las pensiones.

La cuestión de fondo sigue siendo cuánto pueden subir las pensiones. Dos opiniones contrapuestas mantienen bloqueado el Pacto de Toledo. La que sostienen especialmente PSOE y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que priorizan la suficiencia de las prestaciones que cobran los jubilados, y la que sostiene el PP y tímidamente Ciudadanos, en la que lo más importante es mantener el equilibrio financiero del sistema.

En las últimas fechas, PSOE y Podemos han hecho fuerza, aunque sin avanzar en un solo bloque, para que las pensiones se revaloricen con el IPC en lugar de aplicar el índice de revalorización de las pensiones introducido en la última reforma de 2013. A golpe de proposición de Ley y aupados por las manifestaciones convocadas por la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones Públicas (22 de febrero) y los sindicatos CCOO y UGT (este 1 de marzo), las formaciones políticas han logrado encender más que nunca este debate.

A las puertas de la comisión del Pacto de Toledo se oían esta mañana gritos procedentes de los aledaños del Congreso de los Diputados, donde cientos de jubilados se han vuelto a manifestar para pedir que sus pensiones suban con el IPC, y la acalorada discusión que estaba teniendo lugar a puerta cerrada entre los diputados que conforman este foro, hasta ahora adalid del consenso. La situación da la idea de hasta qué punto ha llegado la crispación social y política en torno al debate de las pensiones.

La cuestión de fondo sigue siendo cuánto pueden subir las pensiones. Dos opiniones contrapuestas mantienen bloqueado el Pacto de Toledo. La que sostienen especialmente PSOE y Unidos Podemos-En Comú Podem-En Marea, que priorizan la suficiencia de las prestaciones que cobran los jubilados, y la que sostiene el PP y tímidamente Ciudadanos, en la que lo más importante es mantener el equilibrio financiero del sistema.

En las últimas fechas, PSOE y Podemos han hecho fuerza, aunque sin avanzar en un solo bloque, para que las pensiones se revaloricen con el IPC en lugar de aplicar el índice de revalorización de las pensiones introducido en la última reforma de 2013. A golpe de proposición de Ley y aupados por las manifestaciones convocadas por la Coordinadora Estatal en Defensa de las Pensiones Públicas (22 de febrero) y los sindicatos CCOO y UGT (este 1 de marzo), las formaciones políticas han logrado encender más que nunca este debate.

Capitalizando esta oleada de manifestaciones, Unidos Podemos ha acudido al Pacto de Toledo para pedir que se vuelva a debatir la recomendación número 2 de la reforma, la que tiene relación con la revalorización de las pensiones, cuando en el orden del día se preveía hablar de la 11 y siguientes, correspondientes a la contributividad del sistema.

Se revisará la subida de las pensiones

El PSOE ha secundado esta revisión del punto 2, que había quedado aparcado hace muchos meses ante la imposibilidad de alcanzar un acuerdo, para dar paso a cuestiones de mayor consenso y poder sacar adelante aunque fuera un documento de mínimos que tampoco acaba de llegar.

A las puertas de la comisión del Pacto de Toledo se oían las voces que se han propinado su presidenta, Celia Villalobos, contraria a dar marcha atrás, y la portavoz socialista, Mercé Perea. El intercambio de ‘golpes’ ha coincidido con el momento en que cientos de jubilados han llegado de nuevo hasta el Congreso de los Diputados, pese a la lluvia que caía en el exterior de la cámara baja. De este modo, discusión y consignas como “ladrones” o “sí se puede” se han mezclado por un momento.

Finalmente, puesto que solo PP y Ciudadanos se han opuesto a revisar la recomendación número 2 y apostaban por seguir adelante con el orden del día, los grupos han acordado volver a discutir la posible revalorización de las pensiones con el IPC el próximo miércoles 7 de marzo.

En este punto, el portavoz de PDeCAT, Carles Campuzano, ha sugerido la posibilidad de posponer la reunión a después del Pleno monográfico en el que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, tiene previsto comparecer en unos diez o doce días. Sin embargo, argumentando que la situación en la calle no permite dilaciones, Podemos y PSOE han forzado que el debate en el Pacto de Toledo se reanude el 7 de marzo.

Villalobos carga contra PSOE y Podemos

Una vez finalizada la reunión, Villalobos se ha mostrado “decepcionada y triste” en declaraciones a El Independiente. Ha acusado a Podemos de movilizar a los jubilados en la calle y de llevar dicha movilización al Pacto de Toledo, en lugar de trabajar al margen de toda cuestión política. Además, ha cargado contra el PSOE por seguirle “de forma salvaje”. En esta situación, ha admitido que el Pacto de Toledo “así no marcha”.

Por su parte, tanto PSOE como Unidos Podemos miran ya al Pleno monográfico sobre pensiones que se celebrará previsiblemente en un par de semanas. Ambas formaciones quieren que allí se puedan debatir propuestas concretas como la revalorización de las pensiones con el IPC y tratar de evitar además un veto del Gobierno a sus iniciativas legislativas con el argumento que suponen un incremento del Presupuesto.

En este sentido, Villalobos considera que este interés de las fuerzas de izquierda supone una carga de profundidad en toda regla en el Pacto de Toledo, que es el ámbito natural de discusión sobre el sistema de pensiones.

El factor de sostenibilidad, en el punto de mira

Además, Unidos Podemos quiere que se hable de la eventual derogación del factor de sostenibilidad. Se ve con cierto respaldo, puesto que el PSOE también está en contra y PDeCAT ha presentado una proposición no de Ley para revisarlo en el Pacto de Toledo.

Según la portavoz de la formación morada en dicha comisión, Ciudadanos estaría dispuesto también a entrar en el debate. Pero sobre todo, ha dicho que “el Gobierno tiene que tomar cartas en el asunto”.