Economía

Los rumores de fusión con Nissan impulsan a Renault a máximos de dos años en bolsa

logo
Los rumores de fusión con Nissan impulsan a Renault a máximos de dos años en bolsa
Los rumores de fusión con Nissan impulsan a Renault a máximos de dos años.

Vehículos comerciales de Renault. Europa Press

Resumen:

Nissan está estudiando lanzar una oferta para hacerse con el control de la mayor parte del 15% de Renault que controla el gobierno francés.

De este modo, Nissan podría incrementar su participación en la firma gala a alrededor de un 30%, al tiempo que Renault posee el 43,4% del fabricante japonés.

El refuerzo de los vínculos entre ambas entidades es visto en el sector como un paso previo hacia la fusión de ambas compañías.

Fuentes consultadas por Financial Times han restado valor a las especulaciones de una adquisición de acciones de Renault por parte de Nissan.

Las acciones de Renault cerraron con un alza del 5,6%, situando su precio en los 94,44 euros. La firma gala alcanza, así, sus niveles más elevados desde diciembre de 2015.

La unión con Nissan podría dar lugar a un grupo valorado en más de 60.000 millones de euros, que superaría en tamaño al fabricante germano BMW.

La probable oposición del Gobierno francés es vista como el principal obstáculo para que una operación de este tipo llegue a buen término.

La alianza entre Renault y Nissan se estrecha. El grupo japonés está estudiando lanzar una oferta para hacerse con el control de la mayor parte del 15% de Renault que controla el gobierno francés, según informa la agencia Reuters.

De este modo, Nissan podría incrementar su participación en la firma gala a alrededor de un 30%, al tiempo que Renault posee el 43,4% del fabricante japonés. Así, el refuerzo de los vínculos entre ambos grupos parece apuntar hacia una fusión, según observan fuentes del sector. Renault contaría con el asesoramiento de BNP Paribas y Nissan con el de Nomura, según estas informaciones.

Sin embargo, fuentes consultadas por Financial Times han restado valor a las especulaciones de una adquisición de acciones de Renault por parte de Nissan. “La alianza está explorando sinergias más profundas y una mayor convergencia operativa, pero no tiene planes de cambiar la proporción de las participaciones cruzadas de sus compañías miembros”, ha indicado al diario británico.

Esto último restó impulso al tirón de las acciones de Renault, que llegaron a escalar más de un 12% en sus mejores momentos de la sesión. Aún así, los títulos del fabricante galo cerraron con un alza del 5,6%, situando su precio en los 94,44 euros. La firma gala alcanza, así, sus niveles más elevados desde diciembre de 2015 y eleva su valor de mercado a cerca de 28.000 millones de euros, tras remontar cerca de un 44,5%.

La fusión de Nissan y Renault daría lugar a un grupo valorado en más de 60.000 millones

La unión con Nissan podría dar lugar a uno de los mayores grupos de la industria del motor, valorado en más de 60.000 millones de euros, que superaría en tamaño al fabricante germano BMW.

Nissan y Renault mantienen una alianza desde 1999, mediante la cual, además de mantener participaciones cruzadas en su capital, comparten compras de funciones administrativas y la fabricación de vehículos de ambas marcas en las mismas plantas. A esta alianza se sumó en 2016 Mitsubishi, después de que Nissan se hiciera con un 34% de sus acciones, después de que Mitsubishi se viera envuelta en un escándalo de emisiones.

Esta no es la primera ocasión en la que suenan rumores de fusión en torno a la alianza de Nissan y Renault, sin embargo, hasta la fecha cualquier movimiento se ha topado con las reticencias del Gobierno francés. Y en esta ocasión, éste vuelve a presentarse como el principal escollo, si finalmente ambos grupos decidieran estrechar su alianza.

Para el Ejecutivo galo, cualquier acuerdo de integración de ambos grupos presenta diversos riesgos en términos de empleo e impuestos, si la compañía fusionada trasladara sus sedes y plantas a otras regiones. Todo esto en un momento en que el Gobierno de Emmanuel Macron ya ha recibido críticas por permitir que algunos grandes grupo nacionales, como el fabricante de trenes Alstom, hayan caído en manos de empresas extranjeras.

Por eso, cualquier movimiento de fusión requeriría, seguramente, una larga lista de garantías al Gobierno galo en términos de empleo e inversiones.

En cualquier caso, el presidente de la alianza, Carlos Ghosn, ya ha señalado en anteriores ocasiones que el pacto entre Nissan y Renault no modificará su estructura legal mientras el Estado francés no venda su participación en el fabricante galo, y que cualquier cambio debería contar con el respaldo de los Gobiernos de Japón y Francia.